77 mujeres asesinadas

¿Violencia machista o destino de clase, sra. Ministra?

Las mujeres inmigrantes son ya un 50% del total de mujeres que sufren estas agresiones, siendo un 12% de la población. Según Miguel Lorente, delegado del Gobierno contra la Violencia de Género: “Su vulnerabilidad es mayor porque carecen de red social en España, algo que facilita el objetivo del agresor de aislar a su ví­ctima. También entran factores culturales de sus paí­ses de origen, ya que en muchos el hombre es la figura de referencia.”

Valga decir que solo de un demente o de un degenerado uede esperarse algo tan despreciable como estos asesinatos. Deben ser aislados y rechazados por el conjunto de la sociedad. Por la parte que nos toca a la gente, la mayoría piensa así.Entonces, ¿por qué la ministra de Igualdad avala unas declaraciones que son un escándalo para la dignidad? ¿Qué tiene que ver la cultura o el país de origen con el incremento de las mujeres asesinadas y con que el Gobierno se muestre “incapaz” de eliminar esta lacra? La fórmula para ellos está clara: Aumenta 1 millón la población española + los inmigrantes son ya 5 millones = aumenta la violencia machista. Podríamos aplicar aquí la famosa frase “enséñales a hacer zapatos y luego recrimínales que solo saben hacer zapatos”. Los trabajadores inmigrantes están sometidos a la exclusión de la vida política, son el sector de la clase obrera que más sufre la precariedad laboral, el paro… y las mujeres, en particular, condiciones que a veces rozan la esclavitud. Así como las transformaciones en una sociedad patriarcal, la independencia económica y la incorporación al mundo laboral de la mujer son factores decisivos, también lo son el origen de clase y las condiciones de vida. No es la cultura lo que hace que en países del tercer mundo la violencia contra las mujeres sea hasta un 500% superior a España. Pero esto, para la Ministra de Igualdad, no son factores determinantes. Igual que ser negro no te hace pobre, u obrero inculto. Es así de sangrante… Sra. Ministra. Sin embargo, en las relaciones populares la integración de las millones de personas que vienen a trabajar a España se está produciendo por la vía del mestizaje, la solidaridad y el respeto mutuo. No hay más que mirar a nuestro alrededor. El conjunto de la sociedad debe exigir leyes que persigan y tajen esta situación. Pero tampoco puede obviarse que quien habla pertenece al Gobierno que hace posible la sobre-explotación de la clase obrera inmigrante, para luego aceptar “la directiva de la vergüenza” y expulsiones masivas. Aunque en este caso, basta con escucharles… ellos solos se denuncian.

Deja una respuesta