Washington carga contra Turquí­a

“No lo decimos nosotros; esto es lo que el presidente del paí­s, Abdullah Gul, acaba de decir. El Sr. Gül se referí­a a las detenciones la semana pasada de nueve periodistas y escritores – al menos siete de los cuales fueron encarcelados por los delitos de participación en una conspiración golpista contra el gobierno islamista moderado del Partido para el Desarrollo y la Justicia (AK) del Sr. Gul.”

Todos están acusados ​​de articipar en una oscura conspiración llamada Ergenekon, que supuestamente ha conspirado para derrocar al gobierno de AK. Desde 2007, más de 400 sospechosos han sido arrestados o sometidos a juicio en una investigación en constante expansión – entre ellos más de una décima parte de los generales que sirven en el ejército turco, así como académicos y políticos de la clase dirigente laica que gobernó Turquía antes de que el AK llegara al poder en 2002. No hay duda de que algunos generales, jueces y otros esperaban forzar la salida del poder del AK por medios no democráticos. Pero también hay indicios abundantes de que los fiscales que persiguen la investigación de Ergenekon se exceden. (THE WASHINGTON POST) DER SPIEGEL.- La creación de una zona de exclusión aérea se deriva de una primera impresión. Uno quiere hacer algo debido a la terrible violencia, así como cerrar la brecha evidente entre el bien (la oposición) y el mal (Muamar Gadafi). Esta sensación es comprensible … Sin embargo, el intestino es un mal consejero Una intervención militar en Libia –no se puede llamar de otra manera a una zona de exclusión aérea– presenta riesgos imprevisibles y posiblemente perjudicaría el pueblo libio más que le ayudaría EEUU. The Washington Post El mal ejemplo de Turquía en democracia y autoritarismo Justo en el momento en que Turquía está siendo presentado como un modelo para los estados árabes que salen del autoritarismo, su pretensión de ser la democracia más importantes del mundo musulmán está en peligro. No lo decimos nosotros; esto es lo que el presidente del país, Abdullah Gul, acaba de decir: "la impresión que tengo es que hay ciertas cuestiones que la conciencia pública no puede aceptar. Esto proyecta una sombra sobre el nivel que Turquía ha alcanzado y sobre la imagen que es alabada por todos. " El Sr. Gül se refería a las detenciones la semana pasada de nueve periodistas y escritores – al menos siete de los cuales fueron encarcelados por los delitos de participación en una conspiración golpista contra el gobierno islamista moderado del Partido para el Desarrollo y la Justicia (AK) del Sr. Gul. Que el presidente exprese públicamente esta preocupación muestra que en Turquía existen tendencias que la dirigen a convertirse en el régimen autoritario que sus críticos nacionales y extranjeros describen. Pero esta es claramente una dirección equivocada. Las recientes detenciones son un buen ejemplo de lo que a veces parece un asalto a los valores democráticos liberales. Cuatro de los periodistas trabajan para un portal de noticias contrario al gobierno, web cuyo propietario fue arrestado el mes pasado, junto a otros dos destacados periodistas de investigación cuyo trabajo es incómodo para las autoridades. Uno estaba trabajando en un libro sobre la supuesta penetración de las fuerzas de seguridad por un grupo islámico de línea dura. Todos están acusados ​​de participar en una oscura conspiración llamada Ergenekon, que supuestamente ha conspirado para derrocar al gobierno de AK. Desde 2007, más de 400 sospechosos han sido arrestados o sometidos a juicio en una investigación en constante expansión – entre ellos más de una décima parte de los generales que sirven en el ejército turco, así como académicos y políticos de la clase dirigente laica que gobernó Turquía antes de que el AK llegara al poder en 2002. La asociación de periodistas de Turquía dice que 58 periodistas han sido encarcelados y que miles de personas podrían enfrentar cargos. No hay duda de que algunos generales, jueces y otros esperaban forzar la salida del poder del AK por medios no democráticos. Pero también hay indicios abundantes de que los fiscales que persiguen la investigación de Ergenekon se exceden. Gran parte de las pruebas que han presentado parecen débiles o incluso prefabricadas. Cuando los periodistas señalan las debilidades en el caso o protestan por la detención de sus colegas, los investigadores toman esto como evidencia de que ellos también se han unido a la supuesta trama. Es bueno que el señor Gul haya hablado. Pero el poder real está en el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, que no parece desconcertado por la represión de los medios de comunicación. Afirmando que su gobierno no tiene nada que ver con los juicios, el Sr. Erdogan, sin embargo criticó acaloradamente al embajador de EEUU, Francis J. Ricciardone Jr., cuando cuestionó las detenciones de periodistas el mes pasado, llamándolo –incorrectamente– un embajador "novato" que no sabía nada sobre Turquía . De forma correcta, el Departamento de Estado ha respaldado al Sr. Ricciardone y dijo nuevamente la semana pasada que la administración Obama tiene "preocupaciones sobre las tendencias en Turquía." Erdogan, que no oculta sus ambiciones de liderazgo regional e incluso mundial, debería estar preocupado también. Si Turquía deja de ser una democracia que funciona con medios de comunicación incuestionablemente libres, ni los Estados árabes ni nadie más verá a Turquía como un mentor. THE WASHINGTON POST. 10-3-2011 Alemania. Der Spiegel Más realismo en el debate no haría daño Michael Scott Moore El levantamiento en Libia contra el vacilante régimen de Muammar Gadafi se ha estancado, y esta semana tanto la Unión Europea como la OTAN se reÚnen para discutir lo que la comunidad internacional puede hacer. El ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, advirtió recientemente que una muy discutida zona de exclusión aérea es factible, pero podría convertirse en "un despliegue militar" – lo que, sin embargo marca un cambio en su tono prudente desde finales de febrero, cuando Berlín dijo que había descartado todo apoyo a cualquier aventura militar. El miércoles, la jefe de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, hizo en un discurso en Bruselas la promesa de "trabajar para apoyar el surgimiento de una nueva Libia". Anunció nuevas sanciones contra el régimen de Gadafi, incluyendo la congelación de los activos del Estado libio (en lugar de sólo para las cuentas bancarias personales de las figuras de régimen). Pero no llegó a reconocer a los rebeldes en Bengasi como representantes legítimos del pueblo libio, y no hizo uso de la frase "zona de exclusión aérea" en absoluto. En cambio, prometió más ayuda humanitaria. Enviados de los grupos rebeldes de Libia, así como del gobierno de Gadafi, entretanto, han llegado a París, antes de la cumbre de emergencia del viernes de la UE sobre Libia. Mahmud Gebril, ex ministro de Gadafi ahora ayudando a liderar la resistencia, ha instado a la UE a "paralizar" la fuerza aérea libia y reconocer diplomáticamente a los rebeldes. Pero Gadafi está todavía muy vivo. Trató de alejar a los intrusos el miércoles diciendo en la televisión estatal, "Los países colonialistas están incubando un plan para humillar al pueblo libio, reducirlo a la esclavitud y controlar el petróleo". Occidente va, obviamente, a toda prisa para hacer algo. Pero simplemente no está claro el qué. Mientras la OTAN celebra una cumbre en Bruselas el jueves para discutir la zona de exclusión aérea, la opinión se ha movido firmemente en contra de la idea en la prensa alemana. El Financial Times Deutschland sostiene: "La creación de una zona de exclusión aérea se deriva de una primera impresión. Uno quiere hacer algo debido a la terrible violencia, así como cerrar la brecha evidente entre el bien (la oposición) y el mal (Muamar Gadafi)." "Esta sensación es comprensible … Sin embargo, el intestino es un mal consejero Una intervención militar en Libia –no se puede llamar de otra manera a una zona de exclusión aérea– presenta riesgos imprevisibles y posiblemente perjudicaría el pueblo libio más que le ayudaría." El centro-derechista Frankfurter Allgemeine Zeitung escribe: "Algunos de los debates sobre una zona de exclusión aérea en Libia se han llevado a cabo con una frivolidad asombrosa, especialmente en Alemania. Después de las declaraciones de varios políticos alemanes, al menos no del ministro de Relaciones Exteriores (Westerwelle), uno podría tener la idea equivocada de que esto implica sólo una participación limitada para proteger a los libios todos los días, y que no requiere más que la luz verde de las Naciones Unidas y la Liga Árabe. Es una postura cómoda para una clase política que rara vez está dispuesta a llamar a la guerra por su verdadero nombre. " "Un nuevo ataque por las potencias occidentales contra una nación musulmana no caería bien en la calles árabes han pensado al parecer, mientras tanto, varias personas en la Cancillería". "La imposición de otras sanciones contra Gadafi está preparando no debe hacer que se pierdan por completo otros objetivos. Occidente también debería dejar claro a los rebeldes que una solución pacífica es preferible. Esto puede sonar poco satisfactorio a la luz de todo el derramamiento de sangre;.. Pero muchas de las intervenciones occidentales en los últimos años sugieren que las invasiones no siempre alivian el sufrimiento de la gente común." El izquierdista Berliner Zeitung escribe: "El discurso de Bruselas (de Catherine Ashton) muestra por encima de todo la impotencia de la UE en relaciones exteriores. Crisis como la de Libia abruman a la UE estructuralmente. La situación cambia cada hora, pero la UE necesita días o semanas para desarrollar una posición común. Diez días pasaron antes de que se establecieran las primeras sanciones contra el clan Gadafi – tiempo suficiente para limpiar las cuentas europeas. Mañana, los líderes de la UE se reunirán durante una cumbre de emergencia y discutirán la idea de una zona de exclusión aérea. Incluso si llegan a un poderoso ‘quizás’, sin el apoyo estadounidense y un mínimo de tolerancia por los rusos y los chinos (en el Consejo de Seguridad de la ONU), no pasará nada. Gadafi podría continuar los bombardeos durante semanas. La UE en 2011 quiere ser grande y fuerte. De hecho, paradójicamente lo único que ha crecido de forma prominente es su estrechez de miras". El centro-izquierdista Süddeutsche Zeitung escribe: "Los rebeldes de Libia, supuestamente, quieren una zona de exclusión aérea, ¿pero qué quiere decir exactamente? a situación política es imposible de comprender; la situación militar, también. Generales estadounidenses han advertido sobre el "complejo estado de cosas" que podrían hacer la imposición de una zona de exclusión aérea mucho más complicado de lo que lo fue en Irak. En cualquier caso, la zona de exclusión aérea sería el primer paso hacia la intervención directa. Sin embargo, esta intervención debe seguir una larga cadena de esfuerzos para su escalada." "Sanciones duras acaban de ser impuestas al régimen, y necesitan tiempo para funcionar antes de que nuevas medidas se puedan tomar. Más realismo en este debate no haría daño". DER SPIEGEL. 10-3-2011

Deja una respuesta