Wikileaks: retrato de la clase polí­tica alemana (1)

“Los documentos secretos también pintan el cuadro de un paisaje polí­tico en Alemania en el que la Embajada de EEUU se beneficia de una red de informantes que incluso llega a las capitales de los estados alemanes. Es un retrato vergonzoso de una clase polí­tica que no tiene nada mejor que hacer que visitar a espaldas de los demás a los estadounidenses – participando en la conspiración, la denuncia y la obstrucción.”

La fe en la caacidad de los estadounidenses para proteger su tráfico diplomático ha sido profundamente golpeada – y eso va a cambiar las relaciones entre Alemania y Estados Unidos. La diplomacia de una superpotencia nunca había sido desnudada en ese grado. Los documentos dejan claro que EEUU sabe más sobre los secretos de la política alemana que más de un político alemán. Los cables diplomáticos también revelan algo más: la relación transatlántica no está en muy buena forma. La visión de EEUU de la política alemana es distante y cautelosa. Los enviados de EEUU son especialmente críticos con el jefe de la diplomacia alemana. Los cables secretos lo describen como incompetente, inútil, crítico con los Estados Unidos, y como una carga para la relación transatlántica. (DER SPIEGEL) Alemania. Der Spiegel Wikileaks: cómo ve EEUU a los alemanes (1) Jan Friedmann, John Goetz, Ralf Neukirch, Marcel Rosenbach y Holger Stark Los despachos del Departamento de Estado que han sido publicados muestran cuán críticas son las opiniones de EEUU sobre Alemania. Ellos ven a una canciller Merkel con "aversión al riesgo" y al ministro de Relaciones Exteriores Westerwelle como un "comodín". La Embajada de EEUU en Berlín tiene informantes en todos los niveles del gobierno alemán. El informante secreto que entregó los documentos internos de las negociaciones de la coalición de gobierno alemán a los estadounidenses en octubre de 2009 no quería que su nombre fuera aireado. Y EEUU ha sido cuidadoso en proteger su identidad. Simplemente lo llaman "una fuente bien situada". La fuente es un miembro del proempresarial Demócratas Libres, (FDP), socio menor en la coalición con el partido Unión Demócrata cristiana de Merkel (CDU). Philip Murphy, el embajador de EEUU en Berlín, lo describe como un “joven leal en ascenso”. El cable tiene el número 229153, fue enviado el 9 de octubre de 2009 y está marcado como "confidencial ". Murphy nunca pensó que podría ser hecho público. El cable fue enviado sólo 12 días después de las elecciones generales alemanas, mientras la canciller alemana, Angela Merkel, estaba en proceso de negociación para formar un gobierno de coalición con el presidente del FDP, Guido Westerwelle. Alemania estaba a punto de trazar un nuevo rumbo, y ahora parece que el gobierno de EEUU era una mosca en la pared. Murphy, los cables lo dejan claro, estaba orgulloso de ello. El 7 de octubre, el informante se reunió con diplomáticos de EEUU. Había traído una larga pila de documentos internos: las listas de los grupos de trabajo y sus miembros, los horarios y las notas escritas a mano. También había tomado nota de lo que se había dicho durante las reuniones – ya que había sido encargado por el FDP de llevar las actas de las conversaciones. Le dijo a los estadounidenses que había habido una discusión interna sobre el desarme, y que Westerwelle quería ver a Estados Unidos retirar sus armas nucleares de suelo alemán. El entonces ministro del Interior Wolfgang Schäuble, de la Democracia Cristiana de Merkel, respondió que las armas sirven como elemento de disuasión contra Irán. Westerwelle, de acuerdo con el informante, había contestado que no era cierto, porque las ojivas nucleares ni siquiera pueden llegar a Irán. Merkel, escribe Murphy en su nota, finalmente corta el debate señalando que el unilateralismo alemán en materia de desarme no lleva a ninguna parte. "Feliz de compartir sus observaciones" La ira posterior del FDP con Schäuble fue intensa. La fuente dijo que Schäuble estaba "neurótico" y "veía amenazas en todas partes." El FDP, agregó más tarde, lo ven como "un hombre enojado y viejo" que trata de presentarse como "eminencia gris" de la CDU con el fin de ampliar su influencia. El informante del FDP espera que la CDU también vea el papel de Schäuble como "contraproducente". Al final de la reunión, entregó varias copias de los documentos de sus archivos sobre las negociaciones de coalición. "Posteriormente buscaremos reuniones con otras fuentes después de las rondas de negociación plenaria para ver si lecturas adicionales son posibles", despacha un obviamente satisfecho Murphy a Washington. El informante del gobierno alemán desconocido debe ser audaz y sin escrúpulos, o tal vez simplemente ingenuo y hambriento de poder. ¿Quién sabe exactamente lo que motiva a un empleado de partido a revelar los detalles de las negociaciones de la coalición de su partido a los diplomáticos de EEUU? Murphy hizo un gran esfuerzo para proporcionar una explicación a su jefa, la Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton. La fuente, escribe, (el empleado de la embajada) "había ofrecido documentos internos del partido en el pasado. Emocionado con su papel de actista de las negociaciones del FDP, parecía feliz de compartir sus observaciones y puntos de vista y nos los leyó directamente de sus notas." Pocos días después, el 15 de octubre, el informante estaba dispuesto a entregar su próximo lote de información. Esta vez había traído una lista de 15 artículos que el FDP quería que se incluyeran en el acuerdo de coalición. Una vez más se incluyen las llamadas para "entrar en negociaciones con nuestros aliados" sobre la retirada de las armas nucleares de Alemania en un futuro próximo. ¿Qué tan importante es para Westerwelle el desarme nuclear, preguntaron los diplomáticos de EEUU? Muy importante, respondió la fuente del FDP. También dijo, sin embargo, que Westerwelle quería hacer el favor a Merkel, permitiéndole ser elegida canciller antes de que viajara a Washington, el 2 de noviembre. Detalles del proceso de toma de decisiones alemán Una vez más, Murphy envía un despacho a Washington – el cable confidencial se titula: "Alemania podría tener nuevo gobierno de coalición en dos semanas." Es codificado "NOFORN," lo que significa que no debe ser visto por gobiernos extranjeros, y se marca como prioritario. Los cables indican claramente que la fuente siempre proveyó a EEUU de los detalles del proceso de toma de decisiones del gobierno alemán, incluso antes de que el acuerdo de coalición se hubiera alcanzado. ¿Debería el gobierno de Merkel comenzar ahora la búsqueda de un traidor dentro de sus propias filas? ¿Y cómo debería reaccionar Berlín ante los diplomáticos estadounidenses que mantienen fuentes en los niveles superiores de la política alemana, comportándose a veces en Berlín como si fueran empleados de una agencia de inteligencia? Los dos cables de Murphy son parte de la fuga más amplia en la historia de la diplomacia. Están dentro de un total de 251.287 cables del Departamento de Estado de EEUU que la organización Wikileaks ha obtenido, probablemente de la misma fuente que los documentos anteriores sobre las guerras en Irak y Afganistán. A continuación de los secretos militares que llegaron a los titulares de todo el mundo, los más recientes a finales de octubre, estas nuevas revelaciones se centran en la segunda columna de la política del poder estadounidense: la diplomacia. Para el gobierno de los EEUU, esto debe ser como si hubieran sido despojados de sus ropas. EEUU ha quedado expuesto en el mercado de la política mundial. Los despachos confidenciales comienzan con un cable del 28 de diciembre de 1966 y finalizan el 28 de febrero de 2010. Se incluyen informes de situación de la Embajadas de EEUU en todo el mundo enviados a Washington. Algunos son también las instrucciones que el Departamento de Estado envió a sus oficinas en el extranjero. La mayoría de ellos son de la administración del presidente de EEUU George W. Bush, y del comienzo de la presidencia de su sucesor, Barack Obama. Sólo a partir del año 2008, el año de la victoria electoral de Obama, hay 49.446 despachos. Un total de 1.719 de ellos provienen de la Embajada de EEUU en Berlín. Una red de informantes en la embajada de EEUU La aparición de los documentos es un desastre de proporciones mundiales para la política exterior de EEUU, que también afectará a las relaciones de Washington con Berlín. La fe en la capacidad de los estadounidenses para proteger su tráfico diplomático ha sido profundamente golpeada – y eso va a cambiar las relaciones entre Alemania y Estados Unidos. La diplomacia de una superpotencia nunca había sido desnudada en ese grado. Sin embargo, los documentos secretos también pintan el cuadro de un paisaje político en Alemania en el que la Embajada de EEUU se beneficia de una red de informantes que incluso llega a las capitales de los estados alemanes. Es un retrato vergonzoso de una clase política que no tiene nada mejor que hacer que visitar a espaldas de los demás a los estadounidenses – participando en la conspiración, la denuncia y la obstrucción. Los diplomáticos de EEUU informaron a Washington cómo el ministro de Economía, Rainer Brüderle se quejaba del ministro de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg. Tomaron nota cuando más tarde Guttenberg fue contra Westerwelle, o cuando el Secretario General del SPD, Andrea Nahles, criticó a su colega socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier. Informes poco halagüeños fueron enviados a Washington. Los documentos dejan claro que EEUU sabe más sobre los secretos de la política alemana que más de un político alemán. Los cables diplomáticos también revelan algo más: la relación transatlántica no está en muy buena forma. La visión de EEUU de la política alemana es distante y cautelosa. Los diplomáticos estadounidenses, en realidad, nunca hicieron buenas migas con la canciller Angela Merkel. Menosprecian a Horst Seehofer, presidente del partido Unión Social Cristiana (CSU), el hermano bávaro de la CDU, a causa de su ignorancia y populismo. Sienten que el ministro de Desarrollo Dirk Niebel (FDP) fue una extraña elección para el puesto. ¿Y con el ministro de Asuntos Exteriores Westerwelle? Los enviados de EEUU son especialmente críticos con el jefe de la diplomacia alemana. Los cables secretos lo describen como incompetente, inútil, crítico con los Estados Unidos, y como una carga para la relación transatlántica. DER SPIEGEL. 30-11-2010

Deja una respuesta