Economí­a

Reindustrializar el paí­s para acabar con el paro

El paro se redujo en 390.534 personas en 2016. La cifra total de parados en España queda en 3.702.974 personas . Durante la campaña de Navidad la creación de empleo aumento en 540.655 afiliados. El sector servicios, es el sector de mayor crecimiento seguido de la construcción, uno de los sectores que se reactivan con la mejora de la economí­a. Cifras que hay que mirar con lupa ocultan la precarización del y la temporalidad del empleo y los problemas estructurales de la economí­a.

Un informe reciente del Instituto Nacional de Estadística (INE) ha revelado que en este tercer trimestre, el 76% de la población activa en España se encuentra ubicada dentro del sector servicios. La hostelería genera la mayor cantidad de empleo del país, pero con un alto nivel de precariedad y con los salarios más bajos. Sin embargo, la industria está cada vez más de capa caída, en tanto que la crisis ha eliminado 800.000 puestos de trabajo y el 24% de todo el tejido industrial.

Para dar respuesta a esta situación, las federaciones ancladas en el ámbito de Industria de CCOO y UGT, en compañía de las organizaciones empresariales que se encuentran integradas en la Alianza por la Competitividad de Industria Española, han firmado la “Declaración por la Industria”, un acuerdo que insta al Gobierno a formar un Pacto de Estado con la finalidad de impulsar la industria en nuestro país.

El objetivo que se fija en la “Declaración por la Industria” es claro: Que la industria pase de representar el 16% del PIB en España actualmente, a que represente el 20% en 2020, lo que supondría la creación de 1.500.000 puestos de trabajo para ese año, según Antón Valero, presidente de la patronal química Freique y firmante de la Declaración. Para ello, se propone una serie de medidas como una política energética estable a precio competitivo y que persiga la independencia energética en nuestro país (a través de las energías renovables), políticas de infraestructura logística y transporte y mayor inversión en I+D.

La reindustrialización del país es una necesidad de primer orden, no sólo para la construcción de empleo estable y de calidad, sino para tener un país independiente económicamente, capaz de valerse por sí mismo y no sometido a los vaivenes y arbitrios del resto de potencias de turno, como acaece actualmente. Apoyamos abiertamente esta Declaración, cuyos objetivos son perfectamente asumibles y su cumplimiento de éstos sólo depende de simple y llana voluntad política de llevarlos adelante.

Deja una respuesta