Las propuestas de subidas del IRPF y del impuesto de sociedades

Revertir el atraco fiscal para redistribuir la riqueza

En las conversaciones para negociar unos nuevos presupuestos se han planteado propuestas que apuntan a una subida del IRPF a las rentas más altas, y a un incremento del impuesto de sociedades, el que abonan grandes bancos y monopolios por sus beneficios.

Son todavía propuestas, y no sabemos en qué cristalizarán. Pero manifiestan el avance de una exigencia para que paguen más los que más tienen.

El atraco a la población no solo se ha manifestado en rebajas salariales o recortes sociales. También en una política fiscal que ha obligado a trabajadores o pymes a pagar más impuestos, mientras grandes bancos o al capital extranjero pagaban menos o incluso no pagaban nada.

Este es un debate que nos interesa. Porque la política fiscal debe ser un instrumento de redistribución de la riqueza.

La subida del IRPF a quien cobra más de 10.000 euros mensuales

Mucho menos del 1%

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha afirmado “haber llegado a un acuerdo con el PSOE para subir el IRPF a los que cobren más de 10.000 euros al mes”.

Es una rectificación con respecto a la primera propuesta presentada por esta formación política, que abogaba por subir los impuestos a todos los que declararan ingresos superiores a los 60.000 euros anuales.

No es solo una cuestión cuantitativa. En ese apartado -más de 60.000 euros anuales- hay 600.000 declarantes, según el último informe de la Agencia Tributaria. Se incluyen profesionales de alto nivel o algunos catedráticos universitarios. Ellos no son “los más ricos”, no son los que han impuesto los recortes y se han beneficiado de ellos.

Por el contrario, en España hay 77.830 personas que declaran ingresos superiores a 150.000 euros al mes. Más, o mucho más, que 10.000 euros cada mes. No son el 1%. Son mucho menos. En concreto el 0,43% de los casi 18 millones que pagan el IRPF.

Si cogemos el último escalafón, la del selecto club, de solo 7026 personas, que declaran ingresos anuales de más de 600.000 euros el abismo es mucho mayor. Cada uno de ellos ingresa 678.119 euros al año. Eso son 70 veces más que los 6,5 millones de trabajadores cuyos ingresos no llegan a los 1.000 euros anuales.

El impuesto de sociedades

Cuando los bancos no pagan impuestos

Donde se concentra el debate sobre la política fiscal es en torno al impuesto de sociedades, el que pagan las empresas por sus beneficios. El gobierno de Pedro Sánchez propone fijar un límite mínimo del 15%, mientras Podemos quiere subirlo al 20%. Ambas propuestas están por debajo del tipo que la ley fija, el 25%, ya rebajado primero por Zapatero y luego por Rajoy.

El problema es que hay quien paga en realidad mucho menos. Y cuando más poderosa es la empresa menos impuestos paga.

Según la Agencia Tributaria los grandes bancos y monopolios pagaron en realidad por el impuesto de sociedades un 6,14% de sus beneficios. Es cuatro veces menos de lo que marca la ley. Pero es que el resto de empresas, mayoritariamente pymes, pagaron un 15,4%. La constitución dice que la fiscalidad debe ser progresiva, es decir que quien más tiene pague más. Pero la realidad es la contraria. Hasta el punto de que un monopolio paga proporcionalmente menos de la mitad que una pequeña empresa.

El atraco llega a su punto álgido cuando hablamos de los grandes bancos. Son quienes detentan el poder. Pero no pagan impuestos.

Un medio como infolibre ha publicado las declaraciones presentadas por cuatro grandes bancos (Santander, Popular, Bankia y BMN) en 2016. El resultado es demoledor. Tres de ellos, encabezados por el Santander, el mayor banco del país, no pagaron ni un solo euro en impuestos.

No es un episodio puntual. Los datos proporcionados por los mismos bancos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores certifica que de 2008 a 2017 obtuvieron beneficios por valor de 84.000 millones de euros… pero no pagaron un solo euro en impuestos por esas ganancias. Es más, de conjunto, la hacienda pública les tuvo que devolver 164 millones.

Al Santander no le sale a pagar el impuesto de sociedades desde 2011, a pesar de que ha obtenido más de 60.000 millones de beneficios.

Es el resultado de un atraco planificado. La banca declara sus beneficios y en teoría “paga” los impuestos. Pero luego utiliza los llamados “créditos fiscales” para no tener que abonarlos, o incluso para que Hacienda les devuelva dinero. Ha pasado en los últimos años y continuará pasando, los bancos disponen de 81.000 millones en créditos fiscales que utilizarán en el futuro… para continuar sin pagar impuestos.

A quién se le suben y a quién se le bajan los impuestos

La previsión para 2018 es que se recupere el máximo histórico de ingresos fiscales de 2007, con más de 200.000 millones. Se utiliza este dato como prueba de que “hemos salido de la crisis”. Pero las medias esconden la realidad. Para que el Estado vuelva a recaudar lo mismo, a unos se le han subido los impuestos y a otros se le han bajado.

Donde más ha subido la recaudación es en el IVA, el más injusto de los impuestos. Pagamos 7.800 millones más en IVA que en 2007, un incremento del 14%.

El segundo impuesto que más se ha incrementado es el IRPF, el que se nos quita a los trabajadores de la nómina. Pagamos 4.604 millones más, un aumento del 6,1%.

También han subido los impuestos especiales, los que abonamos por el combustible, el tabaco…

Lo que se ha desplomado son los ingresos por el impuesto de sociedades. Son hoy un 48,4% menos que en 2007. 24.631 millones menos. No los han dejado de pagar las pymes o los autónomos, sino los grandes bancos y monopolios.

Y en esta cuenta queda fuera el gran capital extranjero, que dispone de múltiples mecanismos para no pagar impuestos en España. Por ejemplo las Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros, las ETVE, que no tributan nada ni al entrar en España ni al repatriar beneficios.

La realidad es que, para que los grandes bancos, monopolios y capital extranjero paguen menos y el Estado recaude más, se han aumentado los impuestos que pagamos trabajadores, familias o pymes y autónomos.

La propuesta de Recortes Cero

Una reforma fiscal para redistribuir la riqueza

Es una excelente noticia que se haya abierto el debate para que quienes más tienen paguen más. Pero esto debe dar lugar a una reforma fiscal que realmente redistribuya la riqueza al servicio de los intereses de la mayoría.

Redistribuir la riqueza no es subir algo los impuestos “a los ricos” para invertirlo en gastos sociales. Por supuesto que hay que aumentar el gasto en sanidad y educación, o subir salarios y pensiones. Y para ello es necesario acabar con una realidad donde el 77% de la enorme riqueza que existe en España está bajo el control de un pequeño puñado de bancos, monopolios, grandes fortunas y capital extranjero.

Recortes Cero lleva años proponiendo una alternativa clara y factible para redistribuir la riqueza e invertirla en reactivar la economía, acabar con el paro, subir salarios y pensiones, revertir los recortes y ayudar a las personas.

-Con una redistribución salarial donde no haya ningún salario por debajo de 1.000 euros netos al mes, ni ninguno por encima de 10.000.

Una ínfima minoría de 77.830 ultraprivilegiados cobran una media de 200.000 euros anuales, más de 15.000 euros al mes. Mientras 6,5 millones de trabajadores no llegan ni a disponer de 1.000 euros mensuales.

-Una reforma fiscal progresiva donde bancos, monopolios, multinacionales y SICAV tributen el 50% en el impuesto de sociedades por sus enormes beneficios. Y las grandes fortunas con rentas superiores a 500.000 euros paguen un IRPF del 75%.

Con estas medidas, la hacienda pública ingresaría cada año 53.000 millones de euros más, para destinarlos a subir las pensiones y a un plan de choque de creación de riqueza y empleo que cree puestos de trabajo fijos y con un salario superior a 1.000 euros mensuales.

Esto es redistribuir la riqueza. Hay recursos más que suficientes en España. El problema es quién los controla y disfruta de ellos. Se pueden poner estos enormes recursos al servicio de la mayoría si hay voluntad política para hacerlo.

Un comentario sobre “Revertir el atraco fiscal para redistribuir la riqueza”

  • Pablo Iglesias ha dicho en Al Rojo Vivo esta mañana que el impuesto a las transacciones financieras está más que claro que saldrá en los presupuestos de noviembre y que a la pregunta de la periodista acerca de los impuestos a la banca (a los beneficios a la banca) que está en su mano, y que tiene que consensuar algunos de los puntos tratados, si bien, lo que prioriza es poder presentar los presupuestos, aseverando que son unos presupuestos que mejorarían sustancialmente las condiciones de vida de mucha gente y que en algunos aspectos hay que sacrificar medidas o puntualizarlas para alcanzar una unidad representativa, teniendo en cuenta a Bruselas y el compromiso adquirido con el déficit por ley. Ya sabemos qué significa, claro. Pero en todo caso, este sería un resumen de la posición de Pablo I. dicho con mis palabras respecto de su comparecencia en el programa de la Sexta. Pero que como bien plantea el artículo es un avance o un primer paso lo que se ha acordado a la hora de revertir el atraco fiscal. La bajada de impuestos a los autónomos es clave (Ha citado a Ghesta y que como los técnicos de hacienda defienden,no hay que perseguir al pequeño defraudador, sino a las grandes fortunas, aunque le ha faltado citar a los monopolios y los grandes bancos) y además se ha pronunciado en que en el Parlamento ya estaba aprobada la eliminación de las SiCAV. Y que todo lo que esté aprobado y que sea beneficioso para la ciudadanía va por delante.
    El artículo es fenomenal y dicho una vez ya en qué se han puesto de acuerdo respecto de la fiscalidad, resitua que la alternativa de Recortes Cero contempla mejores condiciones para que se abra paso sobre la base de la redistribución de la Riqueza como medida fundamental. Muy positivo, desde mi punto de vista. El articulo, genial.

Deja una respuesta