Se requiere un liderazgo norteamericano

También tiene que evitar una nueva crisis en sus propias relaciones con ambos paí­ses. El tono de enfado en los comentarios del primer ministro Recep Tayyip Erdoğan el martes durante su muy publicitado discurso en el Parlamento no son algo que Washington pueda dejar de lado como “mera retórica”.

Haciéndose eco en su observación del ex residente George W. Bush "o están con nosotros o con los terroristas", Erdogan dijo que quien trate de justificar la sangrienta operación israelí contra la flotilla civil encaminada hacia Gaza "tomará partido con el crimen." Teniendo en cuenta esto, no puede haber ninguna duda de que las declaraciones de Erdogan estaban calculadas. Todo esto está ocurriendo en un momento en que las relaciones entre Turquía y los Estados Unidos ya están tensas por el programa nuclear de Irán (TURKEY DAILY NEWS) THE WASHINGTON POST.- El problema más difícil en las primeras horas de la crisis es el tratamiento a Turquía, cuyos líderes calificaron la incursión del comando como un ataque pirata contra ciudadanos turcos. En una larga entrevista telefónica entre el Presidente Obama dijo al primer ministro Recep Tayyip Erdogan que "tenemos que encontrar una solución" para el problema humanitario de Gaza, según un funcionario de EEUU. La administración Obama merece crédito por su trabajo de reparación en los primeros días después del ataque de Gaza. Pero este es otro ejemplo de cómo la administración se ve obligada a reaccionar ante acontecimientos que mejor debería haber tratado de controlar DIARIO DEL PUEBLO.- En el terreno económico, China puede desarrollar los intercambios económicos y comerciales sobre la base de igualdad y beneficio mutuo con estos países. Incluso se puede pasar por alto la habitual ojeriza estadounidense cuando nota que otros fomentan actividades económicas en los países de la zona. No olvidar que en tiempos pasados EEUU recurrió a tácticas similares para competir primero y luego sacar del juego a una Europa venida a menos. Al abordar los problemas políticos (incluido el tema militar), China debe comenzar por tomar en cuenta sus relaciones con EEUU y sus vínculos con América Latina, es decir, no hay porqué perjudicar unas ni desafiar las otras. A la hora de diseñar su diplomacia hacia la región latinoamericana, la premisa de China debe, en todo momento, pensar con cabeza fría. Turquía. Turkey Daily News Se requiere un liderazgo norteamericano Semih Idiz El último intento fallido de Israel en mostrar su determinación en contra de los activistas pro-Palestina que se dirigían a Gaza es un asunto que también ha llevado de cabeza al presidente de los EEUU, Barack Obama. Washington está ahora en la incómoda posición de tener que hacer un acto de equilibrio sutil para reducir las tensiones entre Turquía e Israel, dos aliados clave. También tiene que evitar una nueva crisis en sus propias relaciones con ambos países. El tono de enfado en los comentarios del primer ministro Recep Tayyip Erdoğan el martes durante su muy publicitado discurso en el Parlamento no son algo que Washington pueda dejar de lado como "mera retórica". Haciéndose eco en su observación del ex presidente George W. Bush "o están con nosotros o con los terroristas", Erdogan dijo que quien trate de justificar la sangrienta operación israelí contra la flotilla civil encaminada hacia Gaza "tomará partido con el crimen." El ministro de Relaciones Exteriores Ahmet Davutoglu dijo a los periodistas en Washington a la misma hora que la respuesta de EEUU a la operación israelí era "una decepción para Turquía". Teniendo en cuenta esto, no puede haber ninguna duda de que las declaraciones de Erdogan estaban calculadas. Todo esto está ocurriendo en un momento en que las relaciones entre Turquía y los Estados Unidos ya están tensas por el programa nuclear de Irán. Una crisis cuyo fondo no se ha resuelto todavía. Ankara y Washington todavía están en ondas muy distintas con respecto a las posibles sanciones contra Irán. La reunión de emergencia entre el Sr. Davutoglu y la secretaria de Estado Hillary Clinton prevista para el martes fue necesariamente interesante, por decir lo menos, y posiblemente tensa. Parece, sin embargo, que las partes llegaron a un entendimiento general sobre asuntos críticos, incluso si difieren en aspectos específicos. Los comentarios del Sr. Davutoglu en el aeropuerto a su regreso a Turquía el miércoles reflejaron claramente esto. Las declaraciones emitidas por Ankara y Washington después que el presidente Obama y el primer ministro Erdogan sostuvieran una conversación telefónica durante el día también reflejaron un tono moderado Varias agencias de información reportaron que fue poco después de haber empezado estas conversaciones que Israel decidió deportar a cientos de activistas detenidos, la mayoría de ellos ciudadanos turcos, sin hacer más preguntas o tomar acciones legales. No cabe duda de que el gobierno de Netanyahu se vio obligado a hacerlo por Washington. Sobre todo teniendo en cuenta todas las desafiantes observaciones de Israel el día anterior sobre este tema, parece claro que por primera vez su aliado más cercano le presentó a Israel pocas opciones para actuar. Por supuesto, es un secreto a voces que, desde su propio punto de vista, Estados Unidos está obligado, debido a una serie de razones prácticas, para respaldar a Israel pase lo que pase. Pero también está claro que en Washington se está agotando la paciencia con el actual gobierno israelí, que ha sacudido el barco más de una vez a la administración Obama. Por lo tanto, se puede suponer que las discusiones entre Estados Unidos y las administraciones israelíes después del incidente en el Mediterráneo oriental fueron un tanto tensas. Como Davutoglu dijo durante su conferencia de prensa en el aeropuerto, había transmitido a la parte estadounidense el simple hecho de que si Israel no liberaba de inmediato a los activistas que tenía como rehenes, a continuación, Turquía estaba decidida a adoptar todas las medidas necesarias para hacer regresar a sus ciudadanos. No especificó cuáles eran estos pasos cuando se le preguntó, prefiriendo indicar que la evolución posterior los había hecho irrelevante. Pero estaba claro en la cadena de acontecimientos que siguieron a la advertencia que se hizo al lado americano, que éste aplicó claramente su presión sobre Israel para evitar una escalada que estaba obligado a evitar que se le escapara de las manos. También quedó claro por el tono general de Davutoglu, resuelto, pero mucho más razonable si se compara con el discurso del Primer Ministro Erdogan en el Parlamento, que la secretaria de Estado Hillary Clinton había convencido a la parte turca para calmarse y pensar las cosas de manera razonable y realista antes de actuar. Washington está aquí, por supuesto, en la cuerda floja. Públicamente tiene que aparecer como pro-israelí, pero tendrá que trabajar mucho más entre bambalinas para calmar una situación que ha enviado ondas de choque por todo el mundo, y particularmente al mundo islámico. Esto implicaba, claro está, inclinarse hacia el lado israelí un poco más de lo que ha sido el caso hasta la fecha, para que el esfuerzo fuera creíble a ojos de la comunidad internacional. Después de la agresión a Washington durante el viaje el vicepresidente Joe Biden a ese país el año pasado, existe la percepción en todo el mundo que Israel puede insultar abiertamente a Estados Unidos y salirse con la suya todo el tiempo. Esto obviamente no es una imagen que los funcionarios estadounidenses quieran ver. la elección del presidente Obama levantó olas de optimismo difundidas por Oriente Medio, así como por muchas partes del mundo. El único país que se mostró abiertamente insatisfechos por la victoria de Obama en su momento fue Israel. Tal y como van las cosas en esta ecuación, puede revertirse en detrimento de los intereses de EEUU. Mientras que Washington puede haber ayudado a difuminar la crisis inmediata entre Turquía e Israel esta semana, los trabajos de reparación real vendrán más adelante. Es obvio que esto también requiere poner el proceso de paz en Oriente Próximo en la agenda, mientras que al mismo tiempo se aborda la difícil situación de los palestinos en Gaza. Esto va a requerir un enfoque mucho más imparcial en la región. Pero cuando miramos el panorama en la actualidad es evidente que la imagen de "Israel-Estados Unidos frente a todo el mundo" es de nuevo ascendente. Este es el desafío, por tanto, del Sr. Obama. La pregunta es ¿será capaz de salvar la imagen positiva que creó para su país después de su elección? Cabe recordar que eligió a Turquía como uno de sus primeros puertos de escala, y los cálidos mensajes de amistad y cooperación con el mundo islámico enviados desde aquí. Tiene que basarse en lo que queda de la atmósfera positiva creada por este mensaje antes de que desaparezca totalmente, con el fin de que el mundo sea un lugar más seguro para todos. Inevitablemente, esto requerirá un liderazgo de América. TURKEY DAILY NEWS. 3-6-2010 EEUU. The Washington Post EEUU debe seguir presionando a Israel para una solución en Gaza David Ignatius La administración Obama, atrapada entre dos aliados durante esta semana de crisis, ha dado señales a Israel y Turquía de que el bloqueo de Gaza se debe aflojar para permitir que más ayuda humanitaria llegue a la población palestina. Desde las primeras noticias de la mañana del lunes sobre el ataque de un comando israelí contra una flotilla de barcos de socorro turcos, la Casa Blanca ha estado tratando de equilibrar los intereses de dos amigos irritables. El objetivo inmediato, dijo un funcionario de alto nivel, ha sido el de "desactivar la electricidad del momento" liberando a los pasajeros de los barcos y aprobar una resolución de la ONU llamando (en un lenguaje difuso) a una investigación del ataque. Más allá de la gestión de crisis, los funcionarios del gobierno han comenzado a instar a Israel a utilizar este incidente para desenredar el lío de Gaza. La esperanza de los funcionarios de EEUU es que Israel actuará por su cuenta, antes de que la condena internacional crezca con más fuerza o aparezca cualquier otra prueba mas ruidosa sobre el convoy de socorro o el bloqueo. "La apertura humanitaria no es lo suficientemente amplia", argumenta el funcionario de EEUU. "Tenemos que convencer a los israelíes que no todo se puede convertir en un arma." El equipo de Obama reconoce que Israel actuará en su propio interés, pero quiere que Jerusalén considere también los intereses de EEUU. La administración ha comunicado a un nivel superior su temor de que los israelíes a veces "se preocupan por sus intereses, pero no por los nuestros." Este mensaje de advertencia –que Israel debe actuar como un socio más confiable y responsable– puede ser el más importante transmitido esta semana. Una cuestión sobre la que la administración cree que Israel se beneficiaría con una visión más de futuro es la investigación del incidente. Israel ha alegado que se trata de un asunto puramente interno de los militares israelíes, cuyas operaciones para hacer cumplir el bloqueo de Gaza eran legales y apropiadas. Pero desafiando las peticiones de una investigación internacional, los israelíes crean su propio aislamiento. "Ellos tienen un problema de imagen, un problema de percepción", dice un funcionario de EEUU. La Casa Blanca espera que los israelíes aprueben algún mecanismo de investigación internacional, tal vez una propuesta francesa de investigación por el Comité Internacional de la Cruz Roja. El gobierno cree que tal medida sería en interés de Israel. El problema más difícil en las primeras horas de la crisis es el tratamiento a Turquía, cuyos líderes calificaron la incursión del comando como un ataque pirata contra ciudadanos turcos. La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton y el general Jim Jones, el asesor de seguridad nacional, se reunieron con el canciller turco Ahmet Davutoglu. Luego vino una larga entrevista telefónica entre el Presidente Obama y el primer ministro Recep Tayyip Erdogan. Obama dijo a Erdogan que "tenemos que encontrar una solución" para el problema humanitario de Gaza, según un funcionario de EEUU. Se dice que Erdogan estuvo de acuerdo con el presidente en que una buena relación entre Israel y Turquía es crucial para la estabilidad regional, y que Turquía no quiere ver una mayor degradación. La administración Obama merece crédito por su trabajo de reparación en los primeros días después del ataque de Gaza. Pero este es otro ejemplo de cómo la administración se ve obligada a reaccionar ante acontecimientos que mejor debería haber tratado de controlar. El enfrentamiento de Gaza se ha desarrollado durante semanas, informes de funcionarios de la administración advirtieron a Israel sobre movimientos provocativos, pero no con el suficiente énfasis como para influir en ellos. Los funcionarios de EEUU no previeron la operación del comando en parte por no espiar a un aliado clave. Del mismo modo, la Casa Blanca de Obama ha estado demasiado a la defensiva en sus relaciones con Turquía. Un claro ejemplo de esta deriva diplomática es el esfuerzo de mediación de Turquía con Irán para revivir el plan de octubre para el enriquecimiento de uranio en el extranjero. Davutoglu pensaba que contaba con la bendición de Obama para su diplomacia de ida y vuelta, y la Casa Blanca estaba al corriente. Pero cuando Turquía y Brasil anunciaron que habían conseguido el acuerdo, el gobierno hizo el equivalente diplomático de encogerse de hombros, y siguió adelante con los planes de sanciones de la ONU. Uno de los secretos perversos de la diplomacia en Medio Oriente es la importancia de ensillar dos caballos a la vez. En el apogeo de las mediaciones de Henry Kissinger, los norteamericanos fueron maestros supremos en jugar a ambos lados de la calle. Obama ha estado hablando de la participación y la mediación, pero sin mucho que mostrar. En cambio, la administración ha estado respondiendo a los acontecimientos en lugar de conducirlos. Eso no va a funcionar. Como el ex embajador Chas. W. Freeman dice en su colección de aforismos, "Diccionario del diplomático": "Si no estás en la mesa, es que estás en el menú." THE WASHINGTON POST. 4-6-2010 China. Diario del Pueblo ¿Qué debe hacer China ante el el avance de la izquierda en Latinoamérica? Zhang Jiazhe Desde fines del siglo pasado hasta la fecha, 12 partidos izquierdistas de América Latina han ganado las elecciones y asumido al poder. Esta coyuntura ha sido motivo de alborozo para no pocos chinos, que han percibido en el advenimiento de la izquierda en esa región geográfica el último clavo en el ataúd del “consenso de Washington” y el neoliberalismo, luego de que ambos quedaran condenados por los pueblos latinoamericanos en medio del reciente fervor izquierdista. Sin embargo, en los últimos años, no han faltado países latinoamericanos donde gobierna la izquierda que han enarbolado repetidamente el garrote “anti-dumping” contra China, asestando duros golpes a las exportaciones del país asiático hacia esa zona. Esto ha sucedido incluso en aquellas naciones que han reconocido la condición de China como economía de mercado. Por otra parte, estos países siguen manteniendo estrechas relaciones con Estados Unidos, cuyas posiciones en el tema de derechos humanos han respaldado mediante votos en foros internacionales. Algunos de ellos han mantenido altos precios para la adquisición del mineral de hierro. Ante esta situación, los chinos nos quedamos perplejos, preguntándonos qué ocurre con estos países. Tomando en cuenta los altibajos por los que ha atravesado América Latina durante un período bastante prolongado de su historia, resulta lícito concluir que la actual emergencia de la izquierda en esa área no pasa de ser una nueva oscilación del péndulo del reloj histórico hacia la siniestra, y que las múltiples oscilaciones que han caracterizado a este péndulo son consustanciales a la zona, en su tránsito de los regímenes dictatoriales a los democráticos; de las juntas militares a las administraciones civiles; de los períodos de privatización a las campañas de nacionalización; del proteccionismo a la apertura; de los gobiernos izquierdistas a los derechistas; o del “socialismo” (a la usanza latinoamericana) al capitalismo. En los 200 años transcurridos desde que la mayoría de estos países declararon su independencia de España y Portugal, la región ha vivido oscilando entre extremos. Es por ello que no resulta aconsejable albergar demasiadas esperanzas por el actual rumbo de los acontecimientos, ni colocar demasiado alto el listón de las expectativas. Desde luego, China debe aprovechar la oportunidad en todo lo que resulte conveniente. Entre los 12 países bajo el liderazgo de la izquierda, hay un grupo que se pueden considerar “radicales” (Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua en cierto grado, que han formado una “alianza contra EEUU”) y otro de “moderados”. Estos últimos no tienen diferencias significativas y esenciales con los no izquierdistas, pues tienden más hacia el nacionalismo y el populismo con peculiaridades latinoamericanas, e incluso evidencian ciertas posturas del socialismo cristiano. A estos países se les debe deparar igual trato que a los no izquierdistas, partiendo de iguales principios diplomáticos y leyes económicas. No hay necesidad de diferenciarlos atendiendo a sus tintes ideológicos. El autor de este artículo cree que se puede persistir en el principio de “separar la política de la economía” al tratar con los países izquierdistas “radicales”. En el terreno económico, China puede desarrollar los intercambios económicos y comerciales sobre la base de igualdad y beneficio mutuo con estos países. Incluso se puede pasar por alto la habitual ojeriza estadounidense cuando nota que otros fomentan actividades económicas en los países de la zona. No olvidar que en tiempos pasados EEUU recurrió a tácticas similares para competir primero y luego sacar del juego a una Europa venida a menos. Al abordar los problemas políticos (incluido el tema militar), China debe comenzar por tomar en cuenta sus relaciones con EEUU y sus vínculos con América Latina, es decir, no hay porqué perjudicar unas ni desafiar las otras. A la hora de diseñar su diplomacia hacia la región latinoamericana, la premisa de China debe, en todo momento, pensar con cabeza fría. DIARIO DEL PUEBLO. 3-6-2010

Deja una respuesta