Recortes en Sanidad

Pagar con la salud

Para la mayorí­a evidente que el problema no es el gasto sanitario, sino en qué se gasta el dinero el Estado, y qué ingresa. Si los bancos hubieran pagado desde el 2007 lo que les corresponde en impuestos se habrí­a evitado el cierre de 300 mil empresas y se habrí­an creado 1,5 millones de puestos de trabajo. Hablando de los recortes en Sanidad, ¿cuántas vidas se habrí­an salvado? Antonia Martí­n es secretaria de Acción Sindical de SATSE ” Sindicato de Enfermerí­a de Cataluña

Asistimos a una batería de recortes, recortes salariales, despido de interinos, la paga extra – aunque de momento se hayan echado atrás -, cierre de urgencias… ¿cuáles son las consecuencias inmediatas que están teniendo para pacientes y profesionales?

Hay muchas zonas, barrios y pueblos, donde ya no tienen servicio de urgencias, por las noches sobretodo, lo que ha implicado también que muchos profesionales, interinos principalmente, sean despedidos, y que, al mismo tiempo, nos encontremos con menos recursos para poder atender, pero obligados a hacer el mismo trabajo. La situación es insostenible por igual, tanto para pacientes como para profesionales.

Ya se ha avisado de que los recortes, por ejemplo en oncología, pueden incluso poner en riesgo la vida de los pacientes…

Como profesional del sindicato de enfermería siempre doy la misma respuesta, somos profesionales, entendemos que la prestación que no puede esperar… pues no puede esperar. Y estoy seguro de que desde el sindicato médico se piensa lo mismo. Y estamos hablando de que a todos los niveles la gente posiblemente sí que tenga que esperar. Si depende de nosotros ningún enfermo que necesite tratamiento tendrá que esperar, pero la administración cada vez nos lo pone más difícil.

En consecuencia estamos viendo una respuesta contundente por parte de sindicatos y trabajadores…

Desde el año pasado estamos denunciando cómo se están haciendo las cosas en Cataluña. Hablamos de un tijeretazo que no se puede imaginar nadie. Es algo que no podríamos pensar, porque estamos en una de las comunidades con peor ratio de profesionales por enfermo.

Llevamos un año de movilizaciones, protestas, reivindicaciones, y negociaciones en las que le transmitimos a la administración que no podemos seguir por este camino, que no podemos ser los únicos que paguemos la crisis.

Llegado a este punto, la administración está yendo por su cuenta, sin contar con nadie, y mermando absolutamente todo: las prestaciones como trabajadores, la forma de trabajar, los problemas de los usuarios para encontrar un servicio. Nos empeñamos en explicarle a la gente cómo buscamos vías de negociación, pero con esta administración poco se puede hacer.

“Si depende de nosotros ningún enfermo que necesite tratamiento tendrá que esperar, pero la administración cada vez nos lo pone más difícil”

¿Es Cataluña la punta de lanza de los recortes sanitarios en toda España?

Creo que la peor autonomía está siendo la peor. Nosotros tenemos un perfil muy distinto. El resto de autonomías tiene muy poca sanidad concertada y la verdad es que en este momento como en Cataluña es difícil imaginar que pueda llegar a ser en toda España, por lo grave que es lo que está pasando aquí. Estamos ante la tijera de Artur Mas, y no debemos olvidar que hace nada pedían la transferencia de Educación y Sanidad.

¿Que estamos ante una crisis?, claro, pero es que nunca hemos vivido alegremente en Sanidad, y menos los profesionales. Los directivos habría que cuestionarlo, pero en los últimos tiempos los profesionales habíamos conseguido una Sanidad que estuviera cerca del paciente, con muy pocos trabajadores, pero buscando que el paciente no notara lo que tenemos que sufrir en los centros de atención primaria. Esto ha sido un golpe muy, muy duro

Es que por recortar hay mucho de donde hacerlo, no necesariamente de la salud de la gente…

Claro, lo más fácil, y lo digo con todas las consecuencias, es ir a recortar de la masa salarial de los trabajadores. Y eso no puede ser. Rebajar prestaciones y salarios hace que el paciente se vea afectado directamente. Hay pueblos y barrios que lo están sufriendo muchísimo, sobretodo en zonas rurales. Nadie se puede llegar a imaginar las situaciones que se están viviendo. Luego en las ciudades lo que se vive es el caos, porque hay muchos pacientes y la atención no puede darse, es imposible en estas condiciones.

Te reúnes, haces unos pactos… pues da igual porque luego viene otro y otro, para que realmente las familias cada vez se resienten más, las de los pacientes, y las de los trabajadores.

“Realmente las familias cada vez se resienten más, las de los pacientes, y las de los trabajadores”

¿Podemos decir que la Reforma de la Constitución ha sido el pistoletazo de salida de esta situación?

Nosotros defendemos a los profesionales de enfermería, y a los que les corresponda deben buscar la salida a una situación en la que cada vez estamos peor. No entramos en esa cuestión política, pero si exigimos que lo que se haga sirva para algo que no sea pagar con la salud y las condiciones de vida.

Lo que estamos viendo es una línea de actuación de absoluta unidad sindical, ¿no?

La verdad es que sí, desde hace unos meses los sindicatos estamos trabajando conjuntamente por los compañeros, aún velando cada uno por su propia identidad. La gravedad de la situación hace que la unidad sea el único camino posible que se puede contemplar.

¿No crees que esa unidad debe extenderse a todos los sectores sociales y no solo en la Sanidad, sino en lo que hace referencia al conjunto de recortes que estamos sufriendo?

Todas las organizaciones con las que hemos contactado están dispuestas, y han sido muchas. Ojalá que muchas más se pusieran en contacto con nosotros y nos pudiésemos apoyar. La sociedad debe implicarse muchos más, porque a veces uno puede pensar que a él no le va a tocar, pero lo cierto es que en estos momentos todos nos necesitamos mucho. La gente debe valorar lo que está pasando y lanzarse a pararlo. Intentamos ofrecerle nuestra mano a todo el mundo. Desde luego, la lucha de las enfermeras y enfermeros catalanes es la lucha de todos.

Deja una respuesta