Washington y el Sr. Mubarak

“Egipto, con Mubarak en el cargo, es un aliado estadounidense y un receptor de casi 1.500 millones de dólares en ayuda al año. Es el paí­s más grande del mundo árabe y fue el primero en hacer la paz con Israel. Yemen es el hogar de una peligrosa rama de Al Qaeda y ha dado a Estados Unidos casi rienda suelta para perseguir a los extremistas. Todo lo cual deja a Washington en un dilema, tratando de equilibrar las preocupaciones de seguridad nacional y su responsabilidad moral para con aquellos que tienen el coraje de oponerse a unos gobernantes autoritarios”

En el asado, Washington a menudo se retiró de su defensa de los derechos humanos y la democracia para proteger nefastas alianzas de seguridad con dictadores como Ferdinand Marcos de Filipinas. Llegó un momento en que era obvio que el apoyo a Marcos estaba dañando los intereses de seguridad estadounidenses y el presidente Ronald Reagan –junto con una revolución popular– jugó un papel en su relevo pacífico del poder. Que ese momento llegue con Mubarak depende de él. Hasta ahora sólo ha demostrado arrogancia y sordera. Obama tendrá que estar dispuesto a cortar la ayuda si el señor Mubarak convierte la protesta en un baño de sangre y no es capaz de abrir el sistema político de Egipto. (THE NEW YORK TIMES) DER SPIEGEL.- Los planes de la canciller alemana, Angela Merkel, para introducir un gobierno económico de la zona euro están tomando forma concreta. La canciller alemana va a proponer un "pacto para la competitividad" a los Estados miembros de la zona euro en un intento por conseguir que los países armonicen sus políticas. El plan, que pretende calmar los temores de los mercados financieros sobre el euro, introduciría una especie de gobierno económico en la zona euro que va mucho más allá de lo que nunca hasta ahora ha sido acordado. El progreso que hagan los Estados miembros en lo que respecta a los objetivos propuestos se evaluará "en base a metas objetivas", continúa el documento. La administración Merkel propone índices de desarrollo para asegurar que los costes salariales en los países miembros no difieran demasiado, que la financiación de los sistemas de pensiones se mantenga estable en el largo plazo y que se hagan suficientes inversiones para el futuro. EEUU. The New York Times Washington y el Sr. Mubarak Tanto el presidente Hosni Mubarak, de Egipto, en el poder durante tres décadas, como Ali Abdullah Saleh de Yemen, en el poder durante 23 años, deberían haberlo visto venir. No lo hicieron – o no les importó. Ambos países comparten presiones similares: un gran número de jóvenes sin empleo, una indignación creciente contra unas fuerzas de seguridad abusivas, unos líderes corruptos y unos represivos sistemas políticos. Sus pueblos tienen el derecho a exigir más de sus gobiernos. El statu quo es insostenible y el resultado, tal vez inevitable, ha sido una explosión de protestas y disturbios en las calles de ambos países. Egipto, con Mubarak en el cargo, es un aliado estadounidense y un receptor de casi 1.500 millones de dólares en ayuda al año. Es el país más grande del mundo árabe y fue el primero en hacer la paz con Israel. Yemen es el hogar de una peligrosa rama de Al Qaeda y ha dado a Estados Unidos casi rienda suelta para perseguir a los extremistas. Todo lo cual deja a Washington en un dilema, tratando de equilibrar las preocupaciones de seguridad nacional y su responsabilidad moral para con aquellos que tienen el coraje de oponerse a unos gobernantes autoritarios. Funcionarios estadounidenses ya deben estar preguntándose qué va a pasar con la lucha contra Al Qaeda si el Sr. Saleh es depuesto. ¿Y qué va a pasar con los esfuerzos para hacer frente a Irán y promover la paz árabe-israelí, si el señor Mubarak, de repente, se va? No vamos a tratar hacer juegos políticos sobre Yemen. Incluso en Egipto, es imposible saber quién podría suceder al Sr. Mubarak. Él ya se ha asegurado de que no haya ni leal oposición ni un camino hacia instituciones democráticas. En el pasado, Washington a menudo se retiró de su defensa de los derechos humanos y la democracia para proteger nefastas alianzas de seguridad con dictadores como Ferdinand Marcos de Filipinas. Llegó un momento en que era obvio que el apoyo a Marcos estaba dañando los intereses de seguridad estadounidenses y el presidente Ronald Reagan –junto con una revolución popular– jugó un papel en su relevo pacífico del poder. Que ese momento llegue con Mubarak depende de él. Hasta ahora sólo ha demostrado arrogancia y sordera. Ha contestado al incremento de las protestas con un incremento en los niveles de fuerza y represión. El viernes, en un signo más de debilidad que de fortaleza, el gobierno cerró el acceso a Internet y el servicio de los teléfonos móviles. Los manifestantes siguieron impertérritos. La madrugada del sábado, el Sr. Mubarak ordenó a todos sus ministros renunciar y dijo que su nuevo gobierno acelerará las reformas. Sería mucho más convincente si levantara el bloqueo de las comunicaciones, replegara sus fuerzas de seguridad, permitiera que candidatos creíbles puedan competir por la presidencia este año, y asegurara una elección libre y justa. Cables publicado por Wikileaks muestran que la administración de Obama ha estado en privado empujando Mubarak a abrir los ojos, liberar a los disidentes encarcelados y llevar a cabo reformas. Por desgracia, las exhortaciones privadas no han llegado muy lejos. La administración luchó para lanzar un mensaje público equilibrado esta semana. El jueves dejó en claro que, dado que el Sr. Mubarak es un aliado valioso, no tomará partido, pero está tratando de trabajar con el gobierno y los manifestantes. El viernes, la Casa Blanca dijo que estaba dispuesta a "revisar" la ayuda a Egipto – después de que Mubarak cortar la mayoría de las comunicaciones, llamara al ejército y colocara a Mohamed ElBaradei, líder de la oposición y ex dirigente del Organismo Internacional de la Energía Atómica, bajo arresto domiciliario. Obama tendrá que estar dispuesto a cortar de hecho la ayuda si el señor Mubarak convierte la protesta en un baño de sangre y no es capaz de abrir el sistema político de Egipto. THE NEW YORK TIMES. 28-1-2011 Alemania. Der Spiegel Alemania sigue adelante con sus planes de gobierno económico La canciller alemana, Angela Merkel, va a proponer un "pacto para la competitividad" a los Estados miembros de la zona euro en un intento por conseguir que los países armonicen sus políticas. El plan, que pretende calmar los temores de los mercados financieros sobre el euro, introduciría una especie de gobierno económico en la zona euro que va mucho más allá de lo que nunca hasta ahora ha sido acordado. Los planes de la canciller alemana, Angela Merkel, para introducir un gobierno económico de la zona euro están tomando forma concreta, según ha sabido Der Spiegel. La canciller tiene intención de proponer un "pacto para la competitividad" a los 17 Estados miembros de la unión monetaria. El acuerdo previsto "contiene compromisos concretos para reforzar la competitividad que son más ambiciosos y más vinculantes que los que ya han sido acordados por la UE-27", dice un documento de la Cancillería, en referencia al grupo más amplio de los 27 miembros de la Unión Europea. El documento, que está en poder de Der Spiegel, argumenta que "una integración más estrecha de las políticas nacionales en materia financiera, económica y social es necesaria" a fin de disipar los temores de los mercados financieros sobre la moneda común europea. El progreso que hagan los Estados miembros en lo que respecta a los objetivos propuestos se evaluará "en base a metas objetivas", continúa el documento. La administración Merkel propone índices de desarrollo para asegurar que los costes salariales en los países miembros no difieran demasiado, que la financiación de los sistemas de pensiones se mantenga estable en el largo plazo y que se hagan suficientes inversiones para el futuro. Para lograr los objetivos lo más rápidamente posible, el documento recomienda que "las medidas iniciales se acuerden en el marco de un programa de emergencia que se llevaría a cabo a nivel nacional en el plazo de 12 meses". El documento cita "el ajuste de la edad de jubilación para (reflejar) las tendencias demográficas" como un ejemplo de tales medidas. Se prevé también que los miembros de la zona euro se comprometan a adoptar un "freno de la deuda", basado en el modelo alemán. El freno de la deuda es una enmienda a la constitución de Alemania que obliga al gobierno a eliminar virtualmente el déficit estructural del país para el año 2016. Llamamiento a una mayor cooperación Merkel ha estado llamando recientemente a una cooperación más estrecha entre los Estados miembros de la zona euro en un intento por lograr una mayor estabilidad del euro y evitar crisis futuras. "Cada país de la UE debería ser financiera más estable y económicamente más competitivo para sí mismo y para Europa en su conjunto", dijo en una reciente entrevista, y agregó que un gobierno económico europeo debe buscar la armonización de "la política social y de impuestos, los derechos laborales y la evolución de los salarios en el sector público… reduciendo las diferencias" en estas áreas. "Nos enfrentamos a la cuestión de si los 17 países del euro deben trabajar más intensamente juntos", dijo en la entrevista. "A lo cual yo digo: sí, debemos hacerlo, pero no exclusivamente. Cualquiera que sea el acuerdo debe permanecer también abierto a otros países que quieren participar". El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, hizo comentarios similares en un discurso en Berlín el pasado miércoles. "Me gustaría ver aclarado rápidamente el marco de lo que se entiende como un gobierno económico, y los detalles de cómo se pueden tomar decisiones de manera eficiente y de una manera que sea legítima y democrática", dijo en declaraciones citadas por la agencia de noticias Reuters. "Es importante que esta cooperación no sea un coto cerrado, sino que también debe permitir que otros Estados miembros de la UE que todavía no forman parte de la zona euro puedan desempeñar un papel en ella de manera voluntaria," Las propuestas alemanas son parte de un debate en curso dentro de la Unión Europea sobre las medidas para que la moneda común sea más estable. Der Spiegel informó a principios de este mes que tanto Francia como Alemania quieren que Europa tenga un gobierno económico, pero están divididos sobre la forma que debería tomar. DER SPIEGEL. 29-1-2011

Deja una respuesta