Elecciones autonómicas y municipales 24-M

Segundo asalto de una batalla todaví­a por decidir

Las elecciones autonómicas y municipales del próximo 24 de mayo serán el segundo asalto de una batalla que va a decidir una nueva correlación de fuerzas polí­tica en España.

El primer asalto fueron las elecciones andaluzas. Allí, unos perdieron y otros ganaron.

Perdió el bipartidismo, que se ha dejado en Andalucía 1,4 millones de votos desde 2.008, más de un tercio de los que antes tenía.

El PP se ha desplomado. Pero -a pesar de la propaganda que nos sitúa a Susana Díaz como triunfadora de las elecciones- el PSOE ha cosechado los peores resultados en Andalucía, su principal feudo. “Trabajar para que Recortes Cero, con la vista puesta en las generales, se convierta en un referente de la izquierda social, del 90% que se enfrenta a los recortes”

La última de las encuestas publicadas -por El Periodico de Cataluña- confirma el desplome del bipartidismo en toda España.

El PP perderia 80 diputados, casi la mitad de los que ahora tiene. Y el PSOE dejaría de ser la segunda fuerza política, superado por Podemos.

Para el PP el precio a pagar por estar gestionando el proyecto hegemonista de intervención y saqueo contra el 90% puede ser demasiado caro. La caída del bipartidismo amenaza con hacer perder al PP buena parte del poder territorial que ahora tiene. Lo que ya está provocando serias desaveniencias internas, cuando hace muy poco tiempo el PP parecía un bloque monolítico sin fisuras.

Mientras que para el PSOE se demuestra que lejos de recoger el descontento hacia el PP, el liderazgo de Pedro Sánchez, más sumiso a los dictados del FMI o la UE que González o Zapatero, le hace perder todavía más votos que Rubalcaba.

Todo lo que sucede en España está determinado por la ejecución de un proyecto hegemonista, con sede en Washington y en Berlín, que busca la intervención y el saqueo sobre nuestro país.

Lejos de haber desaparecido, ese saqueo exterior es estructural, ha venido para quedarse. Se han “flexibilizado” los plazos, aplazando hasta 2.016 la nueva oleada de recortes. Para intentar “apuntalar” a un bipartidismo en crisis.

El hegemonismo y la oligarquía intenta “encauzar” la irrupción del viento popular contra los recortes. Ofreciendo un “cuatripartito” donde tengan cabida Podemos y Ciudadanos, a cambio de encuadrar por la izquierda y la derecha el descontento popular dentro de unos límites aceptables.

Pero la realidad le plantea cada vez más problemas. El desplome del bipartidismo es demasiado acelerado. Y las bases de Podemos o Ciudadanos imponen “líneas rojas” y dificultan su integración en un nuevo modelo que garantice un dominio político estable para el hegemonismo y la oligarquía.

A día de hoy todo esta por decidir. Y el pueblo español tenemos mucho que decir.

Hemos provocado la caída del bipartidismo, hemos impulsado un viento popular y patriótico que se expresa cada vez con más fuerza… Pero no es suficiente.

Una de las consecuencias más importantes de los resultados de las andaluzas, y previsiblemente de las autonómicas y municipales de mayo, es que van a poner cada vez más sobre el tapete la necesidad de avanzar hacia la unidad como condición indispensable para acabar con los recortes y el bipartidismo.

Y de ahí la justeza y la necesidad de presentarnos como agrupación de electores en las elecciones autonómicas y municipales. Trabajando para que Recortes Cero, con la vista puesta en las elecciones generales de noviembre, se convierta en un referente de la izquierda social, del 90% que se enfrenta a los recortes y de la exigencia de unir toda esa fuerza en un Frente Amplio de unidad por la redistribución de la riqueza, la ampliación de democracia y la defensa de la soberanía nacional.

Acumular fuerzas en torno a la linea y alternativa que representa Recortes Cero, haciendo que gane apoyos allí donde se presente es una tarea de primer orden en los próximos meses.

Deja una respuesta