Sobra la campaña a la contra y faltan propuestas en positivo

Una campaña ¿a la contra?

¿Dónde están las propuestas que van a decidir cómo van a vivir la mayoría de los madrileños en los próximos meses y años?

Propositivo: persona que tiene determinación firme de exponer un proyecto o una idea encaminada a un bien común.

Hace un mes que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Díaz Ayuso, convocó las elecciones del 4 de mayo y aún no hemos visto que ninguna de las fuerzas políticas que ocupan los telediarios y las portadas de los medios y aspiran a gobernar a los madrileños, presenten un programa y hagan campaña con propuestas que den respuesta a lo que necesita el pueblo de Madrid ante la triple pandemia sanitaria, económica y social.

Sus señorías, los principales candidatos de los seis partidos que acaparan los medios, están enfrascados en su campaña a la contra… Contra Ayuso y contra la ultraderecha que dicen Gabilondo e Iglesias… Contra Iglesias, Sánchez, Gabilondo y “los comunistas”, dicen Ayuso y Monasterio… Enfrascados en jugar con las encuestas en su particular batalla contra los que pueden o no entrar por encima del 5% necesario para estar en el parlamento regional.

¿Pero dónde están las propuestas propositivas para afrontar esta crisis y cómo salir de esta triple pandemia? ¿Dónde las propuestas que van a decidir cómo van a vivir la mayoría de los madrileños en los próximos meses y años?

Sobra la campaña a la contra y faltan propuestas en positivo. Y no será por falta de motivos.

El siglo XXI nos ha traído ya dos crisis, la de 2008 y ahora la pandemia que han instalado entre la clase obrera y el pueblo trabajador la precariedad y el empobrecimiento de amplias capas de la población. La crisis financiera nos trajo los recortes en las pensiones, la sanidad, la educación y otros recortes sociales. Y nos ha dejado cambios estructurales en el mercado de trabajo, los trabajadores pobres. Que siguen creciendo con la pandemia, camino de llegar al 14% de la población activa; mientras los que vienen de antes los encontramos ahora en las colas del hambre.

Hace nueve meses en la cumbre de la CEOE, los grandes bancos y los representantes de los monopolios y del capital extranjero, establecieron una hoja de ruta para conservar sus enormes ganancias en plena pandemia y volver a descargar la factura de la crisis sobre las clases populares.

Y hace unos días la Comisión Europea volvió a exigir que para recibir los fondos europeos España debe realizar una nueva reforma de las pensiones y una reforma laboral “integral y ambiciosa”. Hablando en plata, que si Madrid quiere los 22.500 millones de los fondos europeos que le corresponderían hay que recortar las pensiones y los salarios.

Pero no hemos oído a ningún candidato de los partidos mayoritarios, ni en la derecha ni en la izquierda, contestar a la Comisión Europea. Ni decir lo que ellos proponen.

¿Y por qué no una campaña con propuestas positivas para salir de esta triple pandemia, más fuertes y sin dejar -de verdad- a nadie atrás?

Madrid rica y desigual. Es la comunidad con mayor PIB de España, la más rica pero también la más desigual y donde más rápido crecen las desigualdades. Según Cáritas la desigualdad entre el 20% más rico y el 20% más pobre en Madrid es la más alta de España. Basta echar un vistazo a la diferencia entre Pozuelo de Alarcón, con una renta bruta media de 61.643 euros y la renta media de los ciudadanos de Vallecas, 10.000 euros anuales, menos de 1.000 euros al mes, para atisbar el abismo social en la comunidad más rica de España. Ayuso presume de la riqueza… ocultando la realidad que sufren la mayoría de los madrileños.

Claro que hay que denunciar a la ultraderecha trumpista diseñada por Bannon y la CIA, ariete de los recortes…, y combatir las políticas reaccionarias de Ayuso. Pero ¿por qué no se dice nada, ni se debate lo que dicen y hacen quienes de verdad mandan?

Y sobre todo, ¿por qué no se hace una campaña con propuestas positivas para salir de esta triple pandemia, más fuertes y sin dejar -de verdad- a nadie atrás?

Deja una respuesta