Bruselas pide explicaciones por la medida de la Junta de Andalucí­a

¿Pero quienes se creen ustedes que gobierna en España?

Para cualquiera que quiera comprender algo de lo que esta pasando hoy en España, basta con leer la carta que Bruselas ha enviado a Rajoy la pasada semana pidiéndole cuentas sobre la medida del gobierno andaluz de multar las viviendas vací­as de los bancos para forzarles a sacarlas al mercado bajo la forma de alquileres sociales y expropiar a la banca las viviendas de los desahuciados que cumplan con determinados requisitos.

Una carta que, en sustancia, viene a decir “¿pero quienes se creen que gobierna su país? ¿Ustedes? Pues están muy equivocados. Gobernamos nosotros y esa medida está vetada por las condiciones del rescate al sector financiero que les hicimos firmar a ustedes”. Una injerencia mostrada, además, con tal grado de soberbia y prepotencia, poniendo tan al desnudo la intervención exterior, que ha llevado a Griñán (que además de jefe del gobierno andaluz es presidente del PSOE) a decir que “si esto es así [si Bruselas veta la ley], entonces esta Europa no vale la pena”. “La carta enviada por Bruselas a Rajoy supera todo lo imaginable” La cuestión ha pasado prácticamente desapercibida para los grandes medios de comunicación (o, mejor dicho, han querido pasar de puntillas sobre ella), sin embargo refleja con tanta precisión la sustancia de la situación política que vive nuestro país, que vale la pena detenerse en el asunto y sacar algunas conclusiones de él.En primer lugar, ¿quiénes se creen que son los burócratas de Bruselas, al servicio de Berlín, para pedir cuentas al jefe de gobierno de España sobre una medida que ha tomado el presidente de una comunidad autónoma de nuestro país, en nombre de sus competencias legalmente establecidas por la Constitución española y de los compromisos adquiridos ante sus votantes? ¿Es que se han creído que somos una colonia suya? ¿Que nuestros gobernantes carecen de la más mínima autonomía para tomar una decisión sin contar con su visto bueno? Con el corralito aplicado por la Troika a Chipre, creíamos que habíamos visto el último y más refinado ejemplo de la relación semicolonial que Berlín trata de imponer sobre el resto de países del sur de Europa. Pero la carta enviada por Bruselas a Rajoy supera todo lo imaginable. No pretendan ustedes gobernar su propio país, porque se las verán conmigo. Hasta los virreyes de la América colonial en tiempos del Imperio español disponían de más autonomía.En segundo lugar, el gobierno andaluz debería sacar enseñanzas de lo ocurrido. No es que “esta Europa no valga la pena”. Es que sin enfrentarse radicalmente al proyecto de intervención y saqueo que nos llega desde Washington y Berlín, es absolutamente imposible una salida a la crisis en beneficio de la mayoría. Lo estamos viendo en los hechos. Incluso las medidas más suavemente contempladas –pues el decreto de la Junta andaluza sólo contempla la expropiación de las viviendas en el caso de las familias más absolutamente necesitadas y en grave riesgo de exclusión social– provocan el rechazo frontal de Berlín.Cualquier cosa que sea salirse lo más mínimo de sus dictados, cualquier medida que pueda poner en peligro, aunque sea remotamente, un solo euro de los 400.000 millones que esperan sacar de España, a través de la deuda bancaria, en los próximos años, está completamente vetada. Desde hace años, en nuestras publicaciones venimos insistiendo en que la intervención de Washington y Berlín está determinando todo lo que ocurre en España. Y que por eso, cualquier política de cambio y transformación tienen que plantearse, en primer lugar, la defensa de la soberanía nacional, sin la cual nada será posible.La carta enviada por Bruselas pidiéndole cuentas a Rajoy, es la mejor muestra de ello.

Deja una respuesta