El "secreto" avance de las negociaciones del TTIP

Una espada de Damocles sobre los derechos sociales conquistados

La Defensora del Pueblo Europeo, Emili O’Reilly, está rechazando las reclamaciones de los eurodiputados que denuncian el carácter secreto de las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones entre Estados Unidos y la Unión Europea (TTIP) y exigen el acceso directo a los documentos originales.

O’Reilly apoya el carácter secreto y demostrando que los negociadores de EEUU y la UE están más interesados en proteger los intereses de las grandes corporaciones,multinacionales, bancos y monopolios que la transparencia y los derechos de los ciudadanos europeos.

¿Qué se estará cociendo en las negociaciones para tanto secretismo, guardado entre los 6 metros cuadrados de la “reading room”, la “sala de los secretos” obligada a construir por Estados Unidos donde se guardan los documentos clasificados del TTIP? “El TTIP es una “OTAN económica”, que busca rebajar la más exigente legislación europea al nivel de la legislación mucho permisiva y favorable a bancos y monopolios que existe en EEUU”

Una sala a la que sólo se puede acceder bajo estrecha vigilancia y después de “despojarte de todo, móvil, papel y bolígrafos”, según denunciaba el eurodiputado de ICV, Ernest Urtasum. Y bajo advertencia de sanciones penales a cualquier europarlamentario que filtre información sobre documentos.

Se está ya en la ronda 11 de las negociaciones. Y la última filtración sobre el borrador secreto de la Unión Europea sobre Desarrollo Sostenible desarrolladas en Miami no cumplen con el discurso oficial y público de la UE sobre la necesidad de “promover un desarrollo sostenible”, admitiendo la posibilidad de que los países europeos “debiliten” o reduzcan los niveles de protección recogidos en sus leyes medioambientales en función de intereses comerciales o de inversión.

Es una más de las multiples consecuencias de esta “OTAN económica”, que busca, en nombre del “libre mercado” rebajar la más exigente legislación europea en numerosos terrenos (laboral, ecológico, seguridad alimentaria,…) al nivel de la legislación mucho permisiva y favorable a bancos y monopolios que existe en EEUU.

El TTIP es una auténtica espada de Damocles sobre los derechos sociales conquistados en numerosos países europeos, como el nuestro.Evitar que conozcamos las claúsulas secretas que atentan a nuestros derechos y las que blindan los intereses de monopolios y multinacionales. Ese es el gran secreto de los negociaciones secretas.

Deja una respuesta