La troika exige nuevos recortes sociales

No diga “Plan de Estabilidad”… diga “Gran Tijeretazo”

Que la ceremonia de la confusión -acentuada por la cercaní­a de las elecciones- no nos despiste. El baile de cifras de deficit público, de planes que el Gobierno de Rajoy enví­a a Bruselas y de correcciones de las autoridades comunitarias continúa, pero hay una exigencia de la troika que está clara desde el principio: España debe rebajar su déficit desde el 5,1% al 3% del PIB en dos años, un ajuste de 22.700 millones de euros. Ese es el tijeretazo -más o menos maquillado- que quieren imponernos los ‘hombres de negro’.

Para cumplir las reglas de Bruselas hay que reducir el déficit público en casi dos puntos del PIB en dos años, esto supone un ajuste de -al menos- 22.700 millones de euros. Este es el grueso del recorte que están preparando para España. Para quien le cueste concebir cifras tan grandes, la cifra de 2013 de recortes en sanidad y educación en toda España fue en torno a 10.000 millones de euros. Por tanto no estamos hablando de “un último esfuerzo más”, sino de un draconiano ritmo de nuevos ajustes igual o superior al que venimos sufriendo tras el inicio de la crisis.

El gobierno ya se ha comprometido públicamente ante Bruselas a recortar, antes de que acabe 2016, al menos, 5.000 millones de euros: 2.000 en los gastos centrales de los ministerios, otros 2.037 impuestos a las Comunidades Autónomas, que inevitablemente acabarán recayendo en nuevos recortes a la Sanidad, la Educación y gastos sociales. Y 1.000 millones que fía al crecimiento económico. “Lo pueden maquillar como quieran. Proponen una batería de nuevos y brutales ajustes, impuesta en última instancia por las exigencias de la troika”

Pero el informe que ha elaborado la Autoridad Fiscal Independiente (AIReF)indican que las cuentas que el Gobierno ha enviado a Bruselas esconden ajustes en educación y sanidad por valor de 12.000 millones de euros adicionales entre este año y 2019. En concreto, las cuentas del Programa de Estabilidad prevén que el gasto en salud pasará desde el 6,17% del PIB en el 2015 al 5,74% en el 2019 mientras que el destinado en educación pasará del 4,03% del PIB al 3,76%.

Lo pueden maquillar como quieran. Proponen una batería de nuevos y brutales ajustes en forma de recortes presupuestarios, cierre de plantas hospitalarias, centros de salud, colegios o guarderias, recortes en tratamientos para los enfermos (como el caso de la Hepatitis C en Galicia) o de programas educativos, bajada de sueldos a funcionarios públicos, copagos… Sólo hay que mirar lo que han hecho durante estos últimos años alumnos aventajados de las imposiciones de la troika como la Generalitat de Artur Mas o la Comunidad de Madrid del PP, para saber en qué se van a traducir el “cumplir con los objetivos de déficit” que nos marca Bruselas.

Los cálculos del Plan de Estabilidad también esconden tambien un ataque a las pensiones. Al mantener, en la propuesta de Rajoy a Bruselas, los números rojos de la Seguridad Social -Moncloa y Bruselas están planeando incluso bajar las cotizaciones de las empresas a la SS- el gobierno está apostando claremente por liquidar el Fondo de Reserva, la “hucha de las pensiones”, antes de que acabe 2018. Este enorme depósito de dinero, fruto del esfuerzo de todos los españoles, ya ha sido esquilmado en la última legislatura. De 70.000 millones que habían en 2011, Rajoy lo ha dejado en 32.000. Este es el paso previo a anunciar su “insostenibilidad” y quiebra y a justificar su “reforma” en un modelo privado a la americana.

Esta es la “estabilidad” que nos preparan. La estabilidad de su saqueo, mientras preparan una nueva ronda de recortes, ajustes y ataques contra el 90% del pueblo, ejecutada por los gobiernos del bipartidismo, pero impuesta en última instancia por las exigencias de Bruselas (Comisión Europea, BCE) y del Fondo Monetario Internacional, para acabar enriqueciendo a las oligarquías financieras de Washington y Berlín.

Deja una respuesta