SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Podemos entra en guerra frí­a

El núcleo con más poder entre los dirigentes afines a Íñigo Errejón se reunió el miércoles por la noche en Madrid para decidir qué estrategia adoptar tras el golpe de autoridad de Pablo Iglesias. El lí­der habí­a destituido a uno de los cargos de más peso de la familia errejonista, Sergio Pascual, ya exsecretario de organización, con una contundencia que les irritó. En ese encuentro debí­an tomar una determinación. O se levantaban en rebeldí­a, emulando la dimisión en bloque protagonizada por parte de la dirección regional de Madrid, y forzaban un nuevo congreso o esperaban.

El núcleo con más poder entre los dirigentes afines a Íñigo Errejón se reunió el miércoles por la noche en Madrid para decidir qué estrategia adoptar tras el golpe de autoridad de Pablo Iglesias. El líder había destituido a uno de los cargos de más peso de la familia errejonista, Sergio Pascual, ya exsecretario de organización, con una contundencia que les irritó. En ese encuentro debían tomar una determinación. O se levantaban en rebeldía, emulando la dimisión en bloque protagonizada por parte de la dirección regional de Madrid, y forzaban un nuevo congreso o esperaban.

Fuentes conocedoras de la reunión explican que fue Errejón quien contuvo a los suyos. No habrá dimisiones. Pero tampoco van a someterse. Empieza la guerra fría en Podemos. La decisión encaja con su carácter. Prudente y, ante circunstancias adversas, frío. Se repliega a los cuarteles de invierno pero no da por perdida la batalla.

Calendario en mano, el primer combate se libra el 2 o 3 de abril –la fecha está aún por cerrar– en la reunión del consejo ciudadano estatal. Es el órgano de dirección, formado por los principales responsables del partido y los líderes autonómicos. En esa cita, Iglesias tiene previsto proponer el nombre del sucesor de Pascual y elegirá a alguien de su confianza.

LA CARTA DEL CONSEJO CIUDADANO ESTATAL

El problema con el que se encontrará Iglesias es que la mayoría de los consejeros que deben aprobar el nombramiento han sido hasta ahora afines a Errejón –no en vano, el número dos y Pascual construyeron una organización que les fuera cercana– y quieren tumbar al candidato de Iglesias. Esta decisión bloquearía la reconfiguración de la cúpula y confirmaría que Errejón no se somete.

La posibilidad de bloqueo no se le escapa al secretario general. Tanto es así que ha convocado para este viernes una reunión con los líderes territoriales. El encuentro es el foro idóneo para que Iglesias les reclame apoyo en la votación del consejo ciudadano.

Iglesias cuenta con muchos votos garantizados. La jefa en Andalucía, Teresa Rodríguez, y el de Aragón, Pablo Echenique –ambos de una tercera corriente en Podemos, la anticapitalista– inclinarán su balanza a favor del número uno, dejando atrás viejas rencillas. En el caso de Rodríguez, su posición es obvia porque mantiene una enemistad manifiesta con Pascual, diputado por Sevilla. El secretario general en Madrid y el de Castilla-León también le apoyan.En representación de Podem acudirá Jèssica Albiach, la diputada que viene actuando como portavoz desde que dimitiera Gemma Ubasart y que también asiste al consejo ciudadano estatal ante la ausencia de dirección catalana. Aunque algunas voces en Podem han transmitido el apoyo a Iglesias, no está claro que Albiach mantenga esa misma posición. De hecho, controló de la campaña de Catalunya Sí que es Pot el 27-S en estrecha coordinación con Errejón.

REORGANIZACIÓN DE DEPARTAMENTOS

La dirección trata de normalizar la situación. Ante la ‘desaparición’ de su número dos, Iglesias señaló este jueves que Errejón “no está ausente” y confirmó que ha hablado con él para abordar la entrevista con Pedro Sánchez. Incluso Xavier Domènech, de En Comú Podem, trató de rebajar la tensión descartando dimisiones.

Sin embargo, es una calma aparente. Ambos están emocionalmente arrasados por una crisis interna que no tiene visos de cerrarse. La estructura del partido ha sufrido una importante sacudida y ya hay cambios en departamentos con personal próximo al número dos y a Sergio Pascual. Comunicación, redes y ‘argumentario’ son áreas que el núcleo de Iglesias desea reorganizar en la nueva etapa.

Deja una respuesta