Pensiones, ¿demasiado generosas?

“Tal mensaje -que, como era previsible, gozó de gran visibilidad en los medios- suele estar promovido por la banca, que ha estado cuestionando la sostenibilidad de las pensiones públicas desde el momento en que se establecieron, promoviendo el mensaje de que tal sistema de pensiones público es inviable y/o insuficiente”.

El roblema de tal percepción (de que las pensiones públicas de jubilación son excesivas) es que es profundamente erróneo. Y, además, es fácil demostrarlo. España se gastó en 2005 en tales pensiones públicas de jubilación sólo el 6,9% del PIB, uno de los porcentajes más bajos de la UE-15, cuyo gasto promedio en tal tipo de pensiones públicas es del 9,4%. Los salarios en España son muy bajos, mucho más bajos que en el promedio de la UE-15. Puesto que los salarios son bajos, las pensiones son también muy bajas. No sólo el gasto en pensionistas es muy bajo, sino que el gasto en todos los ancianos es también muy bajo, lo cual explica el elevado nivel de pobreza entre los ancianos. 23,3%, comparado con sólo 1,6% en Holanda, 7,7% en Francia, 11% en Noruega, 12% en Dinamarca… (PÚBLICO) LA VANGUARDIA.- Militares estadounidenses en Afganistán se han quejado del trato que reciben de las tropas españolas destacadas en este país. En un correo electrónico que estos días circula entre los soldados de EE.UU., un teniente coronel de la 82.ª división aerotransportada denuncia que los soldados de la base española de Qala- i-Naw, en el noroeste de Afganistán, niegan ayuda a soldados y marines estadounidenses que viven o recalan en la base. EL CONFIDENCIAL.- División en el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), la asociación que engloba a un buen número de grandes empresas familiares españolas, incluidas algunas de nuestras mayores fortunas. ¿Motivo? La eliminación de los blindajes societarios que actualmente impiden a un accionista votar de acuerdo con su participación accionarial, iniciativa introducida por el grupo parlamentario socialista. Mientras los March, principales accionistas de ACS, están a favor de ese cambio legislativo, numerosos empresarios familiares están en contra, temerosos de perder el control de sus empresas. Opinión. Público Pensiones, ¿demasiado generosas? Vicenç Navarro Existe una percepción generalizada en muchos círculos financieros, políticos e incluso mediáticos del país –promovida por pensadores liberales– de que las pensiones públicas de jubilación son demasiado generosas. Así, hemos visto, hace unos días, un documento firmado por cien economistas (muchos de ellos, los mismos que firmaron recientemente otro documento proponiendo que se facilitaran los despidos de los trabajadores) pidiendo que, con el fin de salvar el supuestamente inviable sistema de jubilaciones público, se redujeron tales pensiones públicas, consideradas excesivas. Señalaban como prueba de tal exuberancia que los pensionistas, en el momento de su jubilación, reciben en España una pensión que es equivalente al 88% de los salarios, uno de los porcentajes mayores de la UE-15, el grupo de países de semejante nivel económico al español. Tal mensaje –que, como era previsible, gozó de gran visibilidad en los medios– suele estar promovido por la banca, que ha estado cuestionando la sostenibilidad de las pensiones públicas desde el momento en que se establecieron, promoviendo el mensaje de que tal sistema de pensiones público es inviable y/o insuficiente. No por casualidad, el documento está patrocinado por una fundación, FEDEA, financiada primordialmente por la banca, deseosa de que se reduzcan las pensiones públicas para aumentar las privadas. El problema de tal percepción (de que las pensiones públicas de jubilación son excesivas) es que es profundamente erróneo. Y, además, es fácil demostrarlo. Veamos los datos. Los extraigo del capítulo El sistema español de pensiones en el contexto europeo escrito por una de las investigadoras que más han trabajado en el tema de pensiones a nivel europeo, la profesora Camila Arza, del Programa de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), publicado en el informe La situación social en España, del Observatorio Social de España (colgado en la web www.observatoriosocial.org). España se gastó en 2005 en tales pensiones públicas de jubilación sólo el 6,9% del PIB, uno de los porcentajes más bajos de la UE-15, cuyo gasto promedio en tal tipo de pensiones públicas es del 9,4% del PIB. ¿Por qué España se gasta mucho menos que otros países de comparable nivel de de- sarrollo económico? Una causa podría ser la estructura demográfica, es decir, que España tuviera una menor proporción de la población que fuera anciana. Pero este no es el caso, pues la situación es precisamente la opuesta. España tiene uno de los mayores porcentajes de población por encima de 65 años (16,5%) en la UE-15. Deberíamos gastarnos, pues, más, no menos, de lo que la UE-15 se gasta en pensiones públicas. En realidad, el gasto en pensiones públicas de jubilación por anciano en España es de los más bajos de la UE-15; sólo 9.227 unidades de poder de compra, u.p.c. (euros estandarizados por su poder de compra en países de distinto nivel de vida), comparado con 13.531 en Italia, 13.190 en Suecia, 12.846 en Dinamarca, y así una larga lista de países. Si vemos el porcentaje que estas cantidades significan sobre el salario medio vemos, de nuevo, que España es uno de los más bajos. Este porcentaje, que se llama tasa de reemplazo, es del 65%, más bajo que el promedio de la UE-15, que es del 68%. Mírese como se mire, pues, no puede llegarse a la conclusión de que nos gastamos demasiado en pensiones para los ancianos. Ahora bien, la Comisión Europea, el Banco Mundial, la OCDE y, cómo no, el Banco de España (todas ellas instituciones de orientación liberal) utilizan el dato de que la tasa de reemplazo (por pensionista) es una de las más altas de la UE y de la OCDE, nada menos que un 88%. Y esta es la cifra que utiliza el manifiesto liberal de los cien economistas. Existen varios problemas con esta cifra, que está claramente hinchada. Los cálculos se basan en una situación ideal de vida laboral ininterrumpida de 40 años, cuando la realidad es muy distinta. El promedio de vida laboral en España es de 35 años (mucho menor en el caso de las mujeres). Es más, los salarios en España son muy bajos, mucho más bajos que en el promedio de la UE-15, lo cual no se debe, como erróneamente se asume, a una menor productividad (ver mi artículo Los salarios en España, Público, 04-03-10), sino a la debilidad de las fuerzas progresistas en España. Puesto que los salarios son bajos, las pensiones son también muy bajas, aunque la tasa de reemplazo aparezca muy elevada. Esta tasa da una idea equivocada de la generosidad de las pensiones en términos comparativos. Estas tasas pueden ser elevadas y en cambio las pensiones pueden ser muy bajas, que es lo que pasa en nuestro país. Otro error en aquel porcentaje de reemplazo del 88% de salario es que lo que aquellas instituciones –y el manifiesto liberal– definen como salario no es el salario, sino la base de cotización salarial, es decir, que las pensiones no se calculan directamente sobre el salario previo, sino sobre el nivel de cotización del salario, que es una cifra menor. Esta distancia entre salario real y base de cotización se ha ido reduciendo, con lo cual las pensiones han ido mejorando, pero distan todavía mucho de ser equiparables al resto de la UE-15. Es más, las pensiones se incrementan según el índice de inflación (a fin de no disminuir la capacidad adquisitiva de los pensionistas) pero no a base del promedio de nivel salarial, como ocurre en otros países. Y puesto que los salarios crecen, por lo general, más rápido que la inflación, resulta que los pensionistas se quedan más y más atrás, deteriorando su nivel de vida relativo. Otro hecho que explica que el gasto en pensiones sea bajo es que el porcentaje de población anciana no cubierta por las pensiones públicas financiadas por la Seguridad Social es muy elevado, un 20,6% de la población anciana, la mayoría mujeres, (comparado con sólo un 9% de la UE-15). De estos datos se deriva que no sólo el gasto en pensionistas es muy bajo (más bajo que el promedio de la UE-15), sino que el gasto en todos los ancianos es también muy bajo, lo cual explica el elevado nivel de pobreza entre los ancianos (23,3%, comparado con sólo 1,6% en Holanda, 7,7% en Francia, 11% en Noruega, 12% en Dinamarca…). Ninguno de estos datos aparece en aquel manifiesto liberal (para una crítica detallada, ver www.vnavarro.org). PÚBLICO. 11-3-2010 Reportaje. La Vanguardia EEUU critica la actitud de las tropas españolas en Afganistán Marc Bassets Militares estadounidenses en Afganistán se han quejado del trato que reciben de las tropas españolas destacadas en este país. En un correo electrónico que estos días circula entre los soldados de EE.UU., un teniente coronel de la 82.ª división aerotransportada denuncia que los soldados de la base española de Qala- i-Naw, en el noroeste de Afganistán, niegan ayuda a soldados y marines estadounidenses que viven o recalan en la base. "Los españoles no tienen interés alguno en ayudar, y están intentando que nos marchemos como consecuencia del trato inaceptable que dan a los americanos", escribe el autor, cuya identidad, más allá del rango y la división, permanece oculta. Las acusaciones han llegado a los mandos de la ISAF, la fuerza multinacional de la OTAN en Afganistán. Los responsables militares españoles en el país centroasiático "son conscientes" del problema, según ha confirmado el comandante Stewart Upton, portavoz del teniente general estadounidense David M. Rodríguez, comandante del mando conjunto de la ISAF. Entre otras quejas, el autor del correo expone que los españoles se niegan a mejorar la pista de aterrizaje de los helicópteros de EE.UU. que repostan o recargan munición allí y se niegan asimismo a mejorar la protección con una barrera de hormigón. El teniente coronel también denuncia que los estadounidenses "deben lavar la ropa a mano porque si van a la lavandería les roban todas sus cosas". Y cita el caso de un destacamento de marines que llegó a la base y al que supuestamente los españoles negaron el alimento. "Estamos trabajando con el Mando Regional Occidental para abordar estos temas, y encontraremos una solución factible que podamos poner en marcha lo antes posible", dice desde Afganistán el comandante Upton. El Mando Regional Occidental incluye la región afgana bajo responsabilidad militar española. Michael Yon, el periodista estadounidense que ha revelado el contenido del correo electrónico, explica en su página de Facebook que el mensaje ya ha llegado a manos del secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, que esta semana ha viajado a Afganistán. España tiene actualmente a 1.065 soldados en Afganistán, entre los cuarteles generales de la ISAF, el aeropuerto de Kabul, Herat y la base de Qala-i-Naw. En una guerra incierta como la afgana, que empezó en el 2001, los desacuerdos entre aliados son inevitables. Ahora existe una tensión latente entre EE.UU. –que enviará 30.000 soldados más– y los aliados europeos, reticentes a aumentar las tropas. El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha agradecido repetidamente a José Luis Rodríguez Zapatero los esfuerzos españoles en Afganistán. Uno de los motivos que enturbiaron las relaciones entre Zapatero y el ex presidente George W. Bush fue la súbita retirada española de Irak en el 2004. La decisión dejó huella. El mensaje del teniente coronel de la 82.ª división aerotransportada de EE.UU. es un memorial de agravios, una lista de supuestas ofensas de las tropas españolas, que podrían haber puesto en peligro a los estadounidenses. El texto enumera una serie de peticiones de los estadounidenses destinados a la base, cuya misión es el reabastecimiento de helicópteros, y tras cada petición concluye: "Los españoles dicen no y se niegan a hacer mejoras". Y advierte que EE.UU. necesita "desarrollar un plan viable y duradero" para el punto de reabastecimiento de la base "que no dependa de los españoles". La escena más chocante descrita en el mensaje es quizá la de los marines que buscaban refugio y comida en la base. Los estadounidenses destinados en el lugar "tuvieron que enfrentarse a los españoles para que pudiesen entrar y meterlos en dos pequeñas tiendas que tenían y darles su comida, puesto que los españoles no iban a alimentarlos". "¿Así es como permitimos que nuestros socios de coalición traten a los americanos?", añade. LA VANGUARDIA. 11-3-2010 Opinión. El Confidencial Las grandes fortunas divididas a cuenta del levantamiento de los blindajes J. C. División en el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), la asociación que engloba a un buen número de grandes empresas familiares españolas, incluidas algunas de nuestras mayores fortunas. ¿Motivo? La eliminación de los blindajes societarios que actualmente impiden a un accionista votar de acuerdo con su participación accionarial, iniciativa introducida por el grupo parlamentario socialista al socaire de la modificación de la Ley de Sociedades Anónimas. Mientras los March, principales accionistas de ACS, están a favor de ese cambio legislativo, numerosos empresarios familiares están en contra, temerosos de perder el control de sus empresas. El revuelo provocado en el IEF por el posible levantamiento de la limitación del derecho de voto (actualmente fijado en el 10%, con independencia del paquete que se posea) ha sido tal que el Instituto ha decidido poner el asunto a discusión en el orden del día de la Junta Directiva a celebrar el próximo miércoles, 17 de marzo. “Se va a discutir en Junta, porque entre los asociados hay versiones para todos los gustos”, ha asegurado a este diario un portavoz del IEF. Una de las mayores fortunas españolas, si no la mayor, tal que la de los hermanos Juan y Carlos March, dueños de Corporación Financiera Alba y primeros accionistas de la constructora ACS, con el 22% del capital, son favorables al levantamiento de esos blindajes por obvias razones. De hecho, la iniciativa planteada por el grupo socialista es conocida ya como la “enmienda Florentino”, porque sería Florentino Pérez, presidente de ACS, quien con la desaparición de esos blindajes podría hacer realidad su ansiado asalto a la eléctrica Iberdrola. “Hay gente en el Instituto que quiere que esa enmienda salga adelante y gente que opina justo lo contrario”, aseguran desde el IEF (que ayer presentó en Madrid su propuesta de reforma de las pensiones). “Afortunadamente se ha optado por aplazar el debate parlamentario hasta el 24 de marzo, lo que nos da al menos un cierto tiempo, muy poco a pesar de todo, para discutir un tema tan importante como este, que merece una reflexión más profunda y sosegada, y en todo caso nunca ese intento de colarlo de prisa y corriendo, casi con nocturnidad, que hemos visto”. El IEF, que actualmente agrupa a 96 grandes empresas, todas ellas líderes nacionales, europeos o mundiales en los sectores de industria y servicios, con una facturación media de 169.000 millones de euros, ha encargado un informe jurídico sobre la cuestión, que será examinado por la Junta el miércoles. “Acabar con esos blindajes puede suponer que un señor pueda controlar a su antojo una gran empresa con el 20% o menos, privando a los minoritarios de la posibilidad de sacar ventaja de una OPA. El señor que invirtió en Iberdrola ya sabía que existían esas limitaciones al voto cuando hizo su inversión”, aseguran las fuentes. Los partidos tampoco lo tienen claro Estamos ante una apasionante pelea empresarial que, además, se ha politizado al máximo. Para el empresario familiar, la desaparición de ese tope del 10% supondría el riesgo cierto de perder el control de su negocio, en caso de entrada –vía ampliación de capital, por ejemplo- de un socio importante. Hay, sin embargo, quien matiza tal riesgo, “porque la traba que ahora supone esa limitación se puede sustituir introduciendo en los estatutos la exigencia de mayorías reforzadas para según qué decisiones”, señala un empresario familiar. El asunto se cocina actualmente en las sedes de los partidos. Si bien nada está cerrado, parece que tanto el PNV como IU y los navarros de UPN son contrarios a la enmienda, mientras que Partido Popular y CiU se mantienen en la indefinición, porque la división interna es palpable en ambos casos. En el PP, porque la descarada intervención de José María Aznar a favor de las tesis de ACS ha provocado una notable reacción en contra, y en CIU porque la labor de lobby de Miguel Roca en el mismo sentido sobre Convergencia no coincide con los puntos de vista de Unió. El único partidario de la aprobación de la enmienda es el PSOE, aunque también las grietas han hecho acto de presencia en las filas socialistas. Una información aparecida ayer en El Correo de Bilbao aseguraba que la “enmienda Florentino” ha generado una “honda preocupación en el Gobierno vasco. Tanto que el lehendakari, Patxi López, trasladó el pasado viernes al presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, su preocupación por los efectos perniciosos que, de salir adelante, tendría esa iniciativa sobre grupos empresariales vascos –caso de Iberdrola o Repsol (Petronor)- que podrían quedar a expensas de posibles asaltos hostiles”. EL CONFIDENCIAL. 11-3-2010

Deja una respuesta