Las maniobras de la OTAN "Trident Juncture"

Preparando las guerras futuras

A menos de diez dí­as para que empiecen, las maniobras de la OTAN “Triden Juncture”, apenas son noticia en los grandes medios de comunicación, con pequeñas o nulas referencias. ¿Acaso son unas maniobras militares más, o de escasa relevancia? Todo lo contrario, no sólo son importantes porque son el mayor ejercicio táctico de la OTAN desde la Guerra Frí­a, sino por su naturaleza ofensiva y sus objetivos: preparar futuras intervenciones militares y guerras.

Desde el 3 de octubre hasta mediados de noviembre la OTAN desplegará 35.000 efectivos militares, pertenecientes a 32 países, en España, Italia y Portugal, y más de 4.000 vehículos (carros de combate, transportes de infantería, cazas, helicópteros, artillería antiaérea, equipos antimisiles y buques). De ellos 8.000 serán militares españoles de los Ejércitos de Tierra, la Armada y del Aire, además de 116 blindados y carros de combate, 13 buques más de 30 aviones y una decena de helicópteros. 

España será el escenario principal de la operación “Trident-Juncture”, diseñada por el Mando Aliado de la OTAN con sede en Virginia (EEUU), con el despliegue de unos 20.000 militares y ejercicios con fuego real en Zaragoza (base áerea y campo de maniobras de San Gregorio) Albacete (base aérea de Chinchilla), Almería, Cádiz, Estrecho de Gibraltar, Palma de Mallorca y Madrid. “¿Para qué se hacen unas maniobras de este tipo si no es para preparar invasiones y guerras futuras, “nuevos Irak, Siria o Afganistanes”?”

Los ejercicios previstos: una operación ofensiva terrestre, desembarcos anfibios, lanzamiento de paracaidistas, operaciones en ambiente urbano y actuaciones de fuerzas de operaciones especiales  no son unos ejercicios defensivos, demuestran el carácter ofensivo e intervencionista de estas maniobras.

Sus objetivos están dentro de los planes de Estados Unidos por aumentar el papel militar de Europa en la OTAN y dotarse de una fuerza de intervención rápida (Nato Response Force, NRF) de alta disponibilidad y con capacidad para desplegarse en 48 horas en cualquier punto de las fronteras de la Europa del Este con Rusia, Oriente Medio y África. Y para la que el Pentágono ha diseñado ya el papel que ha de jugar España, ser punta de lanza de esta primera NRF con la aportación de 4.000 militares y el mando en 2016.

¿Para qué se hacen unas maniobras de este tipo si no es para preparar invasiones y guerras futuras, “nuevos Irak, Siria o Afganistanes”?

Para nuestro país, estas maniobras, junto con la ampliación de los Acuerdos firmados con Estados Unidos para convertir las bases de Morón y Rota en sedes permanentes del Mando para África (AFRICOM) del Pentágono y del escudo anti-misiles de la OTAN, suponen un salto cualitativo en la integración de España en la estrategia militar norteamericana y, por lo tanto, parte sustancial de su maquinaria de guerra. Una maquinaria que aumenta su agresividad al mismo ritmo que su decadencia hegemonista; y amenaza con arrastrarnos a nuevas guerras.

 

Por una España de Paz

EEUU ha trazado la integración militar de España en su estrategia de guerra, las bases y la OTAN, como una de sus líneas rojas que “no se debe trasvasar”. Sin embargo es cada vez más urgente volver a levantar un movimiento por la paz y la neutralidad para nuestro país si no queremos vernos arrastrados a sus guerras imperiales. Apoyar y promover las incipientes movilizaciones que fuerzas como las Asambleas contra las maniobras de la OTAN y los Comités anti OTAN, o como UCE y Recortes Cero están impulsando.

“Por una política de paz y neutralidad para España. Regreso inmediato de las tropas españolas desplegadas en el exterior. Salida de la OTAN.” (Programa de Recortes Cero)

 

 

 

 

* Manifiesto aprobado por la “Asamblea OTAN NO.  No a la guerra. País Valencià por la Paz”, para las movilizaciones de octubre

No a las maniobras de la OTAN.  No a la guerra. País Valenciá por la Paz 

Las principales maniobras de la OTAN (Trident Juncture 2015) desde el final de la Guerra Fría, con la participación de 30.000 soldados de 30 países, que acogerán España, Italia y Portugal a partir del 3 de octubre, son un paso más en la implicación de Europa en los planes militares de Estados Unidos para defender sus intereses imperialistas en las fronteras con Rusia (guerra de Ucrania), en África y Oriente Medio. 

El “Trident Juncture 2015” no es defensivo, tiene un carácter ofensivo e intervencionista. Su objetivo es preparar tropas con capacidad para intervenir militarmente en cualquier país en 48 horas. 

España no sólo cede el territorio nacional, bases e infraestructuras de Zaragoza, Albacete, Rota, Morón, Torrejón, Palma de Mallorca, Valencia (Paterna, Manises….)  sino que aporta 8.000 soldados. La base de Bétera en Valencia jugará un papel principal, desde ella se dirigirán las operaciones terrestres.  Además, “un 50 por ciento de las unidades de la Comunidad Valenciana van a estar operativas” ya que se desplegarán 1.500 efectivos de las bases de Bétera, Paterna y Valencia. Los puertos de Sagunto y Valencia y el aeropuerto de Manises serán las puertas de entrada de los efectivos militares.

Estas maniobras, junto con la ampliación de los Acuerdos firmados con Estados Unidos para convertir las bases de Morón y Rota en sedes permanentes del Mando para África (AFRICOM) del Pentágono y del escudo anti-misiles de la OTAN, suponen un salto cualitativo en la integración de España en la estrategia militar norteamericana.

Nos traen la guerra “a nuestra casa”, y nos convierten en colaboradores directos de la violencia de la OTAN y en objetivo de guerra de sus oponentes, avivan el terrorismo, la división social, el racismo, el miedo…  

·        No queremos ser cómplices de sus guerras y agresiones imperialistas. Nunca. Pero ahora con más razón, cuando estamos asistiendo a una de las consecuencias más dramáticas de la intervención militar de Estados Unidos y de sus aliados de la OTAN en Afganistán, Irak, Libia y Siria: la conversión del Mediterráneo en el “Austwitz” del siglo XXI, tumba de decenas de miles de refugiados que huyen de la guerra y la barbarie. 

·        Rechazamos que nuestro suelo se convierta en escenario principal de sus preparativos de guerra. Rechazamos ser plataforma de agresión a otros países y pueblos para defender los intereses imperiales de EEUU y de las grandes potencias como la UE. 

·        Denunciamos que estas maniobras (como los nuevos Acuerdos firmados con EEUU) son una nueva violación de las condiciones aprobadas en el Referéndum que ratificó la entrada de España en la OTAN, que recogía explícitamente que “la participación de España en la Alianza Atlántica no incluirá su incorporación a la estructura militar integrada”; y que se procedería “a la reducción progresiva de la presencia militar de los Estados Unidos en España”.

Por todo ello: llamamos a los ciudadanos de toda condición, trabajadores, pensionistas, estudiantes, jóvenes, hombres y mujeres, inmigrantes y a las organizaciones cívicas y profesionales, a las fuerzas políticas, sindicales y sociales a las entidades de toda Valencia y del País Valencia, porque la solidaridad más sólida y eficaz es la que se opone con claridad a la guerra: 

A manifestar públicamente su rechazo a estas maniobras y denunciar su carácter ofensivo. 

A denunciar la integración militar en la OTAN y la implicación cada vez mayor en los planes militares de EEUU. 

A exigir la no utilización de nuestro suelo y de las bases como plataforma de agresión a otros pueblos y países.

A que la Generalitat Valenciana y cada Ayuntamiento aprueben mociones en la línea de este manifiesto declarando “de PAZ” cada pueblo, y por extensión la Comunidad. 

Valencia Ciudad de Paz. Valencia ciudad de Acogida

¡Ni OTAN, ni Bases! ¡No a la GUERRA!

 

* Manifiesto aprobado por la “Asamblea OTAN NO.  No a la guerra. País Valencià por la Paz”, para las movilizaciones de octubre.

Caravana con coches / bicis a la base de Bétera el día 18 de octubre.

Manifestación unitaria el 31 de octubre entre la Plaza San Agustín y la Plaza de Tetuán de Valencia.

Deja una respuesta