Nuria Suárez, portavoz de la Coordinadora Estatal de Recortes Cero

“No habrá cambio de verdad en España si no es redistribuyendo la riqueza”

Desde Recortes Cero-Los Verdes en primer lugar defendemos la redistribución de la riqueza. Creemos que este es el problema central, porque como dice el manifiesto que hemos presentado no habrá cambio de verdad en España si no es redistribuyendo la riqueza.

En segundo lugar defendemos que para redistribuir la riqueza hay que defender la soberanía nacional. Hay que defender una política independiente de los dictados de EEUU y Alemania. Porque los recortes no los impone Rajoy. Él los ejecuta, pero quien impone los recortes son el FMI y el BCE, los organismos de extorsión financiera de EEUU y Alemania. Ninguna alternativa que como Recortes Cero-Los Verdes no defienda claramente la soberanía nacional podrá de verdad redistribuir la riqueza.” Defendemos la redistribución salarial, que no debe haber ningún salario por debajo de 1.000 euros mensuales, pero tampoco ninguno por encima de 10.000 euros”

Y un tercer eje que defiende nuestro programa es que para redistribuir la riqueza también hay que defender con orgullo y con convicción la unidad. Y en estos momentos muy especialmente defendemos la unidad de todo el pueblo de las nacionalidades de España, la unidad de su pueblo trabajador. Y decimos bien claro que la división solo favorece a quienes nos saquean.

¿Pero en concreto a qué nos referimos cuando hablamos de redistribución de la riqueza?

Recortes Cero-Los Verdes planteamos cinco propuestas principales de redistribución de la riqueza.

La primera es blindar las pensiones en la Constitución. Nuestros mayores son el primer sector a proteger de la sociedad, son los que lo han dado todo y que en ese momento están más desprotegidos.

Lo segundo que defendemos es la redistribución salarial, que no debe haber ningún salario por debajo de 1.000 euros mensuales, pero tampoco ninguno por encima de 10.000 euros. En estos momentos mientras hay casi cinco millones de parados, miles de pymes cierran, más de 10 millones de trabajadores cobran menos de 1.000 euros… Pero en una empresa como Jazztel el ejecutivo mejor pagado cobra más de 14 millones de euros al año, cuando un trabajador medio apenas gana 14.000 euros. Eso es una diferencia salarial por mil. Es un abismo injustificable.

La tercera medida que proponemos es crear una gran banca pública. Queremos crear un tercer banco en el país público, no una pequeña banca pública sino una gran banca pública. Y proponemos crearlo de una forma muy sencilla, que es con las cajas y bancos rescatados por los ciudadanos, especialmente Bankia. Ahora dicen que Bankia funciona muy bien. Pues que no se venda otra vez al capital privado. Eso debe ser de los ciudadanos, y se debe poner al servicio de una cuestión imprescindible para otra alternativa de país, que es dar crédito a las pymes, para un proyecto reconstruir un tejido productivo que nos permita independizarnos del turismo y el ladrillo, que nos permita invertir en proyectos renovables, innovadores, de alta tecnología, y que además sean sostenibles.

La cuarta medida que proponemos es una reforma fiscal progresiva. ¡Ya está bien que en este país los que paguen más sean los que menos tienen! Defendemos que se aplique un impuesto de sociedades del 50% para los grandes bancos y monopolios, y un impuesto sobre la renta del 75% pero solo para los que tengan rentas de más de 600.000 euros al año, no a las rentas de 60.000 o de 120.000, no contra las clases medias sino contra las grandes de verdad fortunas y grandes capitales. En estos momentos en España las 3.000 mayores empresas que han tenido el año pasado beneficios por valor de más de casi 100.000 millones de euros solo han pagado el 3,5% de impuestos. Cuando cualquier autónomo paga una media del 25% de sus beneficios o más.

La quinta medida de redistribución de la riqueza que proponemos es que se debe hacer una auditoría independiente de la deuda, y hay que determinar que parte de ella es ilegitima. Porque la deuda que tiene este país, que ha pasado de ser en 2009 de un 36% del PIB a más del 100% no es fruto del gasto de los ciudadanos. Es producto del rescate bancario, del rescate a las eléctricas, del rescate a los grandes bancos y monopolios. Eso es lo que ha provocado un aumento de la deuda. Y son los intereses de esa deuda los que ahora son un verdadero expolio, una auténtica estafa. Y un impedimento para que nuestra economía arranque.

Deja una respuesta