Obama y el futuro de Egipto

“Mi sensación es que no estamos sólo en el lado equivocado de la historia, sino que también estamos fortaleciendo sin darnos cuenta a los elementos anti-occidentales que nos aterrorizan y conducen nuestra polí­tica. El presidente Obama y sus asesores fueron sorprendidos por la crisis desde el principio (como lo fuimos los medios de comunicación), y me temo que se han manejado mal desde entonces.”

Para muchos egicios, EEUU está conspirando con el régimen para impulsar sólo reformas cosméticas, manteniendo la estructura básica del poder. Eso crea una profunda mala voluntad. En la plaza Tahrir, he visto cómo los jóvenes predispuestos a admirar a América –la generación Facebook– expresan una creciente sensación de traición. En un país donde la mitad de la población tiene menos de 24, se están quemando nuestros puentes. Sea cual sea el mensaje que estamos tratando de enviar, el que se hace sentir es que seguimos abrazando el orden existente, lo que podrían contaminar nuestras futuras relaciones con Egipto por muchos años en el futuro. (THE NEW YORK TIMES) BREAKING VIEWS.- La salida de Axel Weber no reducirá la influencia de Alemania sobre el Banco Central Europeo. La noticia de que, probablemente, el jefe del Bundesbank no estará en la lista de candidatos para reemplazar a Jean-Claude Trichet en octubre tiene más influencia en la esfera política de la eurozona que en su política monetaria. Cualquiera que sea la identidad de su futuro presidente, el futuro a corto plazo del BCE se mantendrá firmemente anclado en la ortodoxia de línea dura, de inspiración alemana, que presidió la creación del euro hace 11 años. EEUU. The New York Times Obama y el futuro de Egipto Nicholas Kristof En la plaza Tahrir, vi a un hombre joven con un cartel sobre su cabeza. Sus frases instaban al presidente Hosni Mubarak a huir del país: "¡Date prisa! Mis brazos están cansados." Muchos egipcios parecen sentirlo la misma manera. Dicen que están hartos de Mubarak y el régimen en su totalidad – y están cada vez más resentidos porque la administración Obama sigue pareciendo más cómodo con el régimen que con el poder del pueblo. Mi sensación es que no estamos sólo en el lado equivocado de la historia, sino que también estamos fortaleciendo sin darnos cuenta a los elementos anti-occidentales que nos aterrorizan y conducen nuestra política. El presidente Obama y sus asesores fueron sorprendidos por la crisis desde el principio (como lo fuimos los medios de comunicación), y me temo que se han manejado mal desde entonces. Cuando comenzaron las protestas, la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton describió al gobierno de Mubarak como "estable" y que "estaba mirando la manera de responder a las necesidades e intereses legítimos del pueblo egipcio." Entonces, nuestro enviado especial, Frank Wisner, pidió a Mubarak permanecer en el poder, diciendo: "la continuidad del liderazgo del presidente Mubarak es fundamental". La Casa Blanca ha tratado de dar marcha atrás, pero da marcha atrás retrocediendo tanto que en Egipto su símbolo podría ser también el de una veleta. Cuando periodistas conocidos como Anderson Cooper de CNN estaban siendo golpeados en la Plaza Tahrir, la Casa Blanca alzó su voz. Pero ahora que los periodistas extranjeros ya no están siendo constantemente acosados, ha perdido el sentido de la urgencia. "Ahora" ya no está en el léxico de la Casa Blanca. EEUU parece favorecer las reformas del vicepresidente de Mubarak, Omar Suleiman, aunque tal vez tire por la borda al propio Mubarak. Pero el señor Suleiman es exactamente igual de autócrata que el mismo Sr. Mubarak, y nuestro énfasis en la estabilidad, el orden y el gradualismo sugiere una alergia profunda a la voluntad popular. Esto plantea una pregunta básica: ¿por qué nuestra política nacional parece ser que la democracia es buena para los estadounidenses y los israelíes, pero peligrosa para los egipcios? Hay una respuesta simple. Funcionarios estadounidenses temen que al haber ahogado durante décadas el Sr. Mubarak cualquier oposición democrática y laica, el único disenso organizado proviene de los Hermanos Musulmanes. Su temor es que si las elecciones llegan demasiado pronto, antes de que los grupos laicos puedan organizarse, a los Hermanos les irá muy bien. Esa es una preocupación legítima, pero es que la oposición egipcia es plenamente consciente de ello y tiene una variedad de mecanismos para abordarlo. Y una nueva encuesta de opinión indica que los Hermanos Musulmanes tiene sólo el 15% de aprobación y su candidato podría obtener sólo un 1% de apoyo en un sondeo de opinión sobre las elecciones presidenciales (el candidato a seguir: Amr Moussa, el jefe de la Liga Árabe). Para muchos egipcios, EEUU está conspirando con el régimen para impulsar sólo reformas cosméticas, manteniendo la estructura básica del poder. Eso crea una profunda mala voluntad. En la plaza Tahrir, he visto cómo los jóvenes predispuestos a admirar a América –la generación Facebook– expresan una creciente sensación de traición. En un país donde la mitad de la población tiene menos de 24, se están quemando nuestros puentes. Los estadounidenses, tal vez, no son plenamente conscientes de que el régimen es alucinantemente corrupto e instintivamente represivo. En mi blog, nytimes.com / ontheground, he vinculado un vídeo en que aparece el resultado de los disparos a sangre fría de las fuerzas egipcias a un manifestante inerme, no amenazante, y otro que muestra un vehículo del gobierno conduciendose a través de un grupo de manifestantes, golpeándolos y precipitándose sobre ellos. Los videos son desgarradores, y es a causa de esta larga experiencia con la insensibilidad del régimen que los egipcios comunes no confían nada en personas como el Sr. Suleiman. Ellos piensan que sus maniobras dilatorias son un esfuerzo por mantener el sistema – y probablemente tengan razón. Human Rights Watch ha confirmado 302 muertes en los disturbios de Egipto, basándose en las visitas a los hospitales de tres ciudades, y ha dicho que la cifra real puede ser mucho mayor. Para poner esto en perspectiva, es varias veces la cifra de la gente que Irán masacró aplastando su movimiento pro-democracia en 2009. Y una cifra que se acerca a cuando el ejército chino abrió fuego contra los manifestantes pro-democracia en Pekín en 1989. Sin embargo, cuando es nuestro aliado el que provoca la muerte, aconsejamos estabilidad, gradualismo y orden. Estos son problemas a resolver por Egipto, no por Estados Unidos,. Pero sea cual sea el mensaje que estamos tratando de enviar, el que se hace sentir es que seguimos abrazando el orden existente, lo que podrían contaminar nuestras futuras relaciones con Egipto por muchos años en el futuro. Hace muchos años, cuando estudiaba intensamente árabe en la Universidad Americana de El Cairo, estaba desconcertada porque inicialmente en el primer par de meses sólo estudiaba el tiempo pasado. Esa es la tensión básica en árabe, y así cualquier conversación en árabe está encerrada en el pasado. El gobierno de Obama parece igualmente atrapado en el pasado, de una forma que afecta a las seculares fuerzas pro-occidentales que son la mejor esperanza de Egipto. Espero que la Casa Blanca aprenda el tiempo futuro. THE NEW YORK TIMES. 9-2-2011 R. Unido. Breaking Views El BCE no necesita un jefe alemán Pierre Briançon La salida de Axel Weber no reducirá la influencia de Alemania sobre el Banco Central Europeo. La noticia de que, probablemente, el jefe del Bundesbank no estará en la lista de candidatos para reemplazar a Jean-Claude Trichet en octubre tiene más influencia en la esfera política de la eurozona que en su política monetaria. Cualquiera que sea la identidad de su futuro presidente, el futuro a corto plazo del BCE se mantendrá firmemente anclado en la ortodoxia de línea dura, de inspiración alemana, que presidió la creación del euro hace 11 años. Las razones para la posible retirada de Weber no son claras -es posible que no quiera el cargo-. Por otra parte, puede que el Gobierno alemán, su principal patrocinador, haya dejado de apoyarle. Y puede que su personalidad importe tanto como su nacionalidad. Weber ha mostrado siempre una tendencia a abrir la boca demasiado cuando debía abstenerse. El presidente del BCE debe ser un constructor de consenso y un comunicador hábil, y Weber no cumple esos requisitos. Es posible que la canciller Angela Merkel haya identificado a otro candidato alemán creíble para el puesto del BCE. Klaus Regling, director del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) tiene una sólida formación como economista y responsable de Asuntos Económicos en la Comisión Europea, y probablemente sería de más agrado para otros miembros de la eurozona. También se puede dar el caso de que Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy -el dúo sin cuyo apoyo nadie puede conseguir el puesto del BCE- quieran demostrar que no están tratando de endosar un candidato a otros miembros de la eurozona. La propuesta franco-alemana de la semana pasada para un "pacto de competitividad" armó un jaleo entre países más pequeños, que protestaron contra una posible invasión de su soberanía. El acuerdo de una reforma seria de la eurozona va a requerir arduas negociaciones en las próximas semanas. La insistencia en un presidente del BCE nacido en Alemania podría haber fracasado. En ese caso, el abanico de candidatos posibles a la sucesión de Trichet debe ampliarse para incluir los gustos del gobernador del banco central italiano, Mario Draghi, y del finlandés, Erkki Liikanen. Orgullo nacional aparte, la verdad es que Merkel no necesita a un presidente alemán en el BCE para tener un banco central al estilo germano. El BCE es un órgano colectivo, de trabajo consensuado, centrado en luchar contra la inflación. La personalidad de su presidente es sin duda importante. Pero no tanto como su política, la cual difícilmente cambie pronto. BREAKING VIEWS. 10-2-2011

Deja una respuesta