SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Rajoy revela que su gobierno puede incluir personalidades “sin pasado polí­tico”

Un nuevo orden político se está dibujando en el sur de Europa, no hay duda de ello. Desde hace cinco meses, rige los destinos de Portugal un gobierno de espíritu contable (vieja seña de identidad del conservadurismo portugués), cuyo ministro de Economía y Empleo, el economista Álvaro Santos Pereira, fue directamente fichado en la Universidad de Vancouver (Canadá). Italia es el faro de la nueva orientación. El economista Mario Monti –ex comisario europeo de la Competencia, presidente de la Universidad Comercial Luigi Bocconi de Milán y hombre de confianza de Mario Draghi, presidente del BCE desde hace quince días– está negociando en Roma el gobierno de emergencia nacional que sepultará política y culturalmente la era Berlusconi. Y en la balcánica Grecia, los clanes y dinastías que desde hace décadas compiten por la dirección política del país (los Papandreu, los Karamanlis, los Venizelos, los Samaras…) se han puesto de acuerdo en compartir –por un tiempo– los severos costes políticos de la economía de guerra, con un gobierno de unidad nacional presidido por el tecnócrata Lukas Papadimos, antiguo gobernador del Banco de Grecia y hasta ayer vicepresidente del Banco Central Europeo. El caso español es algo diferente. La concentración nacional se materializará con toda probabilidad el próximo domingo en las urnas y corresponderá al vencedor dar mayor profundidad social a una mayoría política seguramente inapelable. Ofrecer una gobernación de amplio perímetro y garantizar una eficaz conexión con el Directorio Europeo. Esas serán dos de las tareas primordiales de Mariano Rajoy, puesto que la nave España sigue en alta mar y la tormenta no piensa dar tregua.

Deja una respuesta