Carod: "Los catalanes están hasta el moño de España"

Que no nos venga con esos moños

Nuestro inefable Josep Lluí­s Carod Rovira (ERC) ha confundido sus sueños, o quizá, sus pesadillas, y ha considerado que el crecimiento de cuatro puntos porcentuales de los defensores de la independencia de Cataluña, según una encuesta de la Generalitat catalana hecha pública, significa que “la gente está hasta el moño”. Pero insatisfecho con el porcentaje, añadió que “me extraña que sólo haya subido un 4% la gente deberí­a estar harta y refrita desde hace siglos”, aunque acabó con una suerte de incoherencia que quizá refleje cierta conciencia de la soledad que le rodea: “estamos ante un nuevo soberanismo que no nace de la identidad lingüí­stica y cultural, sino de la fatiga de España”. Señor Carod, la única fatiga que existe es la de los catalanes respecto a usted y su polí­tica. La realidad que no quiere ver, señor Carod, es que la inmensa mayorí­a de los catalanes están hasta el moño de ustedes. Así­ que no nos venga con esos moños, que le dirí­a uno de los muchos catalanes castellanoparlantes que constituyen el mestizaje español.

Porque la realidad es el reverso de lo dicho or Carod. Ya se había empezado a manifestar en las elecciones al Parlamento de Cataluña de 2006, cuando los partidos exclusivamente catalanes, CiU, ERC e Iniciativa, perdieron 175.108 votos. En las elecciones generales de marzo de 2008, ERC cayó de ocho diputados a tres, un descenso equivalente a una pérdida de 349.000 votos. En las municipales del año 2007, en 103 municipios catalanes de más de diez mil habitantes, de cada cien votos de ERC en los comicios precedentes, 74 prefirieron la abstención. El fuerte oleaje contra el nacionalismo ha provocado la hecatombe de ERC, con una pérdida de un 55% de votos, que prácticamente la convierte en una fuerza marginal en la nueva correlación de fuerzas. Dice Carod: “lo que me sorprende es cómo todavía no tenemos una mayoría de la sociedad catalana que defienda, entienda y quiera… que lo mejor que le puede pasar a este país es lo que les pasa a la mayoría de los países europeos, que tienen un Estado independiente y que, por tanto, se montan la vida y están representados en Europa”. Otro “gibraltareño” que confunde los sueños y las pesadillas con la realidad y con la conciencia ciudadana.Posdata. Diccionario de la RAE. Moño (quizá de la raíz prerromana *mûnn-, bulto, protuberancia). Además de "estar hasta el moño", existen bastantes acepciones más. Entre ellas, presunción, vanidad, como en “no nos vengas con esos moños”.

Deja una respuesta