No queremos un nuevo gobierno del PP

Un gobierno de progreso PSOE, Unidos-Podemos, Ciudadanos… sí­ se puede

La inmensa mayorí­a votó el 26-J contra los recortes, a pesar de que el PP volviera a ser el partido más votado. Más de 15 millones apoyaron a las candidaturas que se enfrentan a los recortes de Rajoy, y solo 7,9 al PP. En el parlamento hay una mayorí­a absoluta de 188 diputados (la suma de PSOE, Unidos-Podemos y Ciudadanos) que han reafirmado su oposición a las polí­ticas de Rajoy, frente a solo 137 del PP. Estos son los hechos. Las ideas acerca de un fracaso de las alternativas contra los recortes son falsas, y persiguen el objetivo de que aceptemos como inevitable un nuevo gobierno del PP.

Desde De Verdad defendemos, como lo hicimos tras el 20-D, y junto a muchos sectores progresistas que también lo reclaman, un gobierno PSOE, Unidos-Podemos y Ciudadanos, que represente a la mayoría social expresada en las urnas, y que impida un nuevo gobierno del PP.

Hay mayoría más que sobrada de votos y escaños para hacerlo. ¿Es que acaso alguien piensa que sería mejor un nuevo gobierno del PP?

Tenemos una segunda oportunidad. Pocas veces se presentan. Y seria algo más que un error desaprovecharla.El 20-D una mayoría del 70% de los votos rechazó los recortes, e impidió la formación de un gobierno del PP hasta el punto de que Rajoy renunció ni siquiera a intentarlo. ” Somos mayoría, en votos y escaños, los que rechazamos los recortes, queremos acabar con la corrupción o defendemos las libertades. ¿Por qué tenemos que aceptar un nuevo gobierno del PP?”

Forzaron nuevas elecciones con el objetivo explícito de “corregir el voto de protesta expresado el 20-D”. Pero a pesar de toda su ofensiva, el 26-J ha vuelto a ser mayoría, con más del 60% de los votos, el rechazo a los recortes.

Por encima de la mayor o menor coincidencia en puntos programáticos, al margen de la relación entre sus direcciones, los votantes de PSOE, Unidos-Podemos y Ciudadanos comparten el rechazo a la política de recortes salvajes de Rajoy en sanidad, educación… y coinciden en las aspiración de regenerar un sistema democrático carcomido por la corrupción y los recortes a las libertades.

A los que hay que añadir el millón y medios de votos a otras fuerzas, parlamentarias y extraparlamentarias, entre ellas Recortes Cero, que también rechazamos los recortes.

Es una amplia mayoría social contra los recortes y por la regeneración democrática. Debemos convertirla en una mayoría de gobierno.

Hay poderosas fuerzas que son conscientes de esto, y por eso están acelerando las maniobras para torcer la voluntad popular y forzar un nuevo gobierno del PP.

En su visita a España, Obama ha señalado a Rajoy como su candidato a presidir el nuevo gobierno, alabando su política económica y brindándole las mismas atenciones que le negaba a Pedro Sánchez.

Según informa El Mundo, Merkel mantuvo una larga conversación telefónica con Rajoy tras el 26-J para instarle a que formara gobierno cuanto antes.

Es evidente que quienes pretenden imponernos nuevos recortes apuestan por un gobierno del PP. Y tienen sus motivos para hacerlo. Rajoy ya se ha comprometido por escrito (eso sí, de forma secreta y ocultándolo a la sociedad española) a ejecutar nuevos recortes por valor de 12.000 millones de euros si accede al gobierno.

Las presiones para facilitar un nuevo gobierno del PP, a pesar de que la mayoría de los votantes lo han rechazado tanto el 20-D como el 26-J se multiplican.

Reclamando al PSOE, por “responsabilidad de Estado”, que el número mínimo de sus diputados necesarios para hacer presidente a Rajoy se abstengan.

O instando a Ciudadanos a que facilite la investidura de Rajoy a cambio de reformas cosméticas.

Después del 26-J se está librando una batalla todavía más decisiva. Los resultados electorales conducirían de forma natural a la formación de un gobierno de progreso. Pero poderosas fuerzas quieren imponer en el gobierno al partido más castigado en las urnas, el PP… para garantizar la ejecución de nuevos recortes.

Lo reiteramos. Tenemos una segunda oportunidad. La mayoría de votantes la hicieron posible tras el 20-D, pero fue desaprovechada. Ahora no puede volver a ocurrir lo mismo.

¿Qué sería capaz de hacer un nuevo gobierno del PP con mayoría? ¿Es que alguien duda de que este es el peor escenario posible para la mayoría de la población?

Tenemos la oportunidad de impedirlo. Muy por encima de la posición ante las fuerzas que deben formar gobierno, o de las diferencias con sus programas, todos los progresistas, todas las personas que rechazan los recortes y quieren ampliar la democracia o erradicar la corrupción, deben apoyar un gobierno PSOE, Unidos-Podemos y Ciudadanos.

Sí se puede. Somos mayoría, en votos y escaños, los que rechazamos los recortes, queremos acabar con la corrupción o defendemos las libertades. ¿Por qué tenemos que aceptar un nuevo gobierno del PP que se va a enfrentar a los deseos y demandas de la mayoría de la población?

Un gobierno PSOE, Unidos-Podemos y Ciudadanos crearía mejores condiciones para enfrentar la lucha contra la reforma laboral o los tijeretazos en sanidad, por la defensa de las libertades democráticas frente a la “ley Mordaza” o ante la agresión a la educación pública que supone la Ley Wert.

Cuando Pablo Casado, vicesecretario de comunicación y figura emergente del PP, valoró el pacto entre PSOE y Ciudadanos afirmó que “lo Lo peor de todo es que el acuerdo lo que engloba es una derogación de toda nuestra política…, la reforma laboral, la ley de Seguridad Ciudadana, la reforma educativa”.

La incorporación de Unidos-Podemos a ese pacto para formar un gobierno alternativo al PP reforzaría el combate contra los recortes.

Este es el camino. Hay mayoría. Sí se puede.

Por un gobierno PSOE, Unidos-Podemos, Ciudadanos contra los recortes y por la regeneración democrática.

Deja una respuesta