El FMI exige un nuevo recorte del 10% en los salarios

Otro atraco a nuestros salarios. Y van

El informe presentado al Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional elogia que la última reforma laboral “ha sido un buen paso en la dirección de rebajar sueldos e indemnizaciones por despido”. Pero añade que “no es suficiente”. Para el FMI “los sueldos no han bajado lo suficiente ni lo suficientemente rápido”.

“Los españoles deben comprender que han de rebajarse un 25% sus salarios”. (Paul Krugman en The New York Times. Febrero de 2010.)“Es necesario que los salarios en los países europeos menos competitivos caigan un 20% con respecto a Alemania”. (Paul Krugman en Le Monde. Enero de 2012).“Los sueldos no han bajado lo suficiente ni lo suficientemente rápido. Sería conveniente una bajada nominal de sueldos del 10% en dos años” (Informe del FMI sobre España. Agosto 2013).Un ataque que viene del exteriorEl centro difusor del atraco a nuestros salarios no está en la voracidad de la patronal española, ni en el carácter reaccionario de un gobierno de derechas.Por supuesto que grandes empresarios y élites políticas aprovechan cualquier oportunidad para dar un bocado a nuestros sueldos, mientras ellos mantienen escandalosos privilegios.“Para el FMI los sueldos no han bajado lo suficiente ni lo suficientemente rápido” Pero ellos no son el origen del mal. Es en Washington o en Berlín donde se elaboran los “programas de saqueo” que luego se ejecutarán en España.Un altavoz tan efectivo como el Nobel de Economía, Paul Krugman, dio el pistoletazo de salida al anunciar que “los españoles han de rebajarse un 25% sus salarios”.Bastaron tres meses para que Zapatero –cuadrándose ante la llamada de Obama- anunciara en el Congreso un draconiano plan de recortes.La segunda aparición de Krugman, en enero de 2012, reclamando un bocado adicional del 20% a nuestros sueldos, anticipó los numerosos tijeretazos aplicados por el gobierno de Rajoy.Ahora, el FMI reclama “otro 10%” de nuestros salarios, y Berlín, a través de la Comisión Europea, se suma a la exigencia.¿Qué nuevos recortes quieren imponer en España? ¿Hasta dónde están dispuestos a recortar nuestros salarios?Esta es nuestra propuesta: ¡Redistribución salarial!En 2009, Unificación Comunista de España propusimos una alternativa de redistribución salarial: elevar hasta los 1.000 euros el salario mínimo, sobre la base de limitar “por arriba” los sueldos a 10.000 euros mensuales.Entonces, algunas voces nos dijeron que “era imposible” imponer, por ley, un techo a los salarios en el sector privado.Pues bien, en Suiza, gracias a su peculiar sistema político, donde los referéndums juegan un papel importante, está abriéndose paso..Hace unos meses, la llamada “iniciativa Minder”, que impide a los altos directivos auto concederse bonus y otros complementos multimillonarios sin el aval de los accionistas, fue respaldada por los suizos y está pendiente de su plasmación en un texto legal.El próximo 22 de noviembre, los suizos se pronunciarán en referéndum sobre otra iniciativa, impulsada por David Roth, líder de las juventudes socialistas.Se la conoce como “la iniciativa 1:12” porque pretende limitar los salarios de todos los altos ejecutivos de bancos y monopolios partiendo de una fórmula simple: que nadie gane en un mes lo que otro trabajador gana en un año.Actualmente la relación entre los sueldos de los altos directivos y el de un trabajador medio es de 100 a 1.La sociedad suiza estalló de indignación cuando comprobó que la cúpula de UBS, rescatada con dinero público, seguía cobrando escandalosos salarios.Y ha reaccionado. Aunque parece que no interesa darle publicidad a estas iniciativas, mientras las leyes suizas contra la inmigración copan las noticias. El nuevo hachazo del FMI: nunca tienen suficienteEl informe presentado al Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional elogia que la última reforma laboral “ha sido un buen paso en la dirección de rebajar sueldos e indemnizaciones por despido”. Pero añade que “no es suficiente”. Para el FMI “los sueldos no han bajado lo suficiente ni lo suficientemente rápido”.Así de claro lo dicen. Sin tapujos. Su objetivo es recortar nuestros salarios. Y ya han hecho las cuentas del nuevo hachazo.El FMI propone “un gran pacto entre empresarios y sindicatos por el que los trabajadores acepten rebajas de sueldos a cambio de que las empresas se comprometan a crear empleo”.En concreto, pretenden imponernos una bajada nominal de los salarios del 10% durante dos años.“En los años 80 los salarios se quedaban con el 67% de la riqueza nacional. Hoy apenas representan el 45,8%” Pero eso no es todo. Las “recetas” del FMI para España proponen abaratar todavía más el despido, generalizando el “despido libre” a través del “contrato único”, que tendría una indemnización por despido inicial muy baja. Además, pretenden que se liberalicen los descuelgues de convenios y suprimir del todo la ultraactividad de los acuerdos colectivos, lo que limitaría el poder de los trabajadores en las negociaciones. Y aspira a que se elimine completamente la “indexación de los salarios”, es decir las subidas de acuerdo a la inflación. Al mismo tiempo, incita a reducir el margen de los tribunales para declarar EREs y despidos como improcedentes.Todo un programa de saqueo a nuestros salarios y un ataque sin precedentes a las condiciones de trabajo de la mayoría.Y por si esto fuera poco, el FMI propone también subir una vez más, a corto plazo, el IVA, pasando productos de tipo reducido al general, lo que supondría un alza de 11 puntos. Exige “revisar el gasto en educación y sanidad”, lo que significa nuevos recortes. Y plantea dar otra vuelta de tuerca a la reforma de las pensiones, no solo aplicando el factor de sostenibilidad sino también ampliando el periodo de cómputo para el cálculo de la pensión. Nos jubilaríamos más tarde y cobraríamos menos.Berlín se ha sumado enseguida al carro. El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Asuntos Económicos, el finlandés Olli Rehn –la voz de Merkel- apoyó desde su blog las propuestas del FMI. Y la portavoz comunitaria se encargó de remachar que las palabras de Rehn “están en línea con la postura de la Comisión Europea”.Rehn puso a Irlanda y Letonia como ejemplos de dos países que están remontando el vuelo gracias al sacrificio inicial de sus trabajadores, que aceptaron rebajarse el sueldo.Se le “olvidó” mencionar el precio que Berlín les obligó a pagar. El gobierno letón despidió a un tercio de los funcionarios, y los que se quedaron vieron reducido su salario hasta en un 40%. La población al borde de la pobreza se ha disparado, alcanzando el 40%, el segundo mayor porcentaje de la UE. Y el paro casi se ha duplicado, pasando del 8% hasta el 14,9%. Si no ha subido más es porque se ha producido un éxodo masivo, que ha reducido hasta en un 13% la población letona.Algún economista ha declarado que “si el ejemplo que Olli Rehn ofrece a la UE es Letonia… A mí que me borren”.¿Hacia dónde pretenden conducirnos? ¿Hasta dónde están dispuestos a recortar nuestros salarios?

Jibarizando los salariosDesde que, a partir de 2.010, Washington y Berlín nos han impuesto un planificado proyecto de saqueo del país estamos asistiendo a un acelerado trasvase de riqueza que tiene su base en el atraco a nuestros salarios.Los convenios firmados en 2013 contemplan un incremento salarial medio que apenas llega al 0,65%. Lo que –si tenemos en cuenta que la inflación alcanza el 1,8- supone en realidad una rebaja salarial.De hecho, los sindicatos denuncian que desde 2010 los salarios reales, es decir el poder adquisitivo de los trabajadores, han descendido 7,3 puntos.Pero en muchos sectores del pueblo trabajador el recorte es muchísimo mayor.Los trabajadores españoles despedidos de la construcción que han vuelto a buscar empleo en el campo, se ven obligados a aceptar salarios de entre 12 y 18 euros diarios, cuando antes recibían entre 41 y 50.Es solo un ejemplo, pero confirma hasta donde está llegando ya la jibarización de nuestros salarios.Se calcula que cada familia española ha visto como su renta anual descendía en 1.300 euros gracias a los tijeretazos salariales.Pero, visto colectivamente y con una perspectiva temporal más amplia, el atraco es mucho más escandaloso.“Se nos impone el recorte de salarios para que ellos se lleven aún más” En los años 80 los salarios se quedaban con el 67% de la riqueza nacional. Hoy apenas representan el 45,8%.Y la mitad de esta pérdida se ha producido desde el inicio de lo que ellos llaman crisis, y en realidad es un completo saqueo. En los últimos cinco años los salarios hemos perdido 12,7 puntos de renta real. O lo que es lo mismo: en el reparto de la riqueza 127.000 millones de euros de nuestros salarios han ido a parar a las cuentas de beneficios del capital. Significa que cada trabajador ha perdido, mejor dicho, nos han robado, una media de 5.500 euros -1.100 euros cada año- que han pasado a formar parte de las ganancias del capital.¿Entienden ahora porque el FMI y la UE están tan interesados en que se recorten todavía más nuestros salarios?Menos salarios y más beneficiosEl BBVA ha ganado en el primer semestre de 2013 la friolera de 2.882 millones de euros. Casi el doble que el pasado año.Gracias, en buena parte, a que se ha merendado Unnim, saneada con dinero público y luego regalada al gigante financiero por tan solo un euro.Su rival, el Banco de Santander, tampoco le va a la zaga. En lo que llevamos de 2013 ha ganado 2.255 millones, casi tanto como durante todo el pasado año.Lo mismo ocurre con la mayoría de los principales bancos y monopolios. Las compañías del Ibex-35 declararon entre enero y julio un beneficio neto de 14.853 millones, un 19,36% más que en el mismo periodo de 2012.La ecuación es sencilla. Cuanto más bajan nuestros salarios, más suben sus beneficios.Y ese robo será todavía mayor. Según Bloomberg, las ganancias conjuntas de las sociedades del Ibex-35 al finalizar 2013 llegarán hasta los 31.824 millones, un 126% más que el año anterior.Un ínfimo puñado de bancos –ya solo quedan 15- capitaneados por el Santander y el BBVA arramblan con las riquezas nacionales, atracando a la población y asfixiando a las pymes.Junto a ellos, un selecto grupo de grandes monopolios nos imponen precios de usura y draconianas condiciones.Imponiendo un reparto de la riqueza cada vez más desigual. Donde una parte cada vez mayor que antes nos quedábamos los trabajadores, o estaba a disposición de pymes y autónomos para crear empleo, va a parar a las cuentas de resultados de los grandes bancos y monopolios.Trasvase hacia el exteriorPero la mayor parte del botín del atraco a los salarios no se queda en España. Por el contrario, se están imponiendo un auténtico plan de saqueo de las riquezas nacionales, que tiene su base en el robo a nuestros sueldos.Se trata de un gigantesco trasvase de la riqueza nacional al capital extranjero, hacia los bancos alemanes y franceses, los grandes fondos de inversión norteamericanos y las grandes multinacionales, es el que con mayor rapidez se acelera cada día. El gobierno se felicita de que la prima de riesgo se haya “relajado”. Pero este año pagaremos, solo en concepto de intereses, 38.000 millones de euros, que se quedarán en buena parte bancos extranjeros. Desde 2.008 hemos pagado 125.000 millones de euros en intereses de la deuda. Y en los próximos cuatro años pagaremos, como mínimo, otros 108.000 millones de euros más.¿Además, cuánto dinero se lleva el capital extranjero de su participación en los grandes bancos y monopolios y por los beneficios directos de las filiales de sus multinacionales en España? Más del 40% de las acciones de los grandes bancos y monopolios españoles están en manos del capital extranjero, en particular de los grandes bancos y monopolios europeos y los fondos de inversión norteamericanos. Es decir, que cuando Botín o Telefónica ganan… quien gana sobre todo es el gran capital norteamericano.Se calcula que se llevan otros 100.000 millones de euros anuales de nuestro país. En los cinco años de crisis se han llevado 800.000 millones de euros, y se llevarán otros 400.000 en los próximos cuatro años. ¡Más de 1,2 billones de euros en plena crisis!Esa es lo que está ocurriendo, un trasvase de recursos salvaje hacia el capital extranjero. Ese es el principal objetivo que explica los dictados de Washington y Berlín. No se nos impone el recorte de nuestros salarios porque “estamos en crisis”, sino para que ellos se lleven aún más apretándonos a los países más dependientes de su cadena imperialista.Si sumamos los intereses de la deuda y los beneficios de la banca y multinacionales volvemos a encontrarnos con números escandalosamente desorbitados, ¡1,4 billones de euros entre 2007 y 2014! Este es el saqueo de nuestros recursos que ya no estarán en España, para invertir en crear empleo y salir de la crisis.

Deja una respuesta