Rebelión en Siria: órdago regional

“El régimen se beneficia de algún capital polí­tico por sus posiciones regionales. Hay intransigencia en relación con Israel, no negociaciones, Damasco no tiene ninguna garantí­a de recuperar los Altos del Golán, ocupados por Israel en 1967. Está su apoyo a las organizaciones palestinas más radicales, especialmente Hamas. Está su alianza con el Hezbollah libanés.”

Siria está en el centro de equilibrio –o desequilibrio– regional. Es el único gran aliado árabe de Irán. Ella controla la situación en el Líbano; sin su aoyo, la República Islámica de Irán no podría suministrar armas a Hezbolá, que se afirma hoy –en contra de una mayoría de libaneses– como el poder emergente en el Líbano. Por último, Siria es uno de los pocos apoyos de los islamistas de Hamas en el territorio palestino de Gaza. El cambio de régimen en Damasco, incluso una evolución, sería un gran trastorno en la región. El desafío de Siria es un asunto estratégico. (LE MONDE) THE WASHINGTON POST.- Muchos de los miembros del Congreso de ambos partidos que han ido a Siria en los últimos meses han dicho que creen que es un reformador." Así fue como la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton respondió a una pregunta el domingo cerca de Bashar al-Assad, el último dictador árabe en responder con fusiles a las peticiones de su pueblo. La Sra. Clinton estaba sólo reflejando una parte de las ilusiones a las que el gobierno de Obama y sus aliados en el Congreso se han aferrado tenazmente: que el señor Assad, a pesar de su brutalidad, el patrocinio del terrorismo y la estrecha alianza con Irán, de alguna manera se puede convertir en un aliado de Occidente Francia. Le Monde Rebelión en Siria: órdago regional Decenas de muertos ya, una rebelión que se extiende por todo el país, un poder dictatorial a la defensiva; le ha llegado el turno, Siria ha sido sacudida por el viento de las revueltas árabes. Hay mucho en juego: el país es la clave para el desarrollo estratégico de la región. Desafiado durante casi tres semanas, el presidente Bashar Al-Assad, vacila, titubea. A veces manda a la Guardia Republicana a disparar a los manifestantes a la vista. A veces juega al apaciguamiento: aumento salarial para los funcionarios públicos; anuncio del inminente fin del estado de excepción (¡en vigor desde hace casi medio siglo!), liberalización de la prensa. Pero nada hace. El régimen se beneficia de algún capital político por sus posiciones regionales. Hay intransigencia en relación con Israel, no negociaciones, Damasco no tiene ninguna garantía de recuperar los Altos del Golán, ocupados por Israel en 1967. Está su apoyo a las organizaciones palestinas más radicales, especialmente Hamas. Está su alianza con el Hezbollah libanés. Pero el régimen es juzgado por lo que es en el interior: un despotismo familiar corrupto, la habitual mezcla de corporativismo y autoritarismo. Esto es lo que cuenta y es denunciado en un país de 22 millones de habitantes, la mayoría jóvenes que buscan empleo. En la revuelta de Siria, nos encontramos con los mismos ingredientes que Túnez y El Cairo y las mismas reivindicaciones. Pero la situación es particularmente explosiva. El país es pluriconfesional, gobernado princilpamente por la minoría alauí (una división del chiísmo, la segunda rama del Islam), mientras que es predominantemente sunnita (la rama dominante del Islam). Existe el riesgo de graves enfrentamientos sectarios. En segundo lugar, Siria está en el centro de equilibrio –o desequilibrio– regional. Es el único gran aliado árabe de Irán. Ella controla la situación en el Líbano; sin su apoyo, la República Islámica de Irán no podría suministrar armas a Hezbolá, que se afirma hoy –en contra de una mayoría de libaneses– como el poder emergente en el Líbano. Por último, Siria es uno de los pocos apoyos de los islamistas de Hamas en el territorio palestino de Gaza. El cambio de régimen en Damasco, incluso una evolución, sería un gran trastorno en la región. El desafío de Siria es un asunto estratégico. Los estadounidenses y los europeos están atentos. No saben cómo responder a la rebelión en Siria. La Secretaria de Estado, Hillary Clinton, describe al Sr. Assad como un "reformador". Lo que está por demostrar. Se muestra una mayor comprensión hacia la represión en Siria de la que se tuvo con los regímenes de Túnez y Egipto. La Liga Árabe no tiene ninguna intención de excluir a Siria de sus filas, como hizo con Libia. La línea de actuación debe ser clara. Assad debe ser alentado a elegir el camino de la "reforma", pero denunciado y aislado si elige el de la represión masiva. LE MONDE. 30-3-2011 EEUU. The Washington Post ¿Puede un dictador reformar Siria? "Muchos de los miembros del Congreso de ambos partidos que han ido a Siria en los últimos meses han dicho que creen que es un reformador." Así fue como la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton respondió a una pregunta el domingo cerca de Bashar al-Assad, el último dictador árabe en responder con fusiles a las peticiones de su pueblo de un cambio democrático. En el momento en que hablaba, más de 60 sirios ya habían sido masacrados por las fuerzas de seguridad de Assad, otros han caído desde entonces. La Sra. Clinton estaba sólo reflejando una parte de las ilusiones a las que el gobierno de Obama y sus aliados en el Congreso se han aferrado tenazmente: que el señor Assad, a pesar de su brutalidad, el patrocinio del terrorismo y la estrecha alianza con Irán, de alguna manera se puede convertir en un aliado de Occidente. Alentada por los indicios que el señor Assad, de 45 años de edad, habría dado en las reuniones con delegaciones del Congreso y periodistas, esta teoría supone que el dictador está dispuesto a romper con los líderes de Hamas, de los que Damasco es el anfitrión, que tiene interés en negociar un acuerdo de paz con Israel, y que a pesar de su actuación hasta la fecha, realmente desea liberalizar su régimen. Tan recientemente como el pasado mes de noviembre, el senador John F. Kerry (demócrata por Massachusetts), presidente del Comité Relaciones Exteriores del Senado y frecuente mensajero de la administración Obama que se ha reunido con el Sr. Assad varias veces en los últimos dos años, declaró: "Estoy absolutamente convencido de que tenemos una oportunidad para tener una relación diferente con Siria." Assad no ha cumplido ninguna de sus sugerencias – y ahora sus fuerzas de seguridad están sacrificando abiertamente manifestantes en ciudades de todo el país. Pero el martes su gabinete renunció, y sus ayudantes están prometiendo que pronto dará un discurso de derogación de la represiva ley de emergencia y en el que anunciará otras reformas. En consecuencia, la administración Obama y los interlocutores como el Sr. Kerry aún no han renunciado a ello. Dice Kerry: "Es un momento crucial. … Tenemos que averiguar lo que están dispuestos a hacer. " No creemos que el Sr. Assad pueda cumplir sus promesas de reformas, incluso si quisiera. El carácter minoritario de su secta alauita, que representa sólo el 6 por ciento de la población de Siria, le haría perder el poder en un sistema más democrático. Lo más probable es que el dictador, como el Sr. Mubarak,antes que él, esté tratando de desviar las exigencias de cambio con una mezcla de violencia y falsas promesas. Si este resulta ser el caso, la administración Obama, Kerry y otros que han habado con Assad deben estar listos para responder – alineándose decididamente con aquellos que buscan un cambio verdadero en Siria. THE WASHINGTON POST. 29-3-2011

Deja una respuesta