Murcia 23-N, un paso adelante: 70.000 manifestantes toman el centro de la ciudad

Otra vez el triunfo de la unidad.

Desde la Consejerí­a de Educación salió la Marea Verde contra la LOMCE y los recortes educativos efectuados a nivel regional. Marea Blanca desde el hospital Morales Meseguer. Marea Negra, contra los recortes en empleo público, desde el Ayuntamiento. Marea Roja por el empleo digno desde Ronda Norte. Marea Naranja contra los recortes en servicios sociales desde la Redonda. Marea por el transporte público y el soterramiento de la ví­a, que une a vecinos de la costera sur con trabajadores de RENFE, desde el Barrio Santiago el Mayor y la Estación de tren del Carmen.

Todas estas mareas se reunieron con las fuerzas sindicales mayoritarias y marcharon por Gran Vía hasta el puente de los Peligros.

Si la manifestación de Murcia fue, junto a la de Barcelona, la más grande de España es por el esfuerzo de hacer una convocatoria conjunta y por tener un lema central unitario. La base es el trabajo por la unidad. Una Marea Blanca y Verde que se compone de decenas de asambleas y asociaciones de base; una marea roja compuesta por los sindicatos más combativos, como CGT y los movimientos de afectados por las hipotecas y los parados, decenas de asociaciones de vecinos; la marea negra formada principalmente por las bases sindicales y los trabajadores del sector público y la marea naranja formada por trabajadores sociales y asociaciones de afectados. Un total de 100 organizaciones de todo tipo han impuesto por la base la unidad de sindicatos y mareas y han movilizado a 70.000 ciudadanos, casi el doble de votos que obtuvo el PSOE en las elecciones del 2.011 en Murcia. Una demostración más de que con la unidad organizada de la ciudadanía se puede llegar mucho más lejos de lo que imaginamos.“Un total de 100 organizaciones de todo tipo han impuesto por la base la unidad de sindicatos y mareas y han movilizado a 70.000 ciudadanos”

Una amplia convocatoria por internet y en la calle, con cartelería, eventos, asambleas, megafonía, etc, y la asistencia de autobuses de distintas poblaciones de la Región fletados por sindicatos cierran el circulo de un extraordinario trabajo realizado para que el 23 N murciano haya sido u éxito.

Frente a ello nada pudo hacer la Delegación del Gobierno por prohibir 6 de las 8 columnas.

En la manifestación se pudo ver gente de todas las edades, familias enteras, mucha gente con su propia pancarta de mano, un ambiente reivindicativo y festivo que inundaba las calles de un espíritu de victoria popular, el ambiente del ¡ JUNTOS SÍ PODEMOS! que cada vez recorre más movilizaciones masivas en toda España.

 

Deja una respuesta