SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Por qué la charla de Trump con Putin no es solo una charla

17-7-2017

Las alarmas sobre la segunda reunión del presidente Trump con el presidente ruso Vladimir Putin en la cumbre del Grupo de los 20 están, de alguna manera, sobrecalentadas. Permanecer comprometido con Rusia y su líder, incluso a través de un reservado espontáneo en una cena cerrada para los líderes mundiales, no es en sí una falta: en el mejor de los casos, podría ayudar a aliviar la desconfianza y evitar errores de cálculo en un momento de alta tensión. Si bien es posible objetar el estilo impulsivo y la tendencia de Trump a evitar los canales establecidos, el problema no es tanto que buscara al Sr. Putin para una charla informal. Más bien, son las preguntas profundamente preocupantes y sin resolver sobre su relación con Rusia, lo que significa que cualquier contacto de este tipo plantea preocupaciones serias y comprensibles.

“Engagement” `[compromiso] no es una palabra sucia. Incluso en los peores días de la Guerra Fría, a la sombra de la crisis de los misiles cubanos y del susto de guerra de 1983, Estados Unidos permaneció en estrecha comunicación con la Unión Soviética. Un canal de retorno a menudo resultó vital. Durante los días tensos del otoño de 1983, el especialista del Consejo de Seguridad Nacional en asuntos soviéticos, Jack F. Matlock Jr., se reunió en silencio en una cafetería frente al Old Executive Office Building con un periodista soviético que había conocido, quien reveló la terrible situación en Moscú , incluyendo la creciente incertidumbre de los líderes soviéticos acerca de la posible guerra con los Estados Unidos. Esta fue una información importante.

Hablar no es malo; lo que es clave es la naturaleza de la charla. Para calibrar cuidadosamente los mensajes a los líderes mundiales, los presidentes suelen confiar en una elaborada máquina burocrática, incluyendo el proceso interinstitucional y el personal del Consejo de Seguridad Nacional. La charla de la cena del señor Trump mostró una vez más su proclividad para actuar solo, y sin duda creó dolores de cabeza. Sin un tomador de notas o un intérprete de los Estados Unidos, la estructura de seguridad nacional de EEUU quedó sin registro del intercambio, a excepción de la memoria del Sr. Trump. El Sr. Putin tendrá un mejor registro.

Pero el problema más profundo es la epidemia de desconfianza que el señor Trump ha creado acerca de sus lazos con Rusia, lo que sensacionaliza los contactos que de otro modo podrían no ser nada destacables. Las dudas comenzaron durante la campaña con su negativa a publicar sus declaraciones de impuestos, lo que podría mostrar los orígenes de sus ingresos, y empeoró cuando Rusia invadió el Comité Nacional Demócrata y la cuenta de correo electrónico del presidente de campaña de Hillary Clinton. El Sr. Trump se negó a aceptar las advertencias de la comunidad de inteligencia estadounidense sobre la interferencia rusa durante las elecciones y su familia y los asociados de su campaña han sido repetidamente negligentes o falsos acerca de sus contactos con funcionarios rusos (…) En su primer encuentro como presidente con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, el Sr. Trump dejó escapar información clasificada. Es razonable preocuparse por lo que pudo haberle dicho al Sr. Putin.

El Sr. Trump llama a menudo a las investigaciones de sus vínculos con Rusia una “caza de brujas”. Pero el hecho es que creó el remolino de la sospecha. Sólo él puede aclararlo – y hasta que lo haga, habrá motivo de preocupación por cualquier contacto que tenga con el Sr. Putin.

Deja una respuesta