Desigualdad extrema

“Que las élites tributen el 50% de sus beneficios no es confiscatorio”

La ONG OXFAM-Intermón ha publicado recientemente el informe “IGUALES: Acabemos con la desigualdad extrema. Es hora de cambiar las reglas” que refleja el crecimiento exponencial del abismo social y llama a “captar” las rentas de las élites económicas para ponerlas al servicio de la mayorí­a. Teresa ha colaborado en su elaboración y fue coautora del Informe ‘Gobernar para las élites. Secuestro democrático y desigualdad económica’ que presentó Oxfam a raí­z de la cumbre de Davos en enero pasado.

Afirmas que no es posible seguir avanzando en acabar con la pobreza si no se corta el aumento de la desigualdad extrema; y aportáis cifras escalofriantes: en el último año las 85 personas más ricas del mundo lograron beneficios de casi medio millón de dólares cada minuto, pero ¿qué es la desigualdad extrema?

Es aquella desigualdad que no se explica por una evolución natural de las compensaciones del esfuerzo del trabajo y de la inversión. Cierto nivel de desigualdad es natural, no lo es que los rendimientos de las inversiones especulativas sean mucho mayores y no tengan gravámenes fiscales, mientras que el grueso de la recaudación fiscal proviene de los rendimientos del trabajo y del consumo, y las rentas del trabajo cada vez supongan un peso menor en la economía.La desigualdad es natural,

Esto genera, p.ej., que sólo puedan optar a una buena educación aquellos que tienen más recursos mientras que si uno nace en un hogar más pobre se ve abocado necesariamente a tener una educación deficiente y eso le perpetúa en una situación de pobreza. La desigualdad extrema rompe con la igualdad de oportunidades.

“Sólo los rendimientos del trabajo soporten las cargas fiscales y cada vez supongan un peso menor en el grueso de la economía”

En un estudio anterior nuestro sobre seis economías crecientes desde los 80, concluimos que la participación del 10% más rico en la riqueza total es creciente y la del 40% más pobre cae. Eso es la desigualdad extrema.

Pero, ¿no habría que separar el campo de los países emergentes, en pleno crecimiento, que tienen que corregir las desigualdades, del bloque de los países dependientes de EEUU que estamos pagando el rescate de la banca europea y la enorme estafa de la banca norteamericana que originó la crisis?

Esa diferenciación es arriesgada porque habría que hacer más consideraciones entre medias. No es lo mismo Brasil que México, China o India. Meterlos en un mismo paquete es complicado. Lo mismo ocurre con los países afectados por la crisis, que sus contextos son distintos. Pero el aumento exponencial de la desigualdad en países de diferentes categorías.

En España, la crisis no viene sólo de fuera. Rompe con la caída de Lehman Brothers, pero se gesta mucho antes. España, según Cáritas-Foessa, llega al 2008 con una pobreza estructural de 10 millones de personas. Y eso saliendo del período de bonanza económica. No se tomaron entonces medidas para reducir la exclusión y cuando cae la crisis se dispara la pobreza.

Sin embargo, en España estamos viviendo lo que el FMI y el BM hicieron con Hispanoamerica en los 80 y 90. ¿No deberíamos aprender de cómo se liberaron de dichas instituciones Brasil o Argentina para invertir los recursos en sus necesidades?

Sí. Lo cierto es que muchos países latinoamericanos comenzaron a salir de la crisis cuando dejaron de cumplir las recomendaciones de esas instituciones. Habían impuesto recetas políticas que fijaban el límite en el control del déficit presupuestario. Obligaron a hacer enormes recortes en políticas sociales que afectan a la vida de las personas. Lo increíble es que 30 años después el FMI, la Comisión Europea, el BCE y nuestros gobiernos detrás se tiren de cabeza a hacer lo mismo. Incluso el límite actual de no superar un 3% de déficit es el mismo que se impuso en América Latina.

“Incluso el objetivo de no superar un 3% de déficit presupuestario impuesto a nivel europeo es el mismo que se impuso en América Latina”

En América Latina supusieron un enorme crecimiento de la desigualdad y del empobrecimiento para gran parte de la población. Se tardó entre 10 y 15 años sólo en recuperar los niveles de pobreza que había antes de la crisis de deuda. Aquí vamos camino de lo mismo. El FMI, que es un monstruo de siete cabezas, por un lado están imponiendo estas políticas y, por otro, sus analistas reconocen que el coste de los ajustes es demasiado elevado.

En España las cifras también son sobrecogedoras. En 2013 las 20 personas más ricas incrementaron su fortuna en más de 1,7 millones por horatienen tanto como el 30% más pobre de la población, casi 14 millones de personas… el 1% de los más ricos tienen tanto como el 70% de los ciudadanos y tan sólo 3 individuos acumulan una riqueza que duplica la del 20% más pobre de la población. ¿Quiénes son? ¿Puedes darnos nombres?

Son las grandes familias oligárquicas del país, en la lista Forbes les encuentras. Este último año han visto incrementada su riqueza en más de 15 mil millones de euros, en un solo año de crisis, mientras a la población se le han impuesto severos sufrimientos. Pero nuestro foco no está contra estas personas concretas, sino en el papel de los gobiernos, que son los que tienen que controlar y frenar esta acumulación de la riqueza.

En lugar de eso, hace una reforma fiscal, en aras de una supuesta recuperación económica que nadie siente, en la que echa marcha atrás en el único paso que se había dado por una fiscalidad progresiva a partir de una renta de 70.000 euros anuales.

Luego, cambia el impuesto de sociedades, que teóricamente exige tributar el 30% sobre sus beneficios (en realidad lo que tributan es un 3,5%) para bajarlo al 25% y permite que sigan sin tributar. La acumulación de riqueza es resultado de un sistema que les beneficia enormemente. Ellos ya se cuidan de que el gobierno tome las decisiones convenientes.

¿No crees que es un problema estructural? Es difícil encontrar un solo año desde hace décadas que nose haya legislado a favor de esa acumulación de riqueza o alto cargo relevante en España que no provenga de grandes consejos de administración o que no acabe en ellas como pago por los servicios prestados.

Claro, cuando no hay manera de mejorar el nivel de vida porque las decisiones, sistemáticamente, favorecen a quien más tiene, salimos a denunciar que aquí hay un problema estructural que hay que solucionar si se quiere avanzar en acabar con la pobreza.

Mira, los 85 más ricos del planeta tienen tanto como la mitad más pobre de la población mundial, 3.500 millones de personas. Visto de otra manera, la mitad del PIB mundial está en manos del 1% de la población. Es desorbitado. Con estos niveles de desigualdad, por robusto y sólido que sea un sistema democrático, o por bienintencionado que sea el gobierno que lo gestiona, difícilmente puede hacer frente a los intereses de estas minorías con tanto poder económico suponiendo que tuvieran voluntad de hacerlo.

“la mitad del PIB mundial está en manos del 1% de la población”

Por eso la solución es que una ciudadanía informada y activa exija al gobierno que las instituciones funcionen a favor de la mayoría de la población. No hay que reinventar la rueda, hay que hacer que funcionen las instituciones que ya hay. El gobierno tiene las riendas, y la presión ciudadana tiene un efecto importante como contrapeso a las élites que tienen secuestradas las instituciones.

En un país como el nuestro condenado a ser la Florida Europea, un país de servicios castrado industrialmente, ¿no pensáis que la redistribución de la riqueza debe ir a levantar un tejido productivo que solvente la creación de riqueza y empleo y la dependencia de la financiación y endeudamiento exterior?

Sí, pero hay que volver invertir en educación, en investigación y desarrollo antes. No podemos esperar competir con salarios de Marruecos, China o Bangladesh, pero sí con valor añadido. Y luego, empleo de calidad. El problema del empleo precario es enorme en toda Europa, incluida Alemania o Inglaterra. No permite a las personas salir de la pobreza.

“Solucionar esto pasa por la redistribución, capturar la riqueza de las élites que ahora mismo no está tributando “

Solucionar esto pasa por la redistribución, capturar la riqueza de las élites que ahora mismo no está tributando porque en buena parte está en paraísos fiscales. Nos acusan que es confiscatorio hacer tributar un 50% de impuestos, cuando es el mínimo que pagan en Dinamarca. Sería confiscatorio si la recaudación se malgasta, pero si se invierte en la sociedad. Pero si se invierte en la sociedad no lo es, y lo que se consigue es una sociedad con más y mejores servicios, más cohesionada.

En un estudio que hicimos sobre la crisis entre 2010 y 2013 concluimos que el principal trasvase de riqueza en España era de la riqueza nacional hacia los grandes capitales extranjeros. Ellos dictan los recortes. Para salir de la crisis hay que romper esa dependencia…

Romper eso sólo puede ser a través de políticas que pongan coto a esta dinámica y con la participación y la presión ciudadana a las instituciones. Justamente esa dependencia hace que el gobierno no mire por la ciudadanía y eso no es fruto de ninguna ley natural, se puede romper.

Ningún sueldo por debajo de mil, ninguno por encima de diez mil, ¿es una medida necesaria?

Habría que estudiarlo pero sí, en esa dirección vamos: poner un tope a la brecha salarial. No hay productividad ni responsabilidad que justifique que un directivo gane 100, 150 ó 180 veces más que un trabajador medio de una empresa. Se reproduce la acumulación de riqueza y el secuestro de la democracia al interior de las empresas. Se nos hace trabajar más por menos.

Visto lo visto lo ocurrido con las cajas, ¿apoyarías nacionalizar Bankia para poner sus recursos al servicio de Pymes y familias? Al fin y al cabo, la hemos rescatado con dinero público.No lo hemos analizado en particular. Pero en 2012 ya dijimos que la deuda privada de los bancos y cajas la deberían asumir los que han asumido el riesgo de dársela, que para eso te lo cargan en los intereses. Y la deuda asumida por los ciudadanos, que revierta en los ciudadanos. Nuestra lógica va en esa dirección.

“Justamente esa dependencia hace que el gobierno no mire por la ciudadanía. Pero eso no es fruto de ninguna ley natural, se puede romper”

¿Quieres añadir algo más?

Nos critican de alarmismo pero proponemos soluciones abordables para salir de la crisis de otra manera, con justicia, respetando los derechos sociales y con una sociedad más equitativa. Primero con un sistema fiscal justo y redistributivo, que capte las rentas de los más ricos, que acabe con el fraude y los paraísos; que cargue impuestos a los movimientos especulativos y a las transferencias de riqueza. Segundo, inversión en sanidad, educación, protección social y política de empleo de calidad. Tercero, más democracia, transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana. Hay que aprovechar este momentum de sensibilización ciudadana.

¿Quiénes son?

Los más ricos del país han elevado su fortuna el 9,2% en un año. He aquí los 10 primeros.

1. El fundador y máximo accionista de Inditex, Amancio Ortega (46.000 millones de euros).2. Familia de Rafael Del Pino, máximos accionistas de Ferrovial (6.400 millones).3. Juan Roig, presidente de Mercadona (6.000 millones).4. Sandra Ortega Mera, heredera de Rosalía Mera (5.250 millones de euros).5. Isak Andic, propietario de Mango (4.250 millones de euros).6. Juan Miguel Villar Mir, presidente de la constructora OHL (3.450 millones de euros)7. Ana Patricia Botín, presidenta del Banco Santander (3.450 millones de euros)8. Manuel Jove, primer accionista de BBVA (3.000 millones de euros).9. Duquesa de Alba (2.800 millones de euros).10. Francisco y Jon Riberas Mera, dueños de Corporación Gestamp y Gonvarri (2.600 millones).

Deja una respuesta