Vergonzosa inacción de EEUU en Siria

“Masacres a esta escala provocan por lo general una fuerte respuesta de las democracias occidentales, como debe ser. Los Embajadores son retirados; se presentan proyectos en el Consejo de Seguridad de la ONU, se montan investigaciones internacionales y se aplican sanciones. En el caso de Siria, nada de esto ha sucedido. El gobierno de Obama ha denunciado la violencia -una declaración presidencial pidió el viernes el fin de los actos de represión “escandalosa”-, pero por lo demás se ha mantenido pasivo.”

La administración todavía se aferra a la creencia de que Assad odría ser parte de un proceso de paz en Oriente Próximo. En la práctica, estas consideraciones son erróneas. Assad difícilmente será un socio creíble para Israel. Y Siria no volverá a la estabilidad policiaco-estatal que ha conocido durante las últimas décadas. Como una cuestión moral, la postura de los Estados Unidos es una vergüenza. Mantener una tardanza pasiva, mientras que cientos de personas que buscan la libertad son acribillados por su gobierno es una burla del compromiso de EEUU con los derechos humanos. En los últimos meses el presidente Obama ha prometido en repetidas ocasiones que iba a apoyar la aspiración de los árabes de una mayor libertad. En Siria, no ha cumplido su palabra. (THE WASHINGTON POST) THE WALL STREET JOURNAL.- Un grupo de economistas marginales está encendiendo luces de alarma: el auge que experimenta una variedad de clases de activos no es real, sostienen; de hecho, la política de dinero fácil está poniendo partes de la economía mundial en una precipitada carrera hacia el estallido. Algunos incluso ven inquietantes paralelismos con el auge de las materias primas de 2007 y 2008, previo a la crisis, cuando un superávit mundial de liquidez tapó las preocupaciones sobre la crisis de las hipotecas subprime —o de alto riesgo— en Estados Unidos hasta que fue demasiado tarde. EEUU. The Washington Post Vergonzosa inacción de EEUU ante las masacres en Siria Durante las últimos cinco semanas, un número creciente de sirios se han estado manifestando en las ciudades y pueblos de todo el país para exigir libertades políticas – y las fuerzas de seguridad del dictador, Bashar al-Assad, han respondido abriendo fuego contra ellos. De acuerdo con grupos de derechos humanos sirios, más de 220 personas habían muerto hasta el viernes. Y el viernes puede haber sido aún peor: de acuerdo con agencias de noticias occidentales, que en su mayoría han tenido que reunir información de fuera del país, por lo menos 75 personas fueron muertas a tiros en lugares que incluyen los suburbios de Damasco, la ciudad de Homs y un pueblo cercano a la ciudad sureña de Daraa, donde comenzaron las protestas. Masacres a esta escala provocan por lo general una fuerte respuesta de las democracias occidentales, como debe ser. Los Embajadores son retirados; se presentan proyectos en el Consejo de Seguridad de la ONU, se montan investigaciones internacionales y se aplican sanciones. En el caso de Siria, nada de esto ha sucedido. El gobierno de Obama ha denunciado la violencia –una declaración presidencial pidió el viernes el fin de los actos de represión "escandalosa"–, pero por lo demás se ha mantenido pasivo. Incluso el embajador que envió a Damasco durante la suspensión de actividades del Congreso el año pasado se mantiene en el puesto. La administración se ha cruzado de brazos a pesar de que el régimen de Assad es uno de los adversarios más implacables EEUU en el Oriente Medio. Es el más cercano aliado de Irán, suministra armas iraníes a Hezbolá en el Líbano y Hamas en la Franja de Gaza para su uso en contra de Israel. Desde 2003 ha ayudado a miles de yihadistas de todo el mundo árabe a viajar a Irak para atacar a soldados estadounidenses. Trató de construir un reactor nuclear secreto con la ayuda de Corea del Norte y desestabilizó el gobierno pro-occidental del vecino Líbano mediante el patrocinio de una serie de asesinatos. Como la gente de todo Oriente Medio, los manifestantes en Siria dicen que están buscando la creación de un sistema democrático. Un comunicado emitido por los organizadores de las protestas, pidió hoy que se ponga fin a la tortura y los homicidios cometidos por las fuerzas de seguridad, la liberación de todos los presos políticos, una investigación sobre la muerte de los muertos hasta el momento, y una reforma de la Constitución, incluyendo un límite a los mandatos presidenciales. Las manifestaciones de masas del Viernes Santo fueron convocadas para mostrar que su causa no es ni islámica ni sectaria. Sin embargo, la administración Obama se ha puesto efectivamente del lado del régimen contra los manifestantes. En lugar de repudiar al Sr. Assad y tomar medidas concretas para debilitar su régimen, ha propuesto, lo que es cada vez más inverosímil, que su gobierno "implemente reformas significativas", como la última declaración del presidente dijo. Como Karen DeYoung y Scott Wilson del Post informan el viernes, la administración, que ha hecho del "compromiso" con Siria una parte clave de su política en Oriente Medio, todavía se aferra a la creencia de que Assad podría ser parte de un proceso de paz en Oriente Próximo; y no esta dispuesta a negociar "una cantidad conocida de Assad por un futuro desconocido." En la práctica, estas consideraciones son erróneas. Incluso si sus masacres le permiten sobrevivir en el poder, Assad difícilmente será un socio creíble para Israel. Y no importa lo que pase, Siria no volverá a la estabilidad policiaco-estatal que ha conocido durante las últimas décadas. Como una cuestión moral, la postura de los Estados Unidos es una vergüenza. Mantener una tardanza pasiva, mientras que cientos de personas que buscan la libertad son acribillados por su gobierno es una burla del compromiso de EEUU con los derechos humanos. En los últimos meses el presidente Obama ha prometido en repetidas ocasiones que iba a apoyar la aspiración de los árabes de una mayor libertad. En Siria, no ha cumplido su palabra. THE WASHINGTON POST. 22-4-2011 EEUU. The Wall Street Journal Escalada de precios de activos mundiales enciende luces de alarma Bradley Davis Las acciones estadounidenses alcanzan nuevos máximos, las materias primas se encuentran en auge y las monedas de más alto rendimiento superan récords de larga data: ¿son esas señales de una economía que está volviendo a la vida, o de burbujas creadas por el dinero barato del banco central? Muchos economistas tradicionales dicen que la política monetaria expansiva de la Reserva Federal y otros bancos centrales está ayudando a iniciar una recuperación más sostenible, que se encontrará con una sólida demanda subyacente una vez que la Fed ponga fin a sus inyecciones de liquidez. Sin embargo, un grupo de economistas marginales está encendiendo luces de alarma: el auge que experimenta una variedad de clases de activos no es real, sostienen; de hecho, la política de dinero fácil está poniendo partes de la economía mundial en una precipitada carrera hacia el estallido. Algunos incluso ven inquietantes paralelismos con el auge de las materias primas de 2007 y 2008, previo a la crisis, cuando un superávit mundial de liquidez tapó las preocupaciones sobre la crisis de las hipotecas subprime —o de alto riesgo— en Estados Unidos hasta que fue demasiado tarde. "En esta oportunidad es diferente", es lo que usualmente se escucha en los momentos previos al estallido de una burbuja, dijo Douglas French, presidente del Instituto Ludwig von Mises de Alabama, que adhiere a la Escuela Austriaca de economía. En este momento, señaló French, los participantes del mercado que están presionando a una serie de clases de activos a nuevos máximos creen que "estos altos precios están justificados por algunos fundamentos económicos que probablemente se descubrirá que no están presentes". "La Fed sólo crea más y más dinero, y ese dinero está fluyendo" hacia cosas como las propiedades en China, las materias primas e —incluso después de haber explotado una burbuja en el sector— la tecnología", dijo French. Los economistas de la escuela austriaca generalmente se oponen a la intervención del banco central y a las regulaciones del gobierno. Entre las señales de que se podría estar gestando una burbuja en las acciones se encuentra el bajo desempeño de las acciones de los bancos, incluso entre las acciones estadounidenses que han subido hasta máximos de cerca de tres años. "Esta es una enorme señal de alarma", dijo Don Coxe, presidente de Coxe Advisors y asesor de estrategias de cartera de BMO Financial en Chicago. Los grandes bancos rescatados y también los bancos regionales están rezagados respecto del desempeño de las acciones del índice S&P 500, dijo Coxe. Los bancos aún poseen en sus libros los desprestigiados productos hipotecarios sin haber marcado esas inversiones para reflejar la depreciación de sus valores de mercado. Esto hace que los bancos luzcan más saludables de lo que son realmente, y demora el reconocimiento que podría terminar arrastrando al mercado de acciones completo a territorio negativo, dijo. Otra señal de que posiblemente esté apareciendo una burbuja, según indicó Coxe, está en el sobredesempeño de las acciones de baja capitalización frente a sus contrapartes más grandes. Esto muestra que "hay mucha especulación", apuestas sobre las empresas más pequeñas que posiblemente son financiadas con el dinero barato provisto por la Fed, dijo. Coxe no está tan convencido de que los precios del petróleo reflejen una burbuja, principalmente debido a que los aumentos están explicados, en parte, por legítimas interrupciones de los suministros provocadas por el conflicto en Medio Oriente y el norte de África. Sin embargo, "la liquidez que está siendo suministrada por los bancos centrales está incluida en ellos", dijo Coxe sobre los precios del petróleo. "Si se quita [la liquidez], definitivamente no tendríamos el petróleo en los tres dígitos". En una venta masiva general del mercado, las clases de activos que resultarían relativamente ilesas incluyen los bonos de alta calidad denominados en monedas que no son el dólar, como la deuda del gobierno canadiense, dijo. Las acciones relacionadas con las materias primas, aunque probablemente sufrirían algunas pérdidas, serían impulsadas por una cierta cantidad de demanda, sugirió Coxe; incluso en una economía apagada, es necesario que se produzcan bienes. Vikram Mansharamani, un profesor de Yale que en marzo publicó "Boombustology", un libro que hace una cronología histórica de los ciclos de auge y estallido, dijo que muchas áreas de la economía china ahora están mostrando señales de advertencia sobre burbujas. "Así es como luce el dinero fácil", dijo Mansharamani en una entrevista, y destacó ejemplos del dinero especulativo que está ingresando a los mercados inmobiliarios de China, ejemplos que, dijo, incluían centros comerciales casi vacíos, ciudades escasamente pobladas y rascacielos deshabitados. Cuando la Fed, enfrentada con una economía estadounidense desolada tras la crisis financiera, inyectó dinero en el sistema, "éramos un paciente muy enfermo aquí en Estados Unidos", dijo Mansharamani. "Estábamos en nuestro lecho de muerte, por lo que las autoridades monetarias nos dieron una fuerte dosis de adrenalina; directo al corazón". Pero debido a que China fija el valor de su moneda, el yuan, al valor del dólar estadounidense, la inyección de liquidez de la Fed también dejó a China llena de dinero, sostuvo. "También recibieron la medicina. El problema era que ellos no estaban enfermos", dijo. Esos dólares baratos —y el dinero barato que surgió desde otros bancos centrales que siguieron el ejemplo— han ayudado a impulsar una burbuja en China que retumba en toda la economía mundial, dijo Mansharamani, desde inversiones directas en los mercados inmobiliarios de China a una escalada de los precios de los bienes básicos que crean las materias primas para alimentar el crecimiento de China hasta los distribuidores de los productos chinos. A medida que el dinero fácil comience a llegar a su fin, el mayor motor del crecimiento mundial podría tambalear, dijo Mansharamani. Cuando la Fed y otros grandes bancos centrales finalmente aumenten las tasas, "gran parte de la fiesta terminará", dijo French de Mises Institute. "Al menos temporalmente". THE WALL STREET JOURNAL. 22-4-2011

Deja una respuesta