EuroMarchas 2015

Una aventura ciudadana europea, por la lucha de los derechos y libertades

No obstante la presentación oficial se realizó en Cádiz en la tarde del 30 de septiembre, donde acudieron representantes de prácticamente todas las organizaciones convocantes, con el recibimiento del alcalde de la ciudad, que aceptó el manifiesto entregado por nuestro portavoz, asumiendo sus compromisos, y animando a seguir en esta aventura de unir a los ciudadanos europeos en defensa de los derechos y libertades.

Como no podía ser de otra manera, el arranque oficial tenía que comenzar en un paraíso fiscal, como es Gibraltar, donde tan sólo una población de 28.000 mil habitantes alberga a más de 30.000 sociedades conocidas por la hacienda española; un pequeño lugar de menos de 7 km2 se ha convertido en uno de los lavaderos de dinero negro del crimen organizado, y de evasión de impuestos más utilizados por los españoles, que tienen como castigo el dinero. Obviamente, en aquella mañana del 1 de Octubre, la frontera permaneció cerrada a nuestro paso, con la amenaza firme de denuncia policial a todos los presentes si no nos marchábamos de inmediato, puesto que estábamos alterando el orden público. Una vez en el autobús continuamos hacia Jerez, y desde ahí nos dirigimos a Sevilla para participar en una manifestación por sus calles, reivindicando que otra Europa es posible. Para terminar la jornada nos acercamos a la lucha de un padre en huelga de hambre, por la falta de atención que la Consejería de Educación de Andalucía le había dispensado a su hijo.

A estas alturas del viaje los ocupantes del autobús ya nos íbamos conociendo, y posiblemente en el largo trayecto que en este punto nos quedaba por delante, ya era patente que se forjarán amistades, de esas que durarán toda una vida; quizá por la convivencia forzada durante tanto tiempo, que te permite que seas capaz de ceder, para entender al compañero, y una vez hecho este acto de valentía, que incluye escuchar otro pensamiento, otro sentir, otra vida, te hace más grande, y según transcurre el viaje, todos vamos creciendo juntos. No obstante, también surgen roces por incompatibilidad de caracteres, agrandados por el esfuerzo que supone la actividad incesante del día a día, que se inicia antes del que el sol asome en el horizonte, y termina sólo cuando las fuerzas desfallecen.

“Las gentes que aquí hemos luchado, estaremos también en próximas convocatorias porque estos que nos gobiernas no nos representan”

Nuevo día, 2 de octubre, entramos en Almendralejo donde conocimos a su PlataformaAnti Desahucios y el Campamento Dignidad, que lucha por una vivienda digna. Este mismo día llegamos a Mérida, donde con una asamblea popular abierta terminó la jornada. Al día siguiente hicimos actos en Cáceres, Toledo y Madrid, quizá cabe destacar la manifestación despertina de Cáceres a las 9 de la mañana, y posiblemente el acto más multitudinario de Madrid, que fue cerrado por una magnifica representación de la Solfónica.

El resto de periplo español con actos en cada parada, transcurrió por Zaragoza, Tortosa, donde participamos en actos en defensa del agua; Barcelona, La Seu d’Urgell, para entrar en Andorra, y organizar una manifestación que recorrió las sedes de los bancos andorranos, que tanto dinero han distraído. La gente miraba por las ventanas asombradas por algo que sólo había visto en televisión, ¡Una manifestación…! ¡¡¿en Andorra?!! Cierto, estaban viendo la primera manifestación de la historia, que transcurría por las calles del principado de Andorra.

El primer encuentro con la resistencia francesa fue en L’Hospitalet-près-l’Andorre, donde se celebró un acto muy emotivo, preparado por gentes de la montaña, que nos aportó mucha energía, indispensable para continuar el todavía largo viaje por tierras francesas. El 7 de octubre continuamos por Toulouse, y el 8 llegamos a Marsella, donde nos reunimos con representantes de distintos sindicatos franceses, que se interesaron por el movimiento social español, que desde Francia se ve con admiración.

Al día siguiente llegamos a Grenoble, y el 10 de Octubre a París, que sin duda es la población que tiene que levantarse, para ganar Europa. Hasta que no caiga París, Europa seguirá en manos de banqueros. Desgraciadamente comprobamos que hoy día París, está asolada, y su movimiento social prácticamente desaparecido, por ello, fue esencial el paso de las EuroMarchas por estás tierras, que dejaron a su paso un soplo de aire fresco, y aportaron ilusión a las organizaciones que nos recibieron.

Acudimos al centro de internamiento de extranjeros de Metz, una auténtica fortaleza, en la que a los detenidos sólo les dejan lo obligado por la convención de Ginebra, una hora de patio, y el resto del tiempo permanecen encerrados en una sala, por el grave delito de no tener un papel. Por otro lado, en la misma ciudad su alcalde recogió nuestro manifiesto, y se comprometió a obrar en consecuencia.

Salimos de Francia cruzando otro paraíso fiscal, Luxemburgo, tras intervenir en la ciudad belga de Lieja, llegamos en la mañana del 15 de Octubre a Bruselas, a tiempo de acudir a la gran manifestación, que enfrentaba la programada reunión de los jefes de estado europeos, con la ciudadanía de esta unión, que gritaba por otra Europa, una para las personas.

En este día pude comprobar nítidamente la preocupación de nuestros gobernantes, a juzgar por las medidas tan desproporcionadas de seguridad que habían desplegado. A partir de esta acción de fuerza, se puede comprender que los representantes que hoy tenemos los europeos en nuestros gobiernos respectivos, no es que se hayan alejado del pueblo, sino que la cuestión es que no permiten que nos acerquemos a ellos. Para este propósito no solo movilizaron a la policía, sino que instalaron varias capas de vallas, vallas que no son de uso civil, sino que son de carácter militar, dotadas de concertinas; elementos que nos asombraron cuando nos enteramos que las utilizaban en las fronteras europeas; pues bien, ahora las utilizan para separar al pueblo del poder.

Vallas con concdertinas. Tan sólo estábamos armados con pancartas, ¿tan peligrosa es esta arma?

Cabe añadir, que tras la capa de policía abundantemente equipada, se encuentra el ejercito perfectamente armado, en alerta para atacar a la orden al enemigo que le paga el sueldo. ¿Qué pensaban los gobernantes que los ciudadanos íbamos a hacer? Tan sólo estábamos armados con pancartas, ¿tan peligrosa es esta arma, para merecer tal despliegue de semejante medios de ataque? ¿Tanto miedo nos tienen para protegerse de este modo?

¿Por qué cuando se detiene a un grupo de ciudadanos que están protestando se les tiene que tirar al suelo?¿Por qué se mantiene a una persona en el suelo frio y húmedo durante dos horas, incluso, cuando sufre un ataque de ansiedad, sin ninguna atención medica, ni cuidados de ningún tipo? ¿Por qué se nos falta al respeto con un trato tan vejatorio? ¿Tanto miedo nos tienen?

Para terminar puedo decir, que las gentes que aquí hemos luchado, estaremos también en próximas convocatorias, porque con esta puesta en escena tan desproporcionada y patética, nos han dado más razones para entender que estos que nos gobiernas no nos representan, que a la lucha se han añadido más miembros, y que cada golpe de prepotencia, se les va a devolver con un mordisco en las próximas elecciones, hasta que un día, se vean con los huesos en la calle, buscando abogado para defenderse de los atropellos que un día hicieron, pensando que eran invulnerables.

Deja una respuesta