Elecciones griegas. Entrevista a Thanasis Laskaratos

“Ojalá Grecia le enseñe el camino a España”

“Grecia está viviendo un momento histórico. El reto a partir del 26 de enero va ser si Syriza defiende los intereses de los tenedores de la deuda o los del pueblo. Grecia necesita un paso adelante y Syriza, en este sentido, es necesaria. Lo importante es que el régimen de la Troika caiga, luego ya veremos. Creo que España va a pasar por el mismo proceso que Grecia, dando un paso, aunque pequeño e insuficiente, para ir más allá. También para España es urgente un cambio de régimen”.

¿Cómo definirías la actual situación en Grecia?Grecia está viviendo un momento histórico. Los problemas de la crisis se han olvidado hasta el domingo, porque al fin el régimen va a caer. Lógicamente Syriza está hablando de los problemas que ha causado la crisis, pero de forma muy general, sin entrar en demasiados detalles porque lo que les interesa ahora a los griegos es que los partidos del régimen se vayan. Tras el anuncio de la convocatoria anticipada de elecciones por parte del gobierno, todos somos conscientes del valor histórico para Grecia de este momento.¿Cuáles son las razones que han llevado a que no hubiera más salida que la convocatoria de elecciones?Esto es importante, porque el gobierno de colaboración de Nueva Democracia y PASOK no habría convocado las elecciones si hubiera podido encontrar otra alternativa. Convocarlas es decir que no tienen ningún apoyo en la sociedad. Al principio tenía al menos el apoyo exterior de los acreedores, pero con el tiempo también lo ha perdido. Ahora, en cierto modo, podríamos decir que hasta Alemania apoya a Syriza. Los partidos del actual régimen político son conscientes de que no les queda otra opción que marcharse.¿En qué sentido Alemania estaría dispuesta a aceptar un gobierno de Syriza?“Lo importante es que el régimen de la Troika caiga” Porque no les queda otra opción. Saben que el pueblo griego ya no va a aceptar más a Nueva Democracia y al PASOK, por lo que están obligados a colaborar con Syriza, que, por otra parte, no tienen un discurso muy radical. A los griegos sí les habla de un vuelco, pero cara al exterior dicen que van a colaborar, a negociar la deuda… Alemania prefiere trabajar con Syriza que con un gobierno que ya no tiene ninguna oportunidad, ni legitimidad. Evidentemente van a intentar imponerle sus intereses a Syriza, y esa va a ser la cuestión clave a partir del 26 de enero. ¿Es posible que un gobierno de Syriza, con el apoyo de la sociedad griega y el resto de organizaciones anti-Troika, como el EPAM, haga frente a las imposiciones de la Troika abriendo otro camino para Grecia?Esta es la cuestión. Syriza no hace más que prometer cosas, negociar la deuda, cancelar una parte de ella, aunque no den cifras… dicen muchas cosas, pero siempre dentro del marco de la Unión Europea. Y todos estos cambios son imposibles en el marco del euro. La actual situación es derivada de la pertenencia a la Unión Europea. El reto a partir del 26 de enero va ser si Syriza defiende los intereses de los tenedores de la deuda o los del pueblo. Esto es lo que se aclarará a partir de las elecciones y los griegos van a ser muy exigentes con Syriza. Grecia necesita un paso adelante y Syriza, en este sentido, es necesaria. Lo importante es que el régimen de la Troika caiga, luego ya veremos. Desafortunadamente tenemos un clima tan polarizado y el parlamentarismo griego, que es uno de los peores de Europa, no permite otra cosa. ¿Es inevitable que Grecia llegue a establecer plazos y fecha para su salida del euro?Seguro. Syriza apuesta por el desarrollo productivo de Grecia, pero ¿cómo?, ¿con qué medios?, solo sería posible a través del crédito, por lo que volvemos al mismo camino de endeudamiento. “Syriza va tener que escoger entre Alemania y los griegos” También hablan de un congreso para perdonar la deuda griega como se hizo en 1953 con la deuda alemana, pero eso no es lo que pasó, no se le perdonó la deuda a Alemania, sino que Alemania se convirtió en un protectorado norteamericano. Syriza se verá forzada a comprender que el único medio es tener nuestra propia moneda para financiar el desarrollo y la producción que prometen, es decir, una ruptura con la zona euro. Lo mismo ocurre con la cancelación de los memorandum, que supone una ruptura con los tratados de la Unión Europea. Por mucho que digan que van a negociar desde una postura muy moderada, es imposible hacer las cosas bien mientras tu país está bajo una ocupación y ha firmado la pérdida de su soberanía nacional. Por eso decimos que se verán obligados a escoger entre los acreedores, Alemania, y los griegos. ¿Cuál es la relación de los movimientos sociales y alternativas políticas, como el EPAM, con Syriza?Hemos intentado reunirnos para tratar algunas cuestiones pero no ha sido posible. Syriza solo piensa ahora en llegar al gobierno. Hay algunas organizaciones y movimiento que se han integrado en Syriza, pero en estos momentos las movilizaciones en Grecia pasa por una época de baja intensidad. Es algo parecido a lo que pasa en España desde la irrupción de Podemos. En Grecia, los sindicatos trabajan en alianzas con Syriza cara a un posible gobierno, pero han dejado las calles. Todo se mueve dentro de los márgenes del parlamentarismo puro y duro, sin más. ¿Cuáles son las similitudes y diferencias con la situación en España?Evidentemente no hay ningún discurso de Syriza en el que no se nombre a Podemos y la construcción de un frente de los países de Europa del Sur. Pero Syriza no es Podemos, ya que nace de una coalición de organizaciones con mucha historia. Pero lo que tienen en común es que en algunos aspectos dicen mucho sin decir nada. Sin embargo, me sorprenden mucho los cambios de discurso de Podemos en tan poco tiempo. Pero para ser bien intencionado diré que creo que España va a pasar por el mismo proceso que Grecia, dando un paso, aunque pequeño e insuficiente, para ir más allá. También para España es urgente un cambio de régimen. ¿Cuál es la posición del EPAM ante las elecciones?No nos presentamos, claro. No es el momento, ni queremos que se nos tache de no ayudar a la caída del régimen. Hemos decidido no participar en las elecciones y apoyar a los partidos “anti-memorandum”, que son Syriza y Antarsya, que son de izquierdas, y Griegos Independientes, que es un partido de derechas. Todo se va a decidir el 25 de enero, si Syriza consigue los votos para formar gobierno, porque si no tendremos elecciones de nuevo en marzo. Empieza un periodo político decisivo para Grecia, pero también para España. Ojalá Grecia le enseñe el camino a España.

Deja una respuesta