La "comisión de expertos" del gobierno presenta su propuesta de reforma fiscal

¿”Reforma fiscal” o Hacienda vuelve a atracarnos?

Ya tenemos otro “comité de expertos”. Al de las pensiones se le ha unido ahora el de la reforma fiscal. Si las conclusiones del primero eran un atentado contra las pensiones públicas, las de este son un nuevo atraco, ví­a impuestos, a nuestros bolsillos. Su presidente afirma que proponen “una reforma integral del sistema tributario”, y que “no ha quedado tí­tere con cabeza en el sistema tributario que no hayamos analizado”. Sin embargo, sus conclusiones son un calco de los mandatos del FMI o la Comisión Europea: bajar los impuestos que pagan los más ricos… y subir los impuestos indirectos, los que pagamos todos. Lo que necesitamos es una auténtica reforma fiscal que redistribuya la riqueza. Justo lo que propone en su programa la agrupación electoral RECORTES CERO.

El presidente del comité de expertos nombrado por el gobierno, y que ha presentando un informe que servirá de guía a la reforma fiscal que el gobierno ha anunciado es Manuel Langares… el mismo que presidió en 1.999 el comité de expertos de la reforma fiscal del gobierno Aznar. “Hay que darle la vuelta a esta situación, con una reforma fiscal donde, de verdad, paguen más los que más tienen”

Todo estaba “atado y bien atado”. Detrás del voluminoso informe de más de 400 páginas presentado por este comité está el cumplimiento de todos los mandatos en materia fiscal ordenados por el FMI y Bruselas.

Plantean un “trueque” que esconde un peligroso ataque. Afirman que la rebaja de las cotizaciones sociales fomentaría la competitividad de las empresas y generaría empleo. Y proponen “compensarlo” con un aumento de los impuestos indirectos.

El volumen de esta “transacción” rondaría los 10.000 millones de euros. Y se aplicaría pasando al régimen general -un 21%- artículos que ahora disfrutan de un IVA reducido.

En definitiva, y siguiendo lo que ordenan los informes del FMI o la UE, plantean aumentar los ingresos fiscales por la vía más injusta, el aumento de los impuestos indirectos que pagamos todos al comprar los productos.Lo que, lejos de la “bajada de impuestos” que nos quiere vender Rajoy, sería una nueva subida de impuestos que atacaría especialmente a los más débiles.

Y que lejos de crear empleo lo destruiría, al restringir todavía más el consumo interno, el principal motor económico del país.

Pero en el otro lado de la balanza también hay “gato encerrado”. La rebaja de las cotizaciones sociales -al ser generalizada, con “tarifa plana”, en palabras de Rajoy- beneficiará a los sueldos más altos y perjudicará a los más bajos. Además de disminuir los ingresos de la Seguridad Social, prefabricando un mayor déficit que “justifique” una nueva rebaja de las pensiones.

El informe del “comité de expertos” sí plantea bajar impuestos. ¿Pero es bueno bajar impuestos? Depende de a quíen.

El informe propone una rebaja generalizada de todos los tramos del IRPF y del impuesto de sociedades. Así, quien sale más beneficiado son las grandes fortunas o los bancos y monopolios.

No estamos de acuerdo con esta “bajada de impuestos”. Lo que queremos es que se suban los impuestos al capital extranjero, a las grandes fortunas, a los bancos y a los monopolios. Y que se les bajen a los trabajadores, a los autónomos o a las pymes.

Plantear la bajada de impuestos como un “café para todos” beneficia a los más ricos y perjudica a los más pobres.

La reforma fiscal que necesitamos es la que plantea el programa de la agrupación electoral RECORTES CERO. Eliminación de los privilegios fiscales de bancos, monopolios, multinacionales y grandes empresas para que paguen un Impuesto de Sociedades del 50% sobre sus enormes beneficios. Y aplicar un IRPF del 75% a las grandes fortunas con una renta de más de 500.000 euros anuales.

Estas dos sencillas y claras medidas permitirían recaudar miles de millones que podrían ponerse al servicio de crear empleo, mejorar las pensiones, la sanidad, la educación…

Si a esto le sumamos la persecución del fraude fiscal, que en un 70% -como denuncian los inspectores de Hacienda- es responsabilidad de grandes fortunas, bancos y monopolios, el montante sería mucho mayor.Sí hay dinero en España. Y mucho. El problema es que Hacienda no somos todos. Unos -la ínfima minoría- defraudan o no pagan lo que les corresponde. Y a otros -la gran mayoría- nos “fríen” a impuestos.

Hay que darle la vuelta a esta situación, con una reforma fiscal donde, de verdad, paguen más los que más tienen.

Deja una respuesta