Internet

¡Qué bromistas!, ¿no?

La competencia entre los grandes gigantes de la red alcanza ya cuotas insospechadas no hace mucho. Google está probando ya su nueva red social – Google + – y el cruce de ataques y contraataques en la red, entre los dos gigantes, es el pan de cada dí­a. El mercado de las redes sociales es hoy el más codiciado en términos estratégicos. ¿Por qué, si parece que no dan dinero?

Los datos de los usuarios son el atrimonio más apetecido por las redes sociales y el motivo principal de las disputas. Entre otras cosas porque ésta es la clave de bóveda del modelo de negocio y del papel estratégico de las redes sociales.   La última “batalla” se ha dado tras la salida de Google +, la red social de la empresa del buscador. Uno de los desarrolladores de Google lanzó una aplicación, Facebook Friend Exporter, que permite incorporar a la red social de Google los contactos en Facebook de un miembro de la misma.   Se trata de una extensión del navegador Chrome y lo hace de forma indirecta. Exporta los mismos, por ejemplo, a Gmail y desde ahí­ se pueden integrar en Google +.   Sin embargo Facebook prohí­be expresamente la recogida automática de información de los contactos de su red social. Se entiende que sólo él puede disponer de ellos para obtener beneficios. Y no porque Facebook se dedique a vender datos personales, cosa que estarí­a penada por casi todos los códigos penales del planeta, sino porque la información que se puede recabar sin necesidad de “vender” directamente los datos personales es gigantesca: costumbres, modas, intereses, relaciones, actividad diaria… una auténtica joya para cualquier compañí­a preocupada en poder conocer y modelar el mercado de acuerdo a sus productos y en la búsqueda del mayor beneficio.   Esta aplicación “roba-contactos” lanzada por Google, leí­a los datos de la página del perfil de un miembro de Facebook en el navegador y buscaba el dato de su correo para exportarlo. Como era de esperar, Facebook ha retirado de la información visible del perfil la dirección de correo. Aunque la alteración de la interfaz de un servicio tan concurrido como Facebook no es fácil, la modificación de este parámetro es relativamente sencilla. Google, a través de su desarrollador, ha anunciado una respuesta técnica que permitirá la importación diaria de datos a través de otro recurso.   Aunque la disputa se centre en quién es el dueño de la información, es decir, en que según Google deben ser los usuarios los que decidan qué hacen con su información, a nadie se le debe escapar que esta argumentación está determinada por el lugar que ocupa cada uno ahora en el mapa de la competencia.   Los envites más recientes se han caracterizado por la más dura estrategia de combate “al enemigo”. En esta ocasión es Google quien ha dado un paso. Anteriormente fue Facebook, cooptando a un ejecutivo de Google, o contratando a una empresa para que desarrolle una campaña de desprestigio de en Internet.   Recientemente el programa norteamericano The Onion News Network, emitió un completo reportaje satí­rico presentando a Google y Facebook como los programas de mayor éxito de la CIA, decorando el contenido con frases de un supuesto agente de la CIA, como “la cantidad de dinero que nos hemos ahorrado en espionaje al descubrir que la gente está dispuesta a proporcionar todo tipo de información sobre su vida”.   ¡Qué bromistas!, ¿no?

Deja una respuesta