SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Obama cierra el libro de la era 11-S

Al solicitar a los funcionarios de la administración Obama que expliquen su agenda de política exterior para el año 2012, el primer punto es para el presupuesto de defensa. Ahí es donde quieren hacer “pivotar” la estrategia de EE.UU. – lejos ya de las guerras en Irak y Afganistán, y hacia la prioridad del siglo XXI en China y el Pacífico.Para subrayar la importancia de este nuevo equilibrio, el presidente Obama fue al Pentágono el jueves para anunciar el presupuesto. Comenzó por declarar la victoria en lo que solía ser conocida como la “larga guerra”, ofreciendo una serie de frases de despedida: Estados Unidos ha “pasado la página de una década de guerra”, “hemos tenido éxito en la defensa de nuestra nación” , “la marea de la guerra se aleja.”

La retórica sobre las nuevas estrategias es algo habitual, especialmente en un año electoral. Sin embargo, estas afirmaciones deben ser tomadas en serio. Los recortes en el presupuesto del Pentágono marcarán una diferencia, en el país y en el extranjero. Señalando un verdadero cambio, uno de las más importantes desde 1945.¿Qué va a cambiar? En primer lugar, la administración está reduciendo drásticamente las fuerzas de tierra, ya que no espera ningún nuevo Irak o Afganistán. Obviamente, es prematuro declarar la victoria en Afganistán cuando la guerra está lejos de terminar. Pero la Casa Blanca cree que puede jugar la fase final con eficacia incluso si se mantiene una reducción constante de las tropas.No es fácil pasar por alto el impacto de las palabras de Obama: Se declara que la era que comenzó el 11 de septiembre de 2001, se ha terminado. El máximo dirigente de Al Qaeda está muerto, y la mayoría de sus cuadros están en ese camino, y existen conversaciones secretas de paz en curso con los talibanes. Y en todo el mundo árabe, Estados Unidos está en conversaciones con los Hermanos Musulmanes y las organizaciones salafistas que hace unos años podrían haber estado en las listas de terroristas. Es un proceso similar a la forma en que Gran Bretaña puso fin a su larga guerra contra los terroristas irlandeses, mediante la participación del ala “política” del IRA en las negociaciones.¿Qué otra cosa significa el cambio? El enfoque hacia el Pacífico ineludiblemente se traduce en menos recursos para la tradicional alianza atlántica, simbolizada por la OTAN. Las tropas de EE.UU. volverán a casa desde Europa, probablemente en un número mayor de lo esperado. Y dada su reciente incertidumbre económica, Europa puede sentirse abandonado. ¿Responderán los alemanes acercándose a Rusia? (…)El reenfoque de Obama gira el poder de EE.UU. hacia China, y Pekín está comprensiblemente nervioso. Funcionarios de EE.UU. siguen repitiendo que esto no significa una política de “contención” y que Estados Unidos acepta el ascenso de China como una inevitabilidad del siglo XXI. Un emisario de Obama se encontraba en Pekín la semana pasada, entregando ese mensaje de tranquilidad. Pero los chinos no son tontos, saben que Estados Unidos está moviendo sus fuerzas en su camino.Un período de rivalidad y tensión está por delante en el Pacífico. Una primera prueba será si Estados Unidos puede ampliar su reciente apertura a Birmania. Otra será la delicada transición de liderazgo en Corea del Norte, que debería ser un espacio para la cooperación sino-estadounidense, pero podría ser lo contrario. Un tercer ámbito incluye las relaciones comerciales: Obama está impulsando una “Asociación Trans-Pacífico” que crearía enlaces a través del Pacífico al estilo del NAFTA . Pero ¿qué tan realista es esto para un país que ya cuenta con un comercio preso de los nervios?A medida que Estados Unidos cambie sus prioridades de defensa, los comodines serán Pakistán e Irán, dos países alimentado por una fuente aparentemente inagotable de anti-americanismo. Pakistán, después de años de roces contra la tutela de EE.UU., parece reevaluar en serio sus relaciones, con su general de más alto rango realizando un simbólico “no les necesitamos” con su visita la semana pasada a la otra superpotencia, China. Por una vez, los Estados Unidos no persiguió a los paquistaníes tratando de darles una sermón para defender el camino de regreso al status quo. Eso es bueno, pero Washington todavía tiene una relación de cooperación con Islamabad, especialmente en la solución del conflicto de Afganistán.En cuanto a los iraníes, parecen por primera vez en años estar verdaderamente nerviosos – no a causa del ruido de sables en EE.UU. o Israel , sino debido a que las sanciones económicas están provocando una caída de su moneda y el inicio del pánico financiero en Teherán. Y más sanciones vienen de camino este año. En algún momento, el régimen iraní en realidad estará en peligro – y estará tentado de devolver el golpe. Ese es el escenario que la Casa Blanca debe pensar cuidadosamente con sus aliados. Si el curso actual continúa, un choque con Irán está por por venir.Durante las próximas semanas vamos a conocer en detalle los recortes en el Pentágono, y las quejas del Congreso (por no hablar de Europa y China) van a empezar en serio. No creo que esto sea una repetición de las locuras habituales del presupuesto. El anuncio del jueves en el Pentágono marcó un cambio real, con grandes consecuencias estratégicas.

Deja una respuesta