La subida de impuestos de Zapatero

Un atraco de 30.000 millones

El atraco a la población está consumado, y ya tiene cifras: 30.000 millones que saldrán de la mayor subida de impuestos de la historia democrática española. En 1992, Carlos Solchaga desarboló nuestros bolsillos con un incremento de los tributos que suponí­a el 0,5% del PIB. La subida que prepara Zapatero significará… ¡el 1,5% del PIB! Esta es la magnitud del robo.

Sobreasando todos los límites de la desfachatez, Zapatero justifica el sablazo fiscal a la población argumentando que “todos debemos hacer un esfuerzo de solidaridad para mantener la protección social”.Una cosa es que nos atraquen, y otra que nos tomen por tontos. La única razón de la subida de impuestos es la de tapar el inmenso agujero que en las cuentas públicas han dejado los multimillonarios planes de rescate, que ya han regalado a la banca 190.000 millones del erario público, y que tienen en la reserva 150.000 millones más.¿Pero qué protección social hay que mantener, señor Zapatero? Durante sus años de gobierno se ha producido el mayor trasvase de rentas desde el trabajo al capital. Las rentas del trabajo han perdido casi cuatro puntos del PIB a favor del capital, situándose en el nivel más bajo de nuestra historia y en el más bajo de Europa.¿Y quién pagará la factura?Zapatero ya ha anunciado que subirán los impuestos indirectos, los más reaccionarios puesto que pagamos fundamentalmente los trabajadores cuando consumimos. Se anuncia incluso un incremento del IVA, que volverá a cargarse sobre las rentas del trabajo. Y la cacareada subida de impuestos “a las rentas del capital” es en realidad un endurecimiento de la tributación sobre el ahorro de las familias y las pymes.Todos pagaremos la subida de impuestos… todos menos las grandes fortunas del país, que tienen el botín protegido en vehículos como las sicavs o los fondos de inversión -que pagan un miserable 1% de impuestos o están exentos de tributos-.Zapatero ya ha anunciado que los privilegios fiscales de la oligarquía se mantendrán. Valiente “política fiscal progresista”.Hace unos años Zapatero anunció que “bajar los impuestos es de izquierdas”. E inmediatamente se puso a bajar los impuestos… a los bancos y monopolios. Acabó con el impuesto de patrimonio, mejoró el tratamiento fiscal de las grandes fortunas, redujo el tipo máximo del IRPF, el que pagan los más ricos…Y ahora, cuando el Estado necesita dinero para pagar los planes de rescate bancarios, nos pasa la factura, como un moderno recaudador de impuestos feudal, al conjunto de la población.Si quiere subir los impuestos, ¿por qué no hace lo mismo que en Inglaterra, no precisamente una meca del izquierdismo, donde se ha establecido un nuevo tramo del 50% para los contribuyentes de mayor renta?Se carga de nuevos impuestos a la población, y mientras el Estado -gobierno central, comunidades, ayuntamientos…- sigue despilfarrando el dinero público en gastos suntuarios e innecesarios. Y cuando se produce a un recorte de gastos, Zapatero, lejos de reducir el gigantesco aparato burocrático, comienza por ¡reducir un 37% la inversión en I+D! precisamente uno de los puntales para alcanzar un cambio de modelo económico que nos saque de la crisis.Planes de rescate bancarios multimillonarios, despilfarro del dinero público en la administración… y subida de impuestos para todos. Y mientras, el país se hunde todavía más.El último informe de Bruselas anuncia que la economía española decrecerá este año todavía más de lo que se pensaba -un 3,7% frente a las anteriores previsiones del 3,2%-, y será el último país de la UE en salir de la crisis.Para Bruselas, la razón está en la lentitud que está mostrando la economía española para absorber "el ajuste de los desequilibrios acumulados durante los últimos diez años", léase excesivo peso del ladrillo, déficit y una alta dependencia de la financiación exterior. Es decir, en las imposiciones que han hecho posible una gigantesca expansión de bancos y monopolios, incrementando al mismo tiempo la debilidad y dependencia de la economía española.El país, los trabajadores, las pymes, estamos pagando la factura de la expansión de la oligarquía, primero en los años de bonanza, y ahora en época de crisis, colocando todos los recursos del país a disposición del rescate bancario.El sometimiento del rumbo del país a las exigencias e intereses de la oligarquía -en esto consiste la sustancia de la política de Zapatero- nos ha traído hasta aquí, y es uno de los principales obstáculos para salir de la crisis.Ya va siendo hora de cambiarlo.

Deja una respuesta