Venezuela: la ofensiva de EEUU es total

“Estados Unidos está aplicando su vieja estrategia del Track 1 y el Track 2, que implica derrocar a un gobierno desestabilizándolo hasta provocar su caí­da en términos “constitucionales o derrocarlo por la fuerza si eso no es posible. En Venezuela se ha estado aplicando el Track I desde que el presidente Hugo Chávez ganó las elecciones presidenciales en 1998”

El róximo 26 de septiembre habrá elecciones parlamentarias en Venezuela y el Pentágono y el Departamento de Estado se están moviendo por toda América Latina para crear las condiciones que justifiquen un golpe de estado si la oposición venezolana vuelve a perder los comicios. Las encuestas le dan ventaja hasta ahora al gobierno del presidente Chávez para las elecciones parlamentarias de septiembre y Estados Unidos quiere revertir esa situación y, si no puede, hay todo un engranaje militar que sugiere una intervención armada, de lo que es parte lo dicho por el ya ex presidente colombiano Alvaro Uribe sobre la supuesta presencia de guerrilleros de las FARC en Venezuela. (ALAI) DIARIO DEL PUEBLO.- Resulta más correcto decir que la dominación occidental sobre el mundo está siendo diluida por un mundo multipolar, en el que los países en desarrollo cuentan con una igualdad de derechos de desarrollo. Resultaría mejor para algunos teóricos occidentales llevar a cabo el reconocimiento de la tendencia de la multipolarización, además de ayudar a los países en desarrollo a lograr la igualdad de derechos de voz y de desarrollo, en lugar de hacer una falsa alarma sobre el ascenso de los principales países en desarrollo. Ecuador. Alai Venezuela: la ofensiva de EEUU es total Frida Modak En las últimas semanas hemos presenciado una serie de hechos que no son lo que aparentan, sino que forman parte de los preparativos de una acción militar de gran envergadura destinada a ponerle término al gobierno constitucional de Venezuela. Como señalamos la semana pasada, Estados Unidos está aplicando su vieja estrategia del Track 1 y el Track 2, que implica derrocar a un gobierno desestabilizándolo hasta provocar su caída en términos “constitucionales o derrocarlo por la fuerza si eso no es posible. En Venezuela se ha estado aplicando el Track I desde que el presidente Hugo Chávez ganó las elecciones presidenciales en 1998 y al asumir la presidencia de la república en 1999 puso en práctica un programa de gobierno que no le gusta ni conviene a Estados Unidos, que ya el año 2002 logró que un grupo de militares lo secuestrara y anunciara que el mandatario había renunciado. Mientras tanto, Chávez era llevado a un recinto militar desde el cual lo iban a sacar del país en una avioneta con registro estadunidense que, según se informó, era de propiedad del grupo venezolano Cisneros, dueño entonces de Venevisión y de Ediciones América. Cualquier parecido con lo sucedido en Honduras no es casual y en ambos casos las renuncias de los presidentes nunca existieron. El próximo 26 de septiembre habrá elecciones parlamentarias en Venezuela y el Pentágono y el Departamento de Estado se están moviendo por toda América Latina para crear las condiciones que justifiquen un golpe de estado si la oposición venezolana vuelve a perder los comicios, así como perdió los comicios y referendos realizados los años 1998, 1999, 2000, 2004, 2005, 2006, 2008 y 2009. El único revés del gobierno venezolano, y relativo, fue el de la reforma constitucional del 2008. Las encuestas le dan ventaja hasta ahora al gobierno del presidente Chávez para las elecciones parlamentarias de septiembre y Estados Unidos quiere revertir esa situación y, si no puede, hay todo un engranaje militar que sugiere una intervención armada, de lo que es parte lo dicho por el ya ex presidente colombiano Alvaro Uribe sobre la supuesta presencia de guerrilleros de las FARC en Venezuela. Intervencionismo político latinoamericano En el intento por lograr que el presidente Chávez pierda esta elección parlamentaria hay sectores políticos latinoamericanos involucrados y dinero estadunidense y europeo. Pero empecemos por la intervención política. El 26 de junio el diario chileno El Mercurio informó que el lunes 21 de ese mes, habían llegado a ese país 16 dirigentes de la oposición venezolana que pertenecen a la llamada Mesa de Unidad Democrática, para participar en “un programa especial de trabajo”, con personeros de la Concertación de Partidos para la Democracia, que gobernó Chile desde la salida de Pinochet hasta el triunfo del actual presidente, cuyo período de inició en marzo de este año. Los opositores al gobierno venezolano buscaban que los chilenos les dieran “capacitación”, por las semejanzas que según ellos habría “entre la realidad venezolana y la de Chile de fines de los años 80”, cuando surgió la Concertación, que derrotó al dictador Pinochet en un plebiscito. Los “instructores” fueron altos ex-funcionarios de gobiernos de la Concertación, pertenecientes a los distintos partidos que la integran. Estuvieron, entre otros, el democristiano Mariano Fernández, último canciller de la presidenta Bachelet y ex-embajador en Estados Unidos;el socialista Enrique Correa, ex Secretario General de Gobierno del ex-presidente Aylwin y Sergio Bitar, dirigente del Partido por la Democracia, quien fue senador, ministro de Educación en el gobierno de Ricardo Lagos y de Obras Públicas en el de Michelle Bachelet. Bitar fue también ministro de Minería del Presidente Allende. Esto provocó críticas en sectores del partido Socialista en particular, mientras otros concertacionistas se unían a la derecha para cuestionar al presidente venezolano y sus parlamentarios se autodesignaron observadores electorales para septiembre próximo, creando un conflicto que llegó a niveles gubernamentales hasta que el presidente chileno relegó el asunto al parlamento. El detalle es importante, porque si bien no aparece involucrado José Miguel Insulza, sí lo está su amigo y colaborador en la Secretaría General de la OEA Enrique Correa, al que generalmente designa como observador de ese organismo en las elecciones de la región. Insulza fue responzabilizado por el canciller ecuatoriano de la ruptura de relaciones entre Colombia y Venezuela, por no haber postergado, como se lo pidió, la sesión en la que Colombia formuló sus cargos. Dinero y preparativos militares Como es habitual en estos casos, Estados Unidos destina fuertes cantidades de dólares a financiar sus acciones intervencionistas en otros países. Contra el presidente Allende invirtieron muchos millones, como documentó el congreso estadunidense y en Venezuela están haciendo lo mismo, aunque los concertacionistas chilenos no lo quieran recordar La Fundación Nacional para la Democracia, NED por sus siglas en inglés, fue creada por Ronald Reagan para legalizar lo que antes se hacía sólo bajo el ropaje de la Agencia Central de Inteligencia. El dinero, que se aprueba en el congreso, se reparte a través de las fundaciones republicana y demócrata, y de organismos empresariales y sindicales del país del norte a sus similares de los países a desestabilizar. En 1999, la NED repartió en Venezuela un millón 273 mil 408 dólares, según se lee en su página de internet. Pero eso no es lo único que se ha enviado, de acuerdo a un informe del instituto FRIDE de España, también se da financiamiento por medio del Movimiento Mundial para la Democracia, creado por la NED. A esto se agrega lo que se manda por medio de la Agencia Internacional para el Desarrollo, USAID, de Estados Unidos;la Freedom House, la Comision Europea y las fundaciones Konrad Adenauer y Friederich Ebert de Alemania, cada una ha girado alrededor de 500 mil euros anuales a los partidos venezolanos de oposición. La embajada de Estados Unidos en Venezuela usa la valija diplomática para otros envíos y todo se lavaba en el mercado paralelo, lo que determinó que el gobierno venezolano dictara una nueva legislación cambiaria. Si todo esto que hemos descrito no conduce a una derrota electoral del gobierno del presidente Chávez en Septiembre, todo indica que el plan “B” está en marcha. A Costa Rica, el país “sin ejército”, llegarán este año 43 barcos de guerra estadunidenses artillados. En las calles de Panamá ya se encuentran militares estadunidenses uniformados incluso, lo que no se veia desde que se cerraron las bases de EU el año 2000. Dicen que van a combatir el narcotráfico a través de 15 nuevas instalaciones militares. En Colombia son 13 las bases estadunidenses autorizadas por Uribe. En Perú se acaban de realizar ejercicios navales con participación de diez países sur y centro americanos encabezados por Estados Unidos. ¿Dónde será la guerra? ALAI. 9-8-2010 China. Diario del Pueblo ¿El poder global está verdaderamente transfiriéndose hacia Oriente? La teoría de que el poder global está transfiriéndose actualmente de Occidente a Oriente es, en el mejor de los casos, una verdad a medias, por lo que resulta errónea. La teoría sobre el cambio de poder es la conclusión de un juicio que determina que, dentro de pocos años, se registrará una aceleración dramática en la transferencia de los poderes económicos globales hacia Oriente. Sin embargo, esta teoría no toma en consideración el hecho de que la mayoría de naciones en esta región son países en vía de desarrollo o subdesarrollados. Esa teoría ha ganado una mayor popularidad recientemente, ya que los principales países en desarrollo, como China y la India, han logrado exitosamente evitar el impacto de la crisis financiera global, mientras que muchas naciones ricas se han sumergido en una severa recesión económica. Algunos medios de comunicación occidentales señalan que China y la India, dos vastos países orientales que cuentan con una población combinada de aproximadamente 3.000 millones, reclamarán su lugar como gigantes económicos durante este siglo. No obstante, la teoría sobre la transferencia de poder omite una evidente realidad. Estos dos países asiáticos son solamente naciones en desarrollo. El PIB per cápita de ambas naciones continúa muy lejos de alcanzar el de los países desarrollados, a pesar del fuerte crecimiento económico registrado en las últimas décadas, gracias a sus políticas económicas de apertura. El Banco Mundial indicó que China tuvo un PIB per cápita de 3.687 dólares estadounidenses en 2009, mientras que el de la India fue de1.122 dólares, por lo que ocupan respectivamente los puestos 103 y 140 en la clasificación mundial. Mientras el PIB per cápita de Estados Unidos se situó en 46.436 dólares en el mismo año. Por lo tanto, las implicaciones del creciente PIB de los dos países no deben ser exageradas. Se deben tomar en consideración las circunstancias reales, una gran parte de la población en ambas naciones vive en condiciones relativamente pobres. Así como las gigantescas diferencias entre Oriente y Occidente, en los campos de capacidades tanto técnica, como militar y la influencia política en los asuntos internacionales. Indudablemente, es posible decir que el poder global ha estado experimentando algunos cambios en los últimos años, gracias al desarrollo de la globalización económica y al proceso de la multipolarización. Cada vez más países y regiones, u organismos internacionales, tales como la Unión Europea, los países BRIC (Brasil, Rusia, la India y China) y el Grupo de los 20, han desempeñado un mayor papel político o económico en el escenario mundial tras el fin de la Guerra Fría, durante la cual el mundo fue dominado por las dos superpotencias, Estados Unidos y la antigua Unión Soviética. El ministro chino del Exterior, Yang Jiechi, dijo recientemente que el mundo está siendo testigo de una tendencia de que varias fuerzas internacionales se dirigen hacia una dirección relativamente equilibrada, lo cual es un resultado inevitable de la multipolarización, la globalización económica y la rápida revolución científica y tecnológica. El proceso hacia un mundo multipolar no sólo implica el rápido desarrollo de los principales países en desarrollo recién emergidos, sino también el fortalecimiento de muchos países en desarrollo como potencias regionales, anotó Yang. De igual manera, anotó que esta situación no sólo se presenta en Asia, sino también en Africa y en Latinoamérica. De hecho, la multipolarización se ha convertido en la tendencia más significativa del mundo moderno. Los países en desarrollo en general, no sólo los de Oriente, han estado aumentando su presencia de forma gradual en el escenario mundial, y deben tener un mayor peso de palabra sobre los asuntos internacionales. Resulta más correcto decir que la dominación occidental sobre el mundo está siendo diluida por un mundo multipolar, en el que los países en desarrollo cuentan con una igualdad de derechos de desarrollo. Mientras tanto, un fuerte problema actual reside en que los derechos razonables y las legítimas demandas de los países en desarrollo no reciben el debido respeto ni atención. Resultaría mejor para algunos teóricos occidentales llevar a cabo el reconocimiento de la tendencia de la multipolarización, además de ayudar a los países en desarrollo a lograr la igualdad de derechos de voz y de desarrollo, en lugar de hacer una falsa alarma sobre el ascenso de los principales países en desarrollo. DIARIO DEL PUEBLO. 11-8-2010

Deja una respuesta