SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Rajoy promete austeridad y reformas para calmar a los mercados

El futuro jefe del gobierno español de derechas, Mariano Rajoy, trató de lunes a tranquilizar a los mercados, al revelar las líneas generales de su plan de austeridad y las reformas en un país amenazado de recesión y golpeado por un desempleo récord.Primer anuncio: un recorte presupuestario de 16.500 millones de euros en 2012 “para todas las administraciones”, dijo en su discurso inaugural ante el Parlamento, dos días antes de asumir el cargo oficialmente.Los detalles del programa eran muy esperados por los mercados desde la aplastante victoria del Partido Popular (PP) en las elecciones parlamentarias del 20 de noviembre, dado que España ha experimentado en los últimos meses varios episodios de turbulencias frente a los inversores en medio de la crisis de la deuda en la eurozona.El país, como consecuencia de la crisis y el estallido de la burbuja inmobiliaria, está sufriendo un lento crecimiento, que puede convertirse en recesión a principios de 2012, mientras la prioridad es la reducción del déficit público (9,3% del PIB en 2010).El objetivo del 6% para el año 2011 podría no ser alcanzado, advirtió el próximo primer ministro (…)Una vez conocido el déficit (probablemente a principios de marzo), el presupuesto de 2012 se presentará “antes del 31 de marzo,” pero antes de eso, el Consejo de Ministros del 30 de diciembre será la ocasión de aprobar “un decreto de medidas emergencia”, dijo el señor Rajoy.”La piedra angular de nuestro proyecto de reforma será la ley la estabilidad fiscal”, que se votará en enero, detalló.La ley orgánica completará la reforma de la “regla de oro”, aprobada en septiembre por España, que introdujo en la Constitución el principio de un presupuesto equilibrado.La ley fija como valores máximos a partir de 2020, el 0,40% del PIB para el déficit estructural y el 60% del PIB para la deuda.”En segundo lugar, es necesario completar efectivamente el proceso de limpieza del sector financiero”, dijo Rajoy. El sector bancario español, de hecho, sufrió en 2008 el colapso de la burbuja inmobiliaria, a la que estaba muy expuesta.Las últimas cifras oficiales difundidas el lunes mostraron que los préstamos incobrables -especialmente los créditos inmobiliarios en riesgo de no ser pagados- alcanzaron en octubre un nuevo récord en 17 años.Hay que “despejar las dudas sobre el valor de los activos, especialmente inmobiliarios, (de los bancos) que impiden el acceso adecuado a los mercados de las instituciones financieras y también “contaminan la credibilidad de la deuda pública” española.El Sr. Rajoy llamó especialmente a vender los inmubebles terminados en poder de los bancos, hacer “una valoración muy conservadora” del suelo en su poder, e impulsar “más fusiones” entre entidades bancarias, en la creencia de que éstas tienen “más necesidades de capital para mantener su solvencia.”El próximo primer ministro acometerá también en el primer trimestre “una modernización de la legislación laboral” para hacer frente a la mayor debilidad de la economía española: una tasa de desempleo del 21,52%, la más alta entre los países industrializados (…)El nuevo equipo directivo también tiene planes para “abrir un proceso de simplificación del sector público”, a través de “una profunda reforma administrativa, que elimine las duplicidades” entre los diferentes niveles de este país altamente descentralizado, pero también un mejor control de los gastos de las 17 regiones.Por último, “el único compromiso de aumentar el gasto”, reconoció Mariano Rajoy, se centrará en las pensiones, que se actualizarán el 1 de enero.

Deja una respuesta