BBVA y Santander ganaron el pasado año 12.787 millones de euros

Ya sabemos donde está el dinero necesario para salir de la crisis

Nos están imponiendo el programa de recortes sociales más duro de la historia reciente, bajo el argumento de que son necesarios “ciertos sacrificios” para salir de la crisis. Sin embargo, el BBVA, el segundo mayor banco del paí­s, acaba de presentar sus cuentas del 2010, ofreciendo unos beneficios de 4.606 millones de euros, un 9,4% más que en el anterior ejercicio. Y, el Santander de Emilio Botí­n cerró el ejercicio con ganancias de 8.181 millones. ¿Y por qué no se le imponen “sacrificios” a quienes, incluso en tiempo de crisis, continúan forrándose a nuestra costa?

Mientras nos arietan el cinturón hasta asfixiarnos, y trocean el país para venderlo al capital extranjero, la gran banca se sigue forrando.Los beneficios presentados por el BBVA son escandalosos en un país que acaba de cerrar enero con 130.000 parados más, un nuevo record que sitúa el número de desempleados por encima de los 4,2 millones, el doble de la media europea.Cuando el país se desangra, el banco que preside Francisco González logró un nuevo “máximo histórico”, elevando su margen bruto de intereses -eufemismo para denominar al atraco financiero- hasta los 20.190 millones de euros.Al Santander de Emilio Botín tampoco le han ido mal las cosas, presentando beneficios por valor de 8.181 millones de euros. Entre los dos gigantes financieros han ganado en un solo año 12.787 millones de euros, 8,5 veces más de lo que el gobierno se ha “ahorrado” congelando las pensiones.Los medios han publicado que el Santander ha visto reducir un 8,5% sus beneficios. Pero esta es una verdad a medias. El recorte de ganancias ha venido de la necesaria digestión del empacho de ladrillo. El primer banco del país tiene concedidos 27.334 millones a actividades relacionadas con la construcción y el sector inmobiliario, con una tasa de dudosos del 17%. Lo que le ha obligado a inmovilizar 17.000 millones en provisiones.Pero, a pesar de estar ganando miles de millones mientras el país se desangra, para Francisco González, presidente del BBVA, todavía no es suficiente, y en el acto de presentación de sus escandalosos beneficios exigía al gobierno que “acelerará las reformas”, es decir los recortes sociales. Ni corto ni perezoso, el presidente del BBVA afirmó que “es muy buena la foto [de gobierno, sindicatos y patronal al firmar el pacto que certifica el recorte de las pensiones] pero no es suficiente, hay que hacer muchas fotos de esas porque queda mucho trabajo por delante”.El banquero pidió también una aceleración de la reforma de las cajas, es decir su liquidación y venta al mejor postor. El presidente del BBVA admitió querer sacar tajada, al anunciar que estudia comprar alguna caja “para aumentar un 50% su cuota de mercado”. Pero tampoco le hizo ascos a que fueran entregadas al capital extranjero.Los dos grandes bancos españoles están dispuestos a entregar el país a trozos para seguir ganando más de dos billones de las antiguas pesetas anualmente.Están dispuestos a aceptar las imposiciones del FMI y la UE aunque eso suponga una drástica degradación de España, porque la mayoría de sus beneficios no los cosechan aquí. El Santander obtiene el 43% de sus ganancias de Hispanoamerica, el 38% de mercados “maduros” como Reino Unido, Alemania o EEUU, y sólo el 19% de España.¡Que el país se hunda y que nosotros sigamos ganando! Este parece ser el grito de guerra de Botín y Francisco González. ¿Hasta cuando tenemos que aguantar? ¿Cuantos recortes sociales más serán necesarios para que el BBVA siga ganando 4.606 millones de euros anuales?¿Francisco González quiere más reformas? Aquí le ofrecemos algunas posibles.Por ejemplo limitar los escandalosos salarios de los banqueros, por ejemplo del consejo de administración del BBVA, que sólo en bonus se repartió el pasado año 130 millones de euros.O recortar la indignante pensión de Francisco González, que se eleva ya a más de 70 millones de euros.O, por qué no, elevar los impuestos que paga el BBVA, un mísero 15,07% de sus multimillonarias ganancias, mientras que las pymes están obligadas a entregar a hacienda el 31,5% de sus exiguos beneficios.¿No hay que enjugar el déficit público? Pues sólo con aplicarle al BBVA y al Santander los mismos impuestos que a las pymes, el Estado recaudaría 1.631 millones de euros adicionales, 100 millones más de lo que se “ahorró” con la congelación de las pensiones.

Deja una respuesta