Nuevas medidas del BCE

Otro regalo a la banca. Y van…

El pasado 9 de marzo el Banco Central Europeo adoptaba un conjunto de medidas “excepcionales” que pueden resumirse en una sola: una nueva ronda de inyecciones a la banca europea dirigida a tapar los enormes agujeros de pérdidas y endeudamiento escondidos en sus balances. Permitiendo así­ un incremento “artificial”, pero real, de sus beneficios.

Tras el anuncio de Draghi los bancos europeos han recuperado más de 15.000 millones de euros de su valor en bolsa en apenas unos días. Y ello a pesar que la medida “estrella” del BCE ha sido reducir los tipos de interés al 0% estrechando así, teóricamente, los márgenes de beneficio por la concesión de créditos. ¿Dónde está el truco?

Sencillamente, en las otras medidas apenas publicitadas por los medios de comunicación. Y en especial en la nueva inyección de liquidez al sistema financiero, calculado en alrededor de 1,5 billones de euros, por el que el BCE no sólo no cobrará nada, sino que, al contrario, llegará a pagar hasta un 0,4% de intereses a la banca por regalarles este dinero.Increíble pero cierto. ¿No conceden ustedes suficientes créditos? No se preocupen. Yo les suministraré todo el dinero que haga falta, y además no sólo no les cobraré, sino que les pagaré por aceptarlo. Una “generosidad” que hará que los costes de financiación bancarios se reduzcan tan drásticamente, que analistas y expertos calculan que traerá un incremento de beneficios para el sector de entre un 20 y un 30% en 2017. “Como buen defensor de las burguesías monopolistas, las medidas del BCE sólo buscan salvar a los suyos”

Pero además, para completar el “círculo virtuoso”, y a pesar de que todo se hace en nombre de reactivar el crédito para impulsar la recuperación económica, el BCE no exigirá la devolución anticipada del dinero aunque no lo utilicen para su actividad crediticia.

Lo que quiere decir que la banca podrá usar esta ingente montaña de dinero para amortizar sus propias deudas, reponer sus pérdidas y seguir con el movimiento especulativo de tomar prestado dinero del BCE –cobrando por ello– para comprar deuda pública al 3, el 5 o el 7%, ganando por todas partes sin ningún riesgo.

Como buen defensor y mejor representante de las grandes burguesías monopolistas europeas, las medidas del BCE no tienen otro objetivo que salvar a los suyos. Para la mayoría de la población, recortes y empobrecimiento. Para las oligarquías financieras, proteger sus negocios y aumentar sus beneficios aunque esto signifique mantener a la eurozona entre el estancamiento y la recesión.

Deja una respuesta