Tres años de lucha por un gobierno de progreso

La alternativa de un gobierno de progreso impulsada por Recortes Cero ha estado presente en la escena política durante tres años, porque era y es fruto de la voluntad de la mayoría social.

Julio Cebrián

Finalmente, el gobierno de Rajoy ha terminado. Pero podría haber acabado mucho antes, dando paso al cambio de rumbo y de políticas que desde 2015 la voluntad mayoritaria de las urnas viene expresando.

El doble combo electoral del 20 de diciembre de 2015 y del 26 de junio de 2016 acabó dando la llave de la Moncloa a Rajoy. Pero aunque el PP fue la lista más votada, esa no era la voluntad mayoritaria expresada en las urnas. Tanto el 20D como el 26J, la mayoría social votó por un cambio de gobierno y de políticas.

Tres fuerzas con diferente signo político recogieron esa voluntad de cambio y regeneración democrática, el PSOE, Unidos Podemos y sus confluencias A la Valenciana, En Comú Podem y En Marea, junto a Ciudadanos. Todos ellos sumaron 13,6 millones de votos. Casi el doble de los obtenidos por el PP, y 188 escaños.

Una mayoría social votó en contra de un gobierno de derechas que había traído el empobrecimiento y el incremento de las desigualdades; el retroceso en importantes conquistas sociales; la pérdida de libertades; el avance de la corrupción y la degeneración de la democracia.

Por eso, desde principios de 2016, Recortes Cero -un movimiento social y político que integra a más de 20 organizaciones- lanzó la campaña “Por un gobierno de progreso: por un acuerdo de PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos”, como la opción que mejores condiciones podía crear para hacer avanzar las exigencias populares y obstaculizar el proyecto de saqueo, recortes y empobrecimiento que pesa sobre nuestro país.

No hay tres sin cuatro

Desde entonces, periódicamente se han abierto oportunidades para implementar esta alternativa. Tres veces se ha presentado la posibilidad real de un gobierno de progreso y regeneración democrática. Y aunque esas tres veces los centros de poder y los aparatos han reaccionado para impedirla a toda costa, lo cierto es que nunca en estos tres años ha dejado de estar presente.

La primera vez fue en el interludio entre las dos elecciones generales (2015-2016) y en los meses posteriores al 26J. Pero la posición de Pedro Sánchez, que se empeñó en el “No es No” a Rajoy y que intentó repetidas ocasiones acercar a Podemos y a Ciudadanos a una solución para gobernar, se vió truncada con el “golpe de Estado” interno a manos de los barones y el aparato felipista, que le obligaron a cesar como secretario general.“Tanto el 20D como el 26J, la mayoría social votó por un cambio de gobierno y de políticas”

En marzo de 2017, tras el escándalo de corrupción del presidente murciano, Pedro Antonio Sánchez, se abrió de nuevo una posibilidad de que un acuerdo entre PSOE, Podemos y Cs desalojara al PP en la Región de Murcia. No pudo ser: la dimisión del imputado presidente murciano y su sustitución por un delfín de paja, contentó a Ciudadanos.

La tercera oportunidad se ha dado muy recientemente con el caso MásterGate de Cristina Cifuentes. Durante semanas, la moción de censura de Ángel Gabilondo, apoyada por Podemos y ante la que Cs vacilaba, fue una posibilidad más que real. Pero todo acabó con la sorpresiva aparición de un vídeo de 2011 en la que se veía a Cifuentes hurtando unas cremas de un centro comercial. De nuevo una salida a la murciana abortó la posibilidad del gobierno de progreso.

Pero no hay dos sin tres, ni tres sin cuatro. Poco más de un mes después, y por caminos distintos, una moción de censura ha colocado a Pedro Sánchez en la Moncloa con el apoyo de Unidos Podemos. Ciudadanos se ha opuesto a la moción, pero no tiene por qué oponerse a la gestión de Sánchez.

Recortes Cero sentando bases para ese camino

Desde el principio, Recortes Cero ha ido trabajando y contribuyendo a sentar las bases para que pudiera avanzar la alternativa de gobierno de progreso. Recortes Cero ha publicado siete manifiestos diferentes, 17 páginas en tres periódicos diferentes. Tanto después de las elecciones del 26 J como para la situación creada en la Región de Murcia. Ha cosechado el apoyo de cientos de destacadas personalidades del mundo de la cultura o de la política, con nombres tan destacados como el pintor Antonio López, el humorista gráfico Forges, escritores como Juan José Millás, cineastas como Fernando Colomo o representantes políticos como Gaspar Llamazares, Cristina Almeida o Joan Baldoví (diputado de Compromís). Todos ellos junto a un nutrido respaldo de cientos de organizaciones de la sociedad civil y de miles de cuadros y ciudadanos conscientes y logrando una notable repercusión mediática en informativos y tertulias prime time (La Sexta Noche, Al Rojo Vivo…).

La exigencia de un gobierno de progreso que acabe con los recortes, emprenda la regeneración y defienda la unidad también ha tenido su plasmación en varias concentraciones delante del Congreso de los Diputados defendiendo esta alternativa, actos que han recibido el apoyo de diferentes líderes políticos, entre ellos el propio Pedro Sánchez que tuiteó en agradecimiento a los firmantes del manifiesto “Por un Gobierno de Progreso” del 26 de julio.“Periódicamente se han abierto oportunidades para esa alternativa. Tres veces se ha presentado la posibilidad real de un gobierno de progreso y regeneración democrática. Ha sido a la cuarta”

Recortes Cero ha trabajado por que se abriera el camino del entendimiento entre las fuerzas políticas que -desde sus diferencias programáticas y sus diferentes posiciones ideológicas- apuestan por el cambio y la regeneración democrática.

Finalmente el gobierno de Rajoy ha sido desahuciado. Se ha abierto la posibilidad de un gobierno que ofrezca mejores condiciones para el avance de los intereses populares, como venían defendiendo los manifiestos impulsados por Recortes Cero “revierta los recortes, defienda la sanidad y la educación pública, los derechos laborales, la cultura, la ciencia y el medioambiente, que proteja a los autónomos, ayude a las pymes y cree empleo”.

Deja una respuesta