Jose Ángel Palacios (ADICAE)

“Queremos una devolución de las cláusulas suelo universal, rápida y extrajudicial”

Los bancos españoles tendrán que devolver a sus clientes todo el dinero que les cobraron mediante las cláusulas suelo en sus hipotecas, un mecanismo por el cual, aunque el euribor bajara por debajo de determinado umbral, el interés de la hipoteca variable se mantení­a en ese lí­mite. De esa manera estafaron a más de 2.000.000 de familias. La cantidad que deberán reponer las entidades financieras asciende a más de 7.600 millones de euros. La causa defendida por Adicae consigue así­ una victoria total.

Entrevista a Jose Ángel Palacios (ADICAE)

¿Cómo valoráis la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que obliga a los bancos a devolver la totalidad del importe que se ha cobrado de más desde el inicio de cada contrato hipotecario y no únicamente a partir del 9 de mayo de 2013, como determinó el Tribunal Supremo?

La macrodemanda de Adicae afecta a todo el sector financiero, es una acción colectiva en beneficio de toda la ciudadanía. La sentencia ratifica lo que llevamos 6 ó 7 años reclamando, cuando nadie cuestionaba las cláusulas suelo, cuando el propio Banco de España decía que esas clausulas eran beneficiosas para la situación financiera del país y para las familias. Fue entonces cuando dijimos, contra viento y marea: ¡esto es un abuso tremendo! Reunimos 15.000 damnificados y pusimos en marcha una macrodemanda contra las cláusulas suelo.

El macroproceso parecía una locura. Hemos padecido durante años cientos de obstáculos y de trabas: tres jueces por el camino; trabas de la banca, para que la demanda no se hiciera por la vía colectiva…

Todo el mundo pensaba que la sentencia del TJUE iba a ser en contra, ya que el informe de Paolo Mengozzi, abogado general del Tribunal (que viene a ser el fiscal), había sido en contra de los consumidores, que asumió como propio el discurso de la banca de que si se devolvía todo el dinero podía haber riesgos macroeconómicos.

El punto de inflexión de este proceso fue cuando ganamos en primera instancia en el Juzgado de lo Mercantil nº11 de Madrid. Obligaba a todo el sector bancario -42 entidades financieras en España- a eliminar todas las cláusulas suelo de los contratos hipotecarios de España y a devolver el dinero cobrado frudulentamente desde mayo de 2013. Y se hacía extensiva a cualquier perjudicado, no sólo a los que han interpuesto la acción: no sólo a los 15.000 de Adicae, cualquier ciudadano que tenga este problema podía reclamar. Fue un éxito fundamental. Ahí comenzó a desmoronarse la defensa de los bancos.

Pero seguimos luchando: recurrimos esa sentencia para mejorarla. No queríamos parar hasta que los bancos lo tuvieran que devolver todo, hasta que hubiera retroactividad total, que el dinero a devolver abarcara todo el tiempo desde la fecha del contrato hipotecario, no desde 2013. Tal y como dicen las directivas europeas y la legislación española. Y eso es lo que hemos conseguido.

¿Cuáles son los próximos pasos a seguir para que los bancos y cajas lo devuelvan todo y lo devuelvan ya?

Sin duda, la sentencia es irrevocable y no deja lugar a dudas. El proceso de devolución no puede ser arbitrario y selectivo como hicieron con las preferentes. Tiene que ser para todos. Y todo el dinero.

Estamos reuniéndonos con los distintos grupos parlamentarios para ver cómo se articula ya un mecanismo de devolución colectiva, universal, rápida y extrajudicial. Extrajudicial, es decir que -de nuevo como quiere la banca, para que mucha gente desista por cansancio- cada perjudicado no tenga que acudir a los tribunales. Y la solución tiene que ser universal, no “uno por uno”. Todas se comercializaron de forma engañosa.

Queremos que en el proceso de devolución estemos involucrados no sólo Adicae, sino todas las plataformas y organizaciones de afectados. Y queremos que sea rápida. Nosotros vamos a pelear porque haya un proceso universal y extrajudicial, pero en todo caso, si no es así, la macrodemanda de Adicae y la sentencia del TJUE sienta jurispridencia, y obliga a cambiar la doctrina del Supremo. Aunque cada perjudicado lo tenga que pelear, la ley ya está claramente a su favor. Hemos conquistado un derecho para toda la ciudadanía.

Esta victoria ha sido posible por la movilización persistente e incansable de los miles de afectados. ¿No es preciso mantener la presión en la calle hasta que las entidades financieras hayan hecho efectiva la devolución?

Sin duda, la movilización es un arma que hay que seguir utilizando por los consumidores. Parece que aquí, hasta que no nos hartamos y se suman miles o cientos de miles en torno a una acción colectiva, los bancos no se lo toman en serio.

Cuando la gente se une, la fuerza colectiva da resultados. Uno por uno no sirve de nada, pero cuando te unes a un colectivo que lucha, se consigue. Para eso, hay que concienciar. La era en la que estamos de “individualizar” todo, no favorece. Por eso estamos organizando asambleas informativas en toda España, anunciadas en nuestra pagina web. Si no hay una solucíón, volveremos a las calles.

Deja una respuesta