SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Montoro desafina

La vicepresidenta Sáenz de Santamaría tuvo que defender con contundencia “la determinación del Gobierno” en cumplir el objetivo de déficit público en 2012, que deberá situarse en el 4,4% del PIB. Y tuvo que hacerlo porque el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, afectado por el síndrome de facundia declarativa, había expresado a un periódico alemán sus dudas de que España pudiera cumplir con el objetivo de déficit este año. El argumento de Montoro es que la previsión de déficit se basa en unas proyecciones de crecimiento, calculadas por el Gobierno anterior, que ya no se cumplirán. Efectivamente, la economía española camina hacia una recesión acentuada que dañará el crecimiento y el empleo al menos durante los próximos dos años. Esta predicción ha sido avalada recientemente por el Fondo Monetario, pero ya era una hipótesis probable en diciembre de 2011. Parece que al ministro de Hacienda le ha cogido por sorpresa.

Deja una respuesta