Obama toma Asia por mar

“De hecho, el presidente ha estado enfrentando un nuevo mapa estratégico que está más allá de nuestras guerras terrestres de distracción en Afganistán e Irak. En términos geográficos, dos de los paí­ses en el itinerario, la India e Indonesia, están en una misma región cada vez más crucial: las zonas costeras del sur, o “Rimland”, de Eurasia, que se perfilan como las rutas interestatales de hidrocarburos del mundo, uniendo a los energéticamente ricos Arabia Saudita e Irán con las crecientes economí­as del Pací­fico.”

Es la emergencia de India como una gran otencia euroasiática, lo que constituye la mejor noticia para los estrategas estadounidenses desde el final de la guerra fría. Simplemente el ascenso sin ningún tipo de alianza formal con Washington, equilibra a la India democrática con la autoritaria China. Incluso vínculos más estrechos entre Estados Unidos y la India serían mejor, pero se hacen complejos por nuestras caóticas guerras terrestres. (THE NEW YORK TIMES) DIARIO DEL PUEBLO.- De modo general, los conflictos entre China y los países asiáticos que la rodean se presentan como incidentes individuales, que generan apasionadas reacciones públicas en ambas partes. Pero estos países no tienen ningún motivo estratégico que les impulse a transformar a China. Aun cuando se producen llamados esporádicos de algunos para neutralizar al gigante en ciernes, estas exhortaciones tienen pocas probabilidades de convertirse en política nacional de cualquier país. La situación con EEUU es diferente. Aunque parte de los crecientes desacuerdos y peleas parecen triviales, las élites políticas de EEUU han estado abogando porque su Gobierno salvaguarde la posición de superpotencia del país en el mundo. Consideran que sus autoridades deben dar pasos concretos para contener China, evitando que ésta se convierta en una fuerza capaz de desafiar la hegemonía estadounidense. Hasta ahora, EEUU no ha mostrado verdadero talante para contener a China. EEUU. The New York Times Obama toma Asia por mar Robert D. Kaplan El presidente Obama ha insistido en que su viaje a Asia de 10 días es sobre todo para buscar trabajos: "El objetivo principal es … abrir los mercados para poder vender en Asia, en algunos de los mercados de más rápido crecimiento en el mundo, y así podremos crear empleos aquí en los Estados Unidos de América." Pero esta refundición del orden del día, una reacción tardía a la elecciones de mitad de período, oscurece la vital importancia geopolítica del viaje. De hecho, el presidente ha estado enfrentando un nuevo mapa estratégico que está más allá de nuestras guerras terrestres de distracción en Afganistán e Irak. En términos geográficos, dos de los países en el itinerario, la India e Indonesia, están en una misma región cada vez más crucial: las zonas costeras del sur, o "Rimland", de Eurasia, que se perfilan como las rutas interestatales de hidrocarburos del mundo, uniendo a los energéticamente ricos Arabia Saudita e Irán con las crecientes economías del Pacífico. Hoy han quedado atrás las artificiales divisiones de los estudios de la era de la guerra fría: ahora el "Medio Oriente", "el sur de Asia", "el sudeste de Asia" y "Asia Oriental" son parte de una continuidad orgánica única. En términos geopolíticos, la visita del presidente a los cuatro países están cerca de un desafío: el ascenso de China en tierra y mar. La India tiene cada vez más la sensación de estar cercada por el poderío militar de China. Se encuentra dentro del arco de operaciones de los aviones de combate chinos con base en el Tíbet. China está construyendo o desarrollando grandes puertos en Pakistán, Bangladesh, Sri Lanka y Birmania, y ofrece a todos los países del Océano Índico una importante ayuda militar y económica. Aunque la India y China se enfrentaron en una guerra fronteriza en la década de 1960, nunca han sido rivales, separados como están por el Himalaya. Pero la contracción de la distancia gracias a la globalización y los avances de la tecnología militar ha generado una rivalidad que está definiendo la nueva Eurasia. De hecho, es la emergencia de India como una gran potencia euroasiática, lo que constituye la mejor noticia para los estrategas estadounidenses desde el final de la guerra fría. Simplemente el ascenso sin ningún tipo de alianza formal con Washington, equilibra a la India democrática con la autoritaria China. Incluso vínculos más estrechos entre Estados Unidos y la India serían mejor –y sin duda Obama lo tiene en cuenta al hablar de apoyar a la India para un asiento en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas–, pero se hacen complejos por nuestras caóticas guerras terrestres. Mientras que al presidente Obama le gustaría retirarse de Afganistán, los líderes indígenas siguen sintiendo miedo de que vaya a hacer precisamente eso. Para los indios, Afganistán no es un lejano país de Asia Central: es históricamente parte del subcontinente. Imperios tan distantes como los Harappans en el cuarto milenio antes de Cristo y tan recientes como los mongoles en la era moderna temprana hicieron de Afganistán, Pakistán y el norte de la India parte de la misma política. Las elites indias llevan esta historia en sus huesos. India quiere un Afganistán relativamente benigno y no fundamentalista, como una forma de limitar la influencia de Pakistán en la región. (Es por eso que la India apoyó a los líderes afganos títeres de la Unión Soviética en la década de 1980 contra los muyaidines apoyados por la CIA.) Si los Estados Unidos se retiran precipitadamente, sería comprensible que la India tal vez busque a Irán, Rusia y China como aliados en un esfuerzo para contener tácitamente a Pakistán. Así, podríamos perder la perspectiva de una India pro-estadounidense de facto para equilibrar el ascenso militar y económico de China. El presidente Obama debe sopesar este hecho contra el conocimiento de que cada año de guerra en Afganistán cuesta a nuestras fuerzas armadas el equivalente a la construcción de varios grupos de portaaviones de ataque – que podrían utilizarse para aumentar nuestra presencia y para contener la expansión de la Marina china en el Pacífico Occidental , algo que podría aliviar las preocupaciones de nuestros aliados allí. Por supuesto, el presidente prefiere usar los ahorros para pagar el déficit, sin embargo, la Marina y la influencia en Eurasia que puede proporcionar han sido claramente los perdedores en estas guerras terrestres. Con Indonesia, el Sr. Obama se enfrenta a un desafío igualmente complicado. Más de 200 millones de los 240 millones de habitantes de Indonesia son musulmanes. Debido a que los portadores del Islam eran comerciantes marítimos, y por lo tanto heraldos de una interpretación cosmopolita de la fe que acoplara bien con la cultura javanesa indígena, al Islam en Indonesia (y a lo largo de los Mares del Sur) le ha faltado la áspera austeridad ideológica que se encuentra en el Medio Oriente. Hoy, sin embargo, el advenimiento de las comunicaciones globales, junto con las guerras en Irak y Afganistán y el envío de clérigos wahabíes del Golfo Pérsico hasta el Lejano Oriente, ha radicalizado a muchos indonesios. Esto pone a los líderes de la nación en un aprieto: por una parte, quieren una sólida presencia naval estadounidense para contrarrestar a China, que es el mayor socio comercial de Indonesia, por el otro, temen enojar al mundo islámico si estrechan lazos con Washington demasiado públicamente. Indonesia, un archipiélago que es tan amplio y vasto como el territorio continental de Estados Unidos, tiene sólo dos submarinos, China tiene docenas. Si bien la cultura materialista de China puede suavizar la influencia del Islam político en el sudeste asiático, China también juega con la tensión entre Occidente y el Islam global con el fin de limitar la influencia americana. Es por eso que la misión del Presidente Obama de destacar América a los ojos de los musulmanes lleva beneficios que van mucho más allá de Indonesia y Oriente Medio. La democracia musulmana de Indonesia, una docena de años después de la caída de Suharto, cuenta con vigor y moderación. Y junto con su inmensa población, augura la aparición de una especie de "segunda India" en la región periférica de Eurasia, estratégicamente situada en el estrecho de Malaca, la autopista de transporte marítimo entre los océanos Índico y Pacífico. Puesto que el arte de prepararse para un mundo multipolar en lo militar, así como en términos económicos exige ganar el apoyo de otros afines, la administración Obama tiene que utilizar la energía generada por la visita del presidente a fin de adoptar a Indonesia como su nuevo país favorito, al igual que la administración de George W. Bush hizo con la India a efectos sustanciales. En cuanto a Japón y Corea del Sur, mientras que China sigue siendo su mayor socio comercial, ambos temen el crecimiento de la marina Beijing y el "poder blando" que proyecta en el Pacífico. Esto es en gran parte por qué estos países han dejado que Washington mantenga una presencia militar en su territorio y los Estados Unidos los ha presionado para ampliar sus propias fuerzas. Sin embargo, la opinión pública de Japón y Corea del Sur está cada vez más inquieta acerca de las bases militares estadounidenses. Por lo tanto nuestro futuro estratégico en la región no está en las grandes bases del tipo de la guerra fría con sus restaurantes de comida rápida y centros comerciales, que inevitablemente se convierten en cargas políticas. Más bien, necesitamos discretas localizaciones operativas, bajo la soberanía local, que el Pentágono ayude a mantener. Es una estrategia que sólo funcionará si dichas operaciones no levantan la ira de la población local y de la prensa, lo que significa que nuestra diplomacia pública tiene que ser eficaz e incesante. De hecho, Washington ha estado haciendo grandes progresos en el frente de diplomacia pública: uno de los principales beneficios de contar con enviados especiales a Israel y los territorios palestinos y en Afganistán y Pakistán es que ha liberado a la secretaria de Estado Hillary Clinton para hacer viajes de más alto perfil a Asia oriental y meridional, donde ha estado, en efecto, compitiendo con China en la escena pública. El viaje del presidente es una culminación de este esfuerzo. El siglo XX vio el despliegue de grandes ejércitos terrestres centrados en Europa. George W. Bush, sin darse cuenta siguió esta tendencia con un gran despliegue terrestre, centrado en Oriente Medio, donde quedó atrapado en los conflictos intra-islámicos. A medida que el presidente Obama desarrolla su gran estrategia para Eurasia, el gran paso adelante exige una presencia más pequeña en tierra y una más grande en el mar. La fuerzas navales son muy propicias para proyectar el poder blando: hacen visitas a los puertos y protegen las áreas comunes globales, mientras que los ejércitos invaden. Despejar los temores de la India temores acerca de los puertos chinos construidos en el Océano Índico, así como las preocupaciones de Indonesia y sus vecinos acerca de los proyectos chinos en el Mar de China Meridional y de Japón y Corea del Sur sobre el objetivo de China de dominar las islas del Pacífico Occidental, es en cada caso cuestión de buques de guerra, no de tropas de tierra. Como el geoestratega de la Universidad de Yale, Nicholas J. Spykman, escribió en 1942, a causa de que Estados Unidos no tenía rivales en el Hemisferio Occidental, poseía "potencia de sobra para sus actividades fuera del Nuevo Mundo", como la determinación del equilibrio de poder en el Hemisferio Oriental. Y en Eurasia, continuaba Spykman, la región periférica marítima es fundamental, porque es esencial para contactar el supercontinente con el mundo exterior. Esperemos que la visita del presidente Obama a los Estados clave de la costa de Asia pruebe que la teoría de Spykman es correcta. THE NEW YORK TIMES. 11-11-2010 China. Diario del Pueblo Es preciso atenuar las fricciones externas De vez en cuando China encara fricciones con sus vecinos, como también las tiene con Estados Unidos, de ahí la necesidad de que la primera no pierda de vista que ciertos conflictos son puramente tácticos, mientras que otros pueden formar parte de una estrategia de mayor alcance. De modo general, los conflictos entre China y los países asiáticos que la rodean se presentan como incidentes individuales, que generan apasionadas reacciones públicas en ambas partes. Pero estos países no tienen ningún motivo estratégico que les impulse a transformar a China. Aun cuando se producen llamados esporádicos de algunos para neutralizar al gigante en ciernes, estas exhortaciones tienen pocas probabilidades de convertirse en política nacional de cualquier país. La situación con EEUU es diferente. Aunque parte de los crecientes desacuerdos y peleas parecen triviales, las élites políticas de EEUU han estado abogando porque su Gobierno salvaguarde la posición de superpotencia del país en el mundo. Consideran que sus autoridades deben dar pasos concretos para contener China, evitando que ésta se convierta en una fuerza capaz de desafiar la hegemonía estadounidense. Hasta ahora, EEUU no ha mostrado verdadero talante para contener a China. Esto queda claro al comparar cómo EEUU lidiaba con China antes de 1972 y con la ex Unión Soviética durante la Guerra Fría.Pero el afán de contener a China anida entre algunos políticos estadounidenses, que incluso suelen ponerse histéricos y formar sus alharacas de ocasión. Las políticas de contención de China que enarbolan algunos grupos asesores en EEUU se concentran principalmente en dos áreas. Una tiende a establecer una coalición regional que rodeé a China. La otra se encamina a infiltrarla desde el interior, especialmente lavando los cerebros de la generación más joven y consolidando la inclinación hacia los valores occidentales. La meta básica es garantizar que China no devenga desafío o enemigo. La meta a más largo plazo es arrasar a China con los valores estadounidenses y occidentales, derrocando al poder político. Antes de que China alcance cierto nivel de industrialización, ésta debe poner atención a varios conflictos y conspiraciones. En su vecindad, China debe cerciorarse de que los conflictos regionales sobre ventajas materiales no se extiendan a confrontaciones ideológicas. En cuanto a EEUU, China debe estar alerta, cerciorándose de que su meta potencial de derrocar el sistema chino no se convierta en política real. De hecho, EEUU está ajustando constantemente su política hacia China, en respuesta a los cambios que ocurren en este país. China también ha estado desempeñando un papel cada vez más activo en el manejo de las relaciones con EEUU, armada de una mayor capacidad para lidiar con conspiraciones o tentativas abiertas de derrocar su poder. El actor de la arena internacional con mayores capacidades para afectar el desarrollo de China sigue siendo EEUU. Pero China determinará el futuro de las relaciones bilaterales aprovechando su voluntad y valores propios. DIARIO DEL PUEBLO. 12-11-2010

Deja una respuesta