Pospuesta la nueva ayuda a Grecia

“La medida aumenta la presión sobre el gobierno griego, pero es poco probable que tranquilice a los mercados financieros. Es una regla de oro segura en las cumbres de la Unión Europea que cuanto mayor sea el problema, más larga es la reunión. En este caso, la discusión duró siete horas. El eurogrupo habí­an estado discutiendo cómo hacer frente a crisis de la deuda de Grecia. Pero el resultado anunciado fue una sorpresa: la decisión sobre si se debe conceder a Grecia nuevos préstamos se ha pospuesto.”

Los observadores eseraban que los ministros, al menos aprobarían el siguiente tramo de la ayuda, por valor de 12 mil millones de euros, del actual paquete de 110 mil millones que fue acordado por la UE y el Fondo Monetario Internacional en mayo de 2010. Grecia necesita el dinero para mediados de julio a más tardar, para evitar una quiebra nacional. Sin embargo, los socios de la zona euro quieren esperar hasta el último minuto antes de dar la luz verde. En un comunicado, el eurogrupo dijo que primero el parlamento griego tendría que aprobar la última ronda de medidas de austeridad y los 50 mil millones del programa de privatización antes de que el próximo tramo se desembolse. (DER SPIEGEL) LE MONDE.- La situación griega ha dado un paso decisivo en la mala dirección. En un solo día, este viernes, la prima de riesgo de Grecia aumentó un 12%. Estamos en la pendiente resbaladiza que conduce a la perdición. Grecia está en quiebra: ha perdido toda credibilidad ante sus acreedores. Si sobrevive es sólo gracias a los adelantos de la inyección del FMI y la Unión Europea. Lo único que la puede salvar es la organización a nivel europeo de una "implosión nuclear subterránea" que evitaría un tsunami sobre Europa y probablemente en todo el mundo. Alemania. Der Spiegel El Eurogrupo acuerda posponer la nueva ayuda a Grecia Los ministros de Finanzas de la zona euro han decidido no aprobar el siguiente tramo de la ayuda a Atenas hasta que el Parlamento griego apruebe las nuevas medidas de austeridad. La medida aumenta la presión sobre el gobierno griego, pero es poco probable que tranquilice a los mercados financieros. Es una regla de oro segura en las cumbres de la Unión Europea que cuanto mayor sea el problema, más larga es la reunión. En este caso, la discusión duró siete horas. No fue sino hasta la madrugada del lunes que los ministros de finanzas de los países de la zona euro salieron de uno en uno en un mortal silencio del centro de conferencias Kirchberg de la ciudad de Luxemburgo, sede de varias instituciones de la UE. El eurogrupo –como se conoce colectivamente a los ministros de Finanzas de la zona euro– habían estado discutiendo cómo hacer frente a crisis de la deuda de Grecia. Pero el resultado anunciado fue una sorpresa: La decisión sobre si se debe conceder a Grecia nuevos préstamos se ha pospuesto. Los observadores esperaban que los ministros, al menos aprobarían el siguiente tramo de la ayuda, por valor de 12 mil millones de euros, del actual paquete de 110 mil millones que fue acordado por la UE y el Fondo Monetario Internacional en mayo de 2010. Grecia necesita el dinero para mediados de julio a más tardar, para evitar una quiebra nacional. Sin embargo, los socios de la zona euro quieren esperar hasta el último minuto antes de dar la luz verde. En un comunicado, el eurogrupo dijo que primero el parlamento griego tendría que aprobar la última ronda de medidas de austeridad y los 50 mil millones del programa de privatización antes de que el próximo tramo se desembolse. El motivo detrás de la táctica de los ministros de finanzas es obvio: quieren mantener la presión sobre el gobierno griego – por no hablar de la recalcitrante oposición. El martes, el primer ministro, George Papandreou, se enfrentará a un voto de confianza en el Parlamento, que también someterá a votación el paquete de austeridad la próxima semana. Los ministros de la zona euro hicieron un llamamiento explícito a todos los partidos políticos en Atenas para que apoyen las medidas de austeridad. "Teniendo en cuenta la duración, magnitud y naturaleza de las reformas requeridas en Grecia, la unidad nacional es un requisito previo para el éxito", dice el comunicado. La participación voluntaria del sector privado La decisión del Eurogrupo de posponer una decisión puede ser inteligente desde el punto de vista táctico. Pero que vaya a convencer a los mercados financieros es otro asunto. Los inversores, que valoran la transparencia y la previsibilidad, es poco probable que sean tranquilizados por el deseo de los gobiernos de la zona euro de aplazar la resolución del problema. El plan original era que Grecia sería capaz de volver a los mercados de capitales para refinanciar su deuda en 2012. Pero eso ya no será posible – los inversores privados simplemente carecen de la confianza necesaria en el país. Por lo tanto, un segundo paquete de ayuda es necesaria, y se espera que tenga una magnitud similar al primer paquete de 110 mil millones de euros. No está claro quién va a pagarlos. Los ministros sólo lograron llegar a un acuerdo en el principio de que en esta ocasión, además de los contribuyentes europeos, los acreedores privados tienen que estar involucrados de manera "informal y voluntario". La canciller Angela Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ya habían acordado esa posición durante la cumbre celebrada en Berlín el viernes, con el gobierno alemán abandonando su exigencia de que los acreedores privados se vean obligados a hacer una "contribución sustancial". Antes del inicio de la cumbre de Luxemburgo en la noche del domingo, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, reiteró una vez más la posición alemana. Tenía que quedar claro "que el riesgo no será asumido exclusivamente por los contribuyentes", dijo. Los ministros de Finanzas de la zona euro fueron capaces de ponerse rápidamente de acuerdo en esta demanda, en principio. Pero están divididos sobre cómo hacerla funcionar en la práctica. En su declaración final, los ministros dijeron que los "parámetros" de la estrategia de la nueva financiación debe aclararse a principios de julio – pasándole de hecho la pelota a los 27 jefes de Estado y de Gobierno que se reunirán en la cumbre de la UE en Bruselas el jueves y viernes. Cuando se trata de decidir si se debe involucrar a los acreedores privados, dos objetivos divergentes deben tenerse en cuenta. Por un lado, los contribuyentes europeos tienen un interés legítimo en obtener de los inversionistas privados, en particular de los bancos alemanes y franceses, que compartan las pérdidas derivadas de la deuda griega. Por otro lado, existe la preocupación de que obligar a los inversionistas privados a participar podría causar que las agencias de calificación declararan al país en bancarrota. Los gobiernos de la eurozona están de acuerdo por unanimidad en que una quiebra griega tendría consecuencias imprevisibles y de gran alcance para la unión monetaria. Por lo tanto, parece poco probable que la participación de los bancos será particularmente grande – incluso aunque Merkel y Schäuble sigan hablando de fomentar que los directores ejecutivos de los bancos hagan una "importante" contribución. Los expertos esperan que las instituciones financieras privadas solo aporten hasta una suma de miles de millones de un solo dígito – una cantidad insignificante, teniendo en cuenta que hay que esperar que el nuevo paquete de ayuda alcance hasta los 120.000 millones de euros. El problema político de Merkel En este caso, Merkel se encontraría frente a un problema enorme. Voces en su gobierno de coalición de conservadores y el pro empresarial Partido Democrático Libre dicen que el sector privado tendrá que participar si quieren que el parlamento alemán, el Bundestag, apruebe un segundo paquete de rescate para Grecia. Algunos miembros de la oposición social-demócrata de centro-izquierda ya están especulando que la cuestión podría llevar a la caída del gobierno de Merkel y elecciones anticipadas, si la canciller no obtiene una mayoría en el parlamento para respaldar sus planes. Mientras tanto, el debate sobre la mejor manera de involucrar a los acreedores privados continuará – al igual que la discusión sobre por qué los políticos europeos han tardado tanto en tomar medidas. En abril ya quedó claro que Grecia necesitaba un segundo paquete de rescate. Ahora estamos a mediados de junio, y todavía no hay un plan. Dennis Snower, presidente del respetado Instituto Kiel para la Economía Mundial, criticó la indecisión de la UE en comentarios al diario Welt am Sonntag el domingo, diciendo que era una "error completamente innecesario de los políticos." Con su acuerdo de posponer la decisión, los ministros de Finanzas de la zona euro han confirmado esa impresión una vez más. DER SPIEGEL. 20-6-2011 Francia. Le Monde Grecia: la semana de todos los peligros Georges Ugeux La situación griega ha dado un paso decisivo en la mala dirección. En un solo día, este viernes, la prima de riesgo de Grecia aumentó un 12%. Estamos en la pendiente resbaladiza que conduce a la perdición. Grecia está en quiebra: ha perdido toda credibilidad ante sus acreedores. Si sobrevive es sólo gracias a los adelantos de la inyección del FMI y la Unión Europea. Lo único que la puede salvar es la organización a nivel europeo de una "implosión nuclear subterránea" que evitaría un tsunami sobre Europa y probablemente en todo el mundo. Los ministros de finanzas se reúnen este domingo y una cumbre europea está previsto. Preocupado por la forma en que la información se difundió en los últimos días en los medios de comunicación, anunciando la claudicación de Angela Merkel y la mejora en las condiciones del mercado, voy a tratar de aclarar lo que está en juego en la situación actual, con sobriedad y la determinación. La participación del sector privado es esencial. En el frente político, el breve el anuncio de un alineamiento de Angela Merkel sobre la posición de Nicolas Sarkozy, que llevarían a la canciller a no insistir en la participación del sector privado, estaba equivocado y era una mala información. Y no ha detenido la deriva de los acontecimiento. El Parlamento alemán no dará, en efecto, su acuerdo a los desembolsos alemanes a Grecia más que con la condición expresa de la participación del sector privado. Además, escuchando con atención su mensaje los que dice es que la participación privada no será "obligatoria". Su mensaje fue inequívoco el sábado. No tomemos nuestros deseos por realidades. La renegociación de la deuda griega parece inevitable: es una forma suave de reestructuración. Probablemente sería la de "proponer" a los tenedores de bonos con vencimiento a finales de 2014 que extiendan su vencimiento. Hay en juego 80.000 millones de euros. El impacto de esta medida, si se aplica al 100%, sería importante. En lugar de pagar 80 mil millones en tres años, el reembolso tendría lugar durante una media de nueve años. Esto reduciría el déficit presupuestario griego en alrededor de 50.000 millones de dólares durante los tres años 2011-2014. Los bancos griegos están prácticamente en bancarrota. De hecho, el 140% del capital de estos bancos están invertidos en bonos del Estado griego. Ellos no pueden prolongar el cobro de esa deuda sin declararse en bancarrota. Este fracaso tendría consecuencias dramáticas, especialmente sobre los ciudadanos griegos, que perderían una gran parte de sus ahorros. Hay que encontrar una fórmula para aumentar el capital de los bancos griegos de forma que puedan participar en el esfuerzo común y reconstruir su posición financiera. Los bancos europeos pueden encontrar una fórmula para la renegociación de la deuda griega: tienen los medios. Sus ganancias recientes pueden absorber el impacto en uno o dos trimestres. Ellos no podrían absorber este impacto, sin embargo, si se hace lo mismo con Irlanda y Portugal. España o Italia lo que metería a todo el sistema bancario europeo en bancarrota. Sin embargo, Moody anunció recientemente una degradación de la calificación italiana. Por lo tanto, hay que medir las concesiones necesarias de los bancos privados a fin de evitar tirar al bebé con el agua del baño. Es un equilibrio delicado y los lobbies bancarios están cada vez más activos para protegerse. Van a participar de cualquier manera en el esfuerzo común, no por sentimientos de solidaridad, sino para protegerse. La calificación de Grecia no puede bajar: un hecho así podría llevar al país a la "quiebra definida", lo que evitaría que una serie de bancos, especialmente el Banco Central Europeo, pudieran participar en el intercambio. Una vez más, será necesaria una gran cantidad de talento para garantizar un esfuerzo importante, sin causar un desastre peor que la enfermedad. El pueblo griego está en las calles: su lenguaje es claro. La austeridad es inevitable, pero no se puede configurar sólo en detrimento de los ciudadanos. La enajenación de activos se impone. Ninguna reducción de las pletóricas fuerzas armadas de Grecia está prevista. Los ingresos tributarios no han aumentado y los contribuyentes de mayores fortunas están protegidos aún. Las medidas deben llegar a todos los segmentos de la población y a todas las instituciones por igual. El cambio de gabinete es una cortina de humo: no engaña a nadie. Era necesario "eliminar" el Ministro de Hacienda quien en repetidas ocasiones trató de poner al primer ministro frente a sus responsabilidades. Y esto no se perdona. Una quiebra de Grecia sería un desastre: se extendería al conjunto de la deuda privada y pública de Grecia, que ahora supera el billón de euros. Lo que podría causar el colapso inmediato de los bancos griegos, y la bancarrota en toda Europa. No se trata de ser complacientes, sino de entender que el remedio sería peor que la enfermedad. Europa y el FMI tendrá que decidir esta semana medidas que permitan alcanzar un equilibrio entre los "sacrificios" que una renegociación de la deuda griega causará. Esta forma de implosión subterránea permitirá ahorrar tiempo. No es la solución deseable. Pero a medida que Europa se ha quedado atascada y dejado que Grecia y los griegos no tomaran el toro por los cuernos, la situación exigirá medidas que restauren el equilibrio a largo plazo. Es mejor dejar que el FMI dirija proceso al que está acostumbrado. Se trata de profesionalidad. La confianza en los dirigentes europeos han caído al abismo. Cualquiera que hayan sido los errores cometidos, estamos ante una de las situaciones más explosivas. La estrecha vía que permite una salida se cierra cada día. Ahora es el momento de la decisión y el coraje. LE MONDE. 19-6-2011

Deja una respuesta