Privatización sanitaria

Sanidad made in USA

Ha salido a la luz el pacto secreto entre el Banco Santander y uno de los principales fondos de inversión sanitarios de EEUU para la venta del principal grupo sanitario privado español concesionaria de la administración pública: Ribera Salud.

Ribera Salud es el grupo pionero en el hibridaje público-privado en la sanidad. Grupo formado en la Comunidad Valenciana durante los gobiernos del PP, forjó el llamado “modelo alzira” para la privatización de la sanidad. Grupo que gestiona la salud de un millón de valencianos y extiende sus inversiones en Madrid y Perú, actualmente factura 500 millones de euros al año pero en sus primeros pasos tuvo que ser rescatado con ingentes recursos públicos, o sea, del bolsillo de los valencianos.El capital norteamericano está tomando posiciones en la sanidad española.

Desde estas páginas hemos seguido con especial atención la expropiación del tejido sanitario español a manos de los fondos norteamericanos. Su penetración en España parece pactada políticamente.

2014 fue el año de la Marea Blanca, el año en que se paralizó la privatización directa de 6 hospitales madrileños a manos de grandes grupos, como Sanitas, Ribera Salud o HIMA San Pablo, pertenecientes a grandes capitales anglo-americanos. “Es en torno a Ribera Salud donde podemos ver la conexión directa entre el asalto al sistema financiero de la Troika y la venta de la sanidad a estos fondos norteamericanos”

En 2015 la privatización hacia estos grupos ha fluido encubierta en el trasvase de enfermos y servicios desde hospitales públicos hacia estos hospitales privados bajo la bandera del plan de choque contra las listas de espera.

Especialmente en Catalunya, el grupo Quirón-Salud, perteneciente al fondo norteamericano CVC Partners (antiguo grupo Capio o IDC-Salud) ha multiplicado sus beneficios desde 2008 gracias a los convenios con la Generalitat catalana.

Pero es en torno a Ribera Salud donde podemos ver la conexión directa entre el asalto al sistema financiero de la Troika y la venta de la sanidad a estos fondos. El anterior propietario de Ribera, Bankia, se vio obligado a deshacerse de su inversión por las condiciones puestas en el memorandum a raíz del rescate de la banca española. Estas condiciones obligaban a la desinversión en cualquier actividad que no fuera estrictamente bancaria de las entidades receptoras del rescate.

El nuevo propietario de Ribera Salud, el Banco Sabadell, comparte la propiedad con el fondo de inversión norteamericano Centene, a quién venderá, según un pacto secreto (desvelado por el periódico elconfidencial.com) su parte en los próximos años.

El fondo Centene es uno de los principales beneficiarios de la reforma sanitaria de Obama en EEUU, como concesionaria de los presupuestos federales para llevar adelante la asistencia sanitaria de los más desfavorecidos. Recordemos que en lo principal la sanidad en EEUU es privada.

Estos grandes fondos anglo-americanos están tomando posiciones para la gran ofensiva liberalizadora que supondrá la firma del TTIP dentro de dos años. Una ofensiva ante la que ningún gobierno ni órgano judicial nacional podrá oponerse bajo la amenaza de fuertes sanciones.

No es posible abogar por una sanidad pública sin hacer frente a la pérdida de soberanía nacional del país. El crecimiento de estos grupos es posible gracias a las mismas instituciones que degradan la sanidad pública y justifican en ello el trasvase de enfermos y servicios hacia los privados. Las mismas que han sometido al país entero a las exigencias e intereses de los grandes capitales detrás de la Troika.

Deja una respuesta