Terremoto en Ecuador

Toda la solidaridad con Ecuador

El pasado 16 de abril, a las 18:58 (hora local), un terremoto de 7,8 grados en la escala de Ritcher -el séptimo seismo más potente en 20 años en América Latina- golpeaba Ecuador, con epicentro entre los balnearios costeros de Cojimí­es y de Pedernales (norte), en la provincia de Manabí­ y cerca de Esmeraldas, donde también se sintió el impacto de las réplicas. Vaya desde estas páginas nuestra más completa solidaridad con el pueblo hermano de Ecuador.

La última cifra oficial es de 655 muertos y 4.605 heridos, 20.503 personas albergadas, 805 edificios destruidos, 608 edificaciones afectadas y 146 escuelas afectadas. Una catástrofe natural que ha sacudido el país andino, que es 20 veces más fuerte y que liberó más energía que el producido en Japón el día anterior. El seismo ha dañado gravemente la provincia de Manabí, la más devastada por 135 réplicas en la zona de Pedernales, lugar del epicentro.

El presidente Rafael Correa -que en el momento de la tragedia se encontraba en Roma y volvío inmediatamente a Ecuador- llamó a la unidad nacional del país y firmó un decreto de excepción y movilización nacional para enfrentar las consecuencias del movimiento telúrico más grave que ha vivido su nación desde 1979. Además de las irreparables pérdidas humanas, los daños materiales se estiman en 3.000 millones de dólares, un 3% del PIB, un grado de destrucción comparable a un conflicto bélico. “Habrá que reconstruir Pedernales, Portoviejo, Manta… Eso tomará meses, años”, ha dicho el presidente. “Grandes las tragedias, los desafíos aún más, pero más grande es la fuerza del pueblo ecuatoriano. Inmenso el dolor pero aún mayor es el espíritu de nuestro pueblo”, dijo un Correa emocionado.

Ecuador ha recibido de inmediato la solidaridad de toda América Latina y de varios países europeos, entre ellos España, que ha enviado medio centenar de efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), 44 militares y 12 bomberos. Junto a ellos han llegado más de 400 especialistas en rescate procedentes de Venezuela, Colombia, Chile, Perú, El Salvador, Cuba, Bolivia, México, junto con ayuda argentina y brasileña. 900 carpas de la Unión Europea han llegado al cierre de la edición.

Deja una respuesta