Regalando millones y soberaní­a

Los inversores extranjeros ya controlan 267.000 millones de euros en acciones de las 35 mayores empresas del paí­s: el 43,2% del IBEX

Hasta 27.000 millones de euros se repartirán en dividendos de 2016 a los accionistas de las grandes compañí­as que cotizan en la bolsa española. 11.700 de esos millones se van fuera de la pení­nsula, la mayorí­a a manos de grandes rentistas. Una suma superior al gasto estatal en educación y sanidad (3.200 y 4.000 millones respectivamente), o el doble del presupuesto de una Comunidad como Castilla La Mancha.

Trasvase a fondos de EEUU.

El mayor cambio en la propiedad de las grandes compañías cotizadas en los últimos 20 años se ha dado desde el Estado y los Bancos y Cajas de Ahorro españoles, que poseían un tercio de la Bolsa, hacia los Fondos de Inversión especialmente Norteamericanos. Las grandes empresas estatales privatizadas fueron un regalo para los inversores extranjeros y para un reducido núcleo de la Oligarquía española. Pero desde hace unos años también los Bancos nacionales han entregado primero toda su cartera industrial y después grandes procentajes de su capital. Solo Caixabank, conserva intereses en empresas del Ibex 35 como Telefónica, Repsol, Gas Natural y Abertis.

Además los inversores extranjeros ya negocian ocho de cada diez euros que se intercambian en la bolsa de Madrid, apropiándose las comisiones por la colocación de títulos. Hay una presencia notable de financieros europeos como los alemanes de Deutsche Bank o Allianz, y la francesa Lyxor (Société Générale); pero es el capital estadounidense el que controla las grandes cifras: BlackRock (la mayor gestora del mundo) tiene en España compradas acciones por 16.669 millones de euros y ya es el mayor accionista en los bancos Santander y BBVA. El fondo Vanguard (JPMorgan) tiene en participaciones 8.997 millones (DIA, BBVA o Inditex). El fondo Fidelity, controla el 10% de Indra o el 3,7% de Amadeus. Y la californiana Capital Group titular del 10% de las acciones de Abertis, el 4% de Acciona o el 9,9% de IAG, es el cuarto mayor fondo de Estados Unidos rentista en la bolsa de Madrid.

En el Ibex 35 subsisten un puñado de compañías de origen familiar cuyos fundadores siguen contando con una participación relevante: Amancio Ortega, controla Inditex, la familia Entrecanales, Acciona, Rafael del Pino, Ferrovial, Jaime Botín, Bankinter, Florentino Pérez, ACS, la familia Escarrer, Meliá, José Urrutia, Técnicas Reunidas. Y la familia March a través de la Corporación Financiera Alba (Acerinox, ACS, Indra y Viscofán). El Estado aún conserva una parte importante de Bankia (65%), Aena (51,6%), Indra (20%), Red Eléctrica (20%) y Enagás (5%). Pero las exigencias exteriores coinciden con la voluntad de quien gobierna para venderlo. Es cuestión de tiempo.

No sólo se venden acciones

También la propiedad inmobiliaria y el suelo pasan a control de los conocidos como fondos buitre, especulativos y sin ningún proyecto industrial. BNP Paribas publicitaba recientemente para sus clientes que «España es el lugar en el que hay que estar para invertir exitosamente». Y, ¡a la carrera! El Ministerio de Hacienda sacó a la venta más de 15.000 inmuebles incluyendo edificios de alto valor arquitectónico y fincas rústicas de titularidad pública. Goldman Sachs (EEUU) y el fondo de inversión Azora adquirieron 3.000 apartamentos propiedad del gobierno autonómico de la Comunidad de Madrid por 201 millones de euros, ¡a 67.000 euros de media por piso! Sareb (banco malo) ha vendido 1.800 inmuebles a distintos fondos de inversión y capital riesgo. HIG Capital, se apropió de un millar de viviendas situadas en Valencia, Madrid, Andalucía, Murcia y Canarias. Goldman Sachs, Bank of America y Centerbridge compraron la inmobiliaria Habitat, (una de las cinco primeras de España). El fondo norteamericano Lone Star adquirió la filial inmobiliaria de Kutxabank, y va camino de ser la mayor firma del sector de España mediante la compra de terrenos. CatalunyaCaixa traspasó su plataforma inmobiliaria a un consorcio internacional. Lo resumía el presidente de la patronal Asprima: “Hemos visto cómo los fondos primero compraban inmuebles en alquiler y carteras de crédito; luego cómo entraban en sociedades anónimas de inversión inmobiliaria, y ahora ya están en operaciones de suelo”.

Saqueo y control

De conjunto se evidencia un saqueo de la riqueza nacional impuesto desde el exterior, cuyos principales beneficiados son inversores de centro Europa y en especial de EEUU. Y no sólo se hacen con el dinero, sino con el control de sectores estratégicos, con una inmensa capacidad para intervenir en la política nacional pudiendo usar sus participaciones financieras como un resorte de poder: esto ya lo aprendimos con el papel jugado por sus agencias de calificación para elevar los intereses de la deuda externa.

La oligarquía española hace tiempo que aceptó un papel subsidiario y de dependencia en su relación con Washington y Berlín. Lo que se ha acelerado es la dimensión y profundidad de esa sumisión: venden el capital industrial, el bancario, el suelo y la soberanía nacional.

Una broma muy pesada

Resulta que con el trabajo de los españoles se abonan unos 400 millones de euros anuales a la «hucha de las pensiones» de Noruega. No es una broma. El Fondo de Pensiones del Gobierno noruego es el mayor fondo soberano del mundo. Norges Bank es la gestora encargada poner a rentar el dinero que el estado noruego gana gracias al petróleo. Este inversor acumula acciones en todas las compañías del Ibex 35 por valor de 7.758 millones de euros. También tiene una gran presencia en compañías españolas de mediano y pequeño tamaño. Con los beneficios que obtiene se pagan las pensiones en su país.

Un comentario sobre “Regalando millones y soberaní­a”

Deja una respuesta