Merkel deja colgados a sus aliados

“El lunes de la semana pasada, la canciller revertió su polí­tica y cedió, una vez más, a la presión del presidente francés, Nicolas Sarkozy. Los franceses siempre han tenido una visión totalmente diferente de la moneda común que los alemanes. Francia siempre ha tendido a estar del lado de los europeos del sur que tienden a ver las demandas alemanas de estrictos criterios de estabilidad como una molestia. Hasta ahora, los alemanes han encabezado el grupo de paí­ses del norte que se son favorables a una moneda fuerte y severas penas para todo aquel que no respete las reglas.”

Pero todo esto arece haber sido arrojado por la ventana ahora que Merkel ha acordado con Sarkozy que, en el futuro, serán los ministros de finanzas europeos –y no la Comisión Europea– los que deben seguir decidiendo sobre las sanciones a los países que rompen las reglas de la Unión Europea que regulan los déficit presupuestarios nacionales. Este acuerdo políticos da crédito a todos los críticos que dudan de que Europa sea capaz de extraer las conclusiones correctas de la crisis existencial de su moneda. (DER SPIEGEL) DIARIO DEL PUEBLO.- La magnitud de estos crímenes debe bastar para indignar a cualquier persona con sentido de justicia. De nuevo, queda en tela de juicio la imagen que EEUU se otorga a sí mismo como campeón universal de los derechos humanos. Por años, EEUU ha estado enarbolando esa bandera para criticar a otros, especialmente a los países en vías de desarrollo. Con tal objetivo, publica regularmente informes sobre violaciones de dichos derechos en otras latitudes. Sin embargo, se niega a aclarar o rectificar sus propias violaciones de los derechos humanos, según lo registrado por los documentos de WikiLeaks. En su lugar, los funcionarios estadounidenses se han encolerizado y han condenado las filtraciones Alemania. Der Spiegel Los aliados de Alemania, estupefactos por su marcha atrás en la zona euro Peter Müller, Christian Reiermann y Cristoph Schult La canciller alemana, Angela Merkel, ha decepcionado a sus aliados en la lucha por unas reglas de estabilidad más estrictas para el euro. Ha cedido nuevamente a las demandas de Francia, a cambio de concesiones que no podrán llevarse a cabo. ¿La carencia de una espina dorsal debilitará la moneda europea? Como física, a la canciller alemana, Angela Merkel, le gusta pensar en términos de reglas, leyes naturales y principios de clasificación. Cualquier persona que viole estos parámetros cosecha el caos y la confusión. Evitar la quiebra de Grecia a menudo ha servido a la canciller como prueba de esta sabiduría. Hace años, los gobiernos de los Estados miembros de la zona del euro se saltaron el pacto de estabilidad y sustituyeron el rigor sistemático para sancionar las transgresiones presupuestarias por la arbitrariedad política. ¿Y que ocurrió como resultado? Todo el sistema monetario comenzó a tambalearse. A raíz de la crisis del euro a principios de este año, la canciller decidió que esto no debía –y no podía– volver a suceder. Instó a la introducción de un mecanismo de control y sanción estricto que dejaría muy poco margen de maniobra para decisiones discrecionales. "Estamos a favor del grado más alto posible de automatismo", dijo recientemente, a finales de septiembre en respuesta al plan de reforma de la Comisión Europea, que proponía precisamente este enfoque. Cediendo a la presión francesa Pero el lunes de la semana pasada, la canciller revertió su política y cedió, una vez más, a la presión del presidente francés, Nicolas Sarkozy. Los franceses siempre han tenido una visión totalmente diferente de la moneda común que los alemanes. Francia siempre ha tendido a estar del lado de los europeos del sur que tienden a ver las demandas alemanas de estrictos criterios de estabilidad como una molestia. Hasta ahora, los alemanes han encabezado el grupo de países del norte que se son favorables a una moneda fuerte y severas penas para todo aquel que no respete las reglas. Pero todo esto parece haber sido arrojado por la ventana ahora que Merkel ha acordado con Sarkozy que, en el futuro, serán los ministros de finanzas europeos –y no la Comisión Europea– los que deben seguir decidiendo sobre las sanciones a los países que rompen las reglas de la Unión Europea que regulan los déficit presupuestarios nacionales. Este acuerdo políticos da crédito a todos los críticos que dudan de que Europa sea capaz de extraer las conclusiones correctas de la crisis existencial de su moneda. Desde el principio, el euro sufre un grave defecto de nacimiento: Los miembros de la eurozona no se comprometieron a una política económica y financiera articulada. De hecho, las economías de la zona euro continuaron con su propio rumbo, aumentando las tensiones. No es el primer cambio de rumbo A fin de que el euro sea una moneda a prueba de crisis, ahora hay que abordar las deficiencias de su fase de fundación. Los países de la eurozona tienen que ceder poder a Bruselas, aunque eso afecte a su soberanía nacional. Además, se necesita un mecanismo para garantizar que se respetan las normas. Esta es la única manera de recuperar la confianza en la moneda común europea. En la actualidad, el euro está impulsado por la debilidad del dólar, pero eso podría cambiar rápidamente si vuelve la desconfianza a los mercados de divisas y los inversores ponen un vez más su objetivo en el euro y en sus Estados miembros más débiles. Inmediatamente, la zona euro volvería a la situación de esta primavera pasada – a punto de ser desgarrada. Esta no es la primera vez que la canciller alemana ha mostrado una lealtad elástica a los principios cuando la moneda común europea experimenta turbulencias. Cada vez que cambia de rumbo, siembra dudas y confusión renovada. Inicialmente pasó semanas poniendo obstáculos a la idea de ayudar a Grecia. Al final, Alemania terminó asumiendo la mayor parte del rescate. A medida que la crisis del euro se convirtió en cada vez más peligrosa, y otros países se vieron en dificultades, se resistió a un paquete de rescate para la zona euro. Al final, sin embargo, Alemania, una vez más tuvo que pagar la mayor contribución. Ahora Merkel ha cedido una vez más – esta vez durante su reunión con Sarkozy en la estación balneario de Deauville. Su último cambio de rumbo sin duda no hace nada para infundir confianza en un euro en guerra. De hecho, no augura nada bueno en absoluto para la próxima reunión centrada en salvar la unión monetaria. Una propuesta italiana Este jueves, el Consejo Europeo se reunirá en Bruselas para discutir la propuesta del grupo de trabajo dirigido por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. Queda por ver si los jefes de Estado y de Gobierno socavarán aún más los cambios propuestos o serán capaces de ponerse de acuerdo sobre una verdadera reforma de la unión monetaria, después de todo. La semana pasada, el ministro de Finanzas italiano, Giulio Tremonti, demostró lo que los gobiernos de algunos países son capaces de hacer, lo que mostró hasta qué punto las preocupaciones de los ciudadanos europeos –especialmente los alemanes– están justificadas. Con toda seriedad, pidió que las deudas de los ciudadanos sean tenidas en cuenta en el cálculo de la deuda pública de los Estados miembros. Su razonamiento: Italia, el país con la segunda deuda pública más alta de Europa, entonces disfrutaría de un rango relativamente respetable dentro de la UE – y no tendría que preocuparse por las sanciones. Pero Tremonti, un experto en derecho fiscal, ha cometido un error de lógica con su idea de la contabilidad creativa. Sólo los prestatarios son responsables de las deudas privadas. Ellos no representan un riesgo para nadie. A la luz de tales ideas, los partidarios de la fortaleza del euro, tanto en casa como en el extranjero, se quedan asombrados y consternados por la forma en que la canciller trató el tema. En Alemania, el socio de coalición de Merkel, el pro-empresarial Partido Democrático Libre (FDP), se mostró especialmente indignado. El Secretario General del FDP Christian Lindner se quedó perplejo, el líder del partido, Guido Westerwelle, sorprendido. El FDP estaban poco preparado a que Merkel diera ese giro frente a sus aliados a nivel europeo. Los ministros de Finanzas de la UE se habían reunido ese mismo lunes en Luxemburgo para preparar el Consejo Europeo del próximo jueves. Tres Estados del norte, Suecia, los Países Bajos y Finlandia habían apostado firmemente por Alemania, y ahora su líder les dejaba en la estacada. El ministro de Finanzas sueco, Anders Borg, dijo que estaba "un poco sorprendido de que no tuviéramos el cien por cien de respaldo alemán a la disciplina fiscal." Dos opciones están sobre la mesa. La primera implica que la Comisión Europea bajo la presidencia de José Manuel Barroso, aplique de forma automática la imposición de sanciones cuando un Estado viola los criterios de estabilidad. Tal decisión sólo podría ser revocada por una mayoría cualificada en el Consejo Económico y Financiero (ECOFIN), que está integrado por los Ministros de Economía y Finanzas de los 27 Estados miembros. La segunda opción no requiere un tipo de mecanismo automático. En este escenario, el ECOFIN ha de aprobar explícitamente la imposición de sanciones por mayoría cualificada. Alemania estuvo representada en Luxemburgo por Jörg Asmussen, un alto funcionario del Ministerio de Finanzas alemán que estaba representando al ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, postrado en la cama. Cuando fue el turno de hablar de Asmussen, dijo que Alemania siempre ha favorecido las sanciones estrictas y severas. "Por eso vamos a votar por la opción 2." Un murmullo llenó la habitación, dicen los participantes que asistieron a la reunión. Sin dientes El primero en romper el incómodo silencio que siguió fue primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker, quien también preside las reuniones de los ministros de Finanzas de la zona euro. "Jörg, teniendo en cuenta cómo comenzó, usted debía haber terminado de manera diferente", comentó irónicamente. Más tarde, en tono de broma dijo: "El Pacto de Estabilidad ahora puede tener más dientes, pero todavía no es una dentadura completa." Otros tomaron el retroceso alemán con menos humor. El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, estaba visiblemente furioso. Se enfrentó con Asmussen y su colega francés Ramón Fernández, quien estaba representando a la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, después de que tuviera que volver rápidamente a París. "Ustedes no entienden la gravedad de la situación," dijo fulminantemente la cabeza del BCE. Alemania y Francia estaban poniendo en peligro la existencia de la unión monetaria, añadió. El reglamento todavía tiene que hacerse "mucho, mucho más estricto" para que el euro puede volver a un rumbo de seguridad, exigió Trichet. Los dos funcionarios gubernamentales se defendieron diciendo que sólo estaban transmitiendo los objetivos de sus líderes políticos. Esto puso a Trichet auténticamente lívido. Contrariamente a su costumbre, cambió luego de inglés a francés y anegó a su compatriota Fernández con insultos verbales. El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn, también dejó la reunión enojado. El finlandés, que había propuesto mecanismos estrictos para las sanciones, se mantuvo obstinado. "El proceso legislativo se basa únicamente en las propuestas de la Comisión", dijo. Ahora está poniendo su esperanza en los parlamentarios de la UE, muchos de los cuales han condenado el pacto de Deauville y de Luxemburgo. Después de todo, el Parlamento Europeo es el "co-legislador", según Rehn. La reunión con los franceses en el medio Incluso si Merkel y Sarkozy logran convencer a los ministros de finanzas, todavía tendrán que convencer al Parlamento del acuerdo. Desde el Tratado de Lisboa, los legisladores de la UE tienen derechos de cogestión y presentación de enmiendas al Pacto de Estabilidad. "Todas las facciones en el parlamento aprueban las sanciones automáticas", dice Alexander Graf Lambsdorff (FDP), un representante de Alemania en el Parlamento Europeo. "Si el Consejo viene con el acuerdo de Deauville, no llegaremos a ninguna parte en el parlamento", predice Lambsdorff. Desde el punto de vista puramente legal, el acuerdo de Merkel y Sarkozy no es más que una "contribución al debate", añadió. Lo que se anunció en Luxemburgo y se celebró en Deauville es algo que Merkel y Schäuble convinieron ya hace dos semanas. Después de varias conversaciones telefónicas, los dos acordaron que tenían que ceder ante los franceses sobre la cuestión de las sanciones automáticas. Tenían miedo de que de lo contrario ninguna solución conjunta sería alcanzada en Luxemburgo. El presidente francés Sarkozy y su ministra de Finanzas, Lagarde, estaban demasiado intransigentes en sus posiciones. Por otra parte, Merkel y Schäuble tuvieron que reconocer que estaban francamente en minoría. Sólo Suecia, los Países Bajos y Finlandia apoyaban el rumbo alemán. Razones egoístas para la postura de Merkel También había razones egoístas para el cambio radical de postura. Durante las últimas semanas, la canciller y su ministro de finanzas han tenido cada vez más dudas sobre los méritos de un mecanismo de sanciones automáticas. Su pensamiento es que nadie puede garantizar que ese mecanismo no sea usado algún día en contra del estudiante modelo actual y campeón de la estabilidad: Alemania. Además, los expertos en el Ministerio de Finanzas y en la Cancillería recordaron a los políticos que un mecanismo totalmente automático que usurpe el poder del parlamento alemán, el Bundestag, no está en el interés del país. Muchos miembros del parlamento tienen diferentes puntos de vista, sin embargo. En un intento por ganarse a algunos de ellos, Asmussen habló con miembros de los comités de Finanzas y de la Unión Europea del Bundestag, poco antes de despegar hacia la cumbre de ministros de hacienda del G-20 en Corea del Sur. Los recortes en el mecanismo de sanción no son tan graves, argumentó Asmussen. Una vez que el consejo de ministros de Finanzas ha decidido imponer sanciones a un país, el proceso posterior será "más o menos automático." En contraste con la normativa vigente, se impondrían antes las sanciones, entraría en vigor más rápidamente, y sería más incisivo. Esto en cuanto a la interpretación oficial. En realidad hay una diferencia fundamental entre si la Comisión decide sobre las sanciones o si esto se hace por los Estados miembros, donde los mismos transgresores tienen la posibilidad de decidir qué hacer con los transgresores. En el consejo de ministros de finanzas, un trasgresor podría recurrir a la negociación entre bastidores y el comercio de votos para evitar el castigo, aunque esto sería más difícil que con la ley existente. En efecto, existe el peligro de que las consideraciones políticas puedan socavar los cimientos de la unión monetaria y que los gobiernos despilfarradores saneen sus finanzas a costa de los demás. Consecuencias dramáticas no se puede descartar: a largo plazo, los pagos de las ayudas previstas por los países que todavía tienen solidez financiera podrían terminar arruinando incluso sus saneadas finanzas públicas. Una extensión rápida de las deudas podría impedir que el BCE suba las tasas de interés en la medida necesaria. Esto podría conjurar el fantasma de la inflación. Esta evolución podría transformar el euro en una moneda débil, tanto en términos de su tipo de cambio como de la estabilidad de precios. No tiene porque ocurrir de esta manera, pero es una clara posibilidad. Concesiones a Francia A cambio de sus concesiones, Merkel y Schäuble creen haberse ganado a los franceses como aliados en dos causas importantes para Alemania que están destinadas a evitar este escenario de terror. Por ejemplo, Sarkozy acordó que los países en mora perderían sus derechos de voto en el futuro. Pero una victoria aún mayor para Berlín es que Francia se ha comprometido a apoyar a Alemania en la creación de un mecanismo de crisis sostenible para los países en problemas financieros. Los alemanes han observado con preocupación que una gran mayoría de los Estados miembros prefieren extender indefinidamente el paquete de rescate de reciente creación del euro, que actualmente se limita a tres años. Dado que Alemania tiene la economía más grande y más poderoso de la UE, y el más alto grado de solvencia, el gobierno tiene miedo de terminar teniendo que pagar la factura de ayudar a todos los países cuyas finanzas están desequilibradas. Esto marcaría la transición final hacia un "sindicato de la transferencia" europeo, en el que los países más pobres pasarían a ser semi-permanentemente dependientes de los subsidios masivos – algo que Alemania quiere evitar. Desde hace meses, el equipo de Schäuble ha estado trabajando en un mecanismo de crisis diseñado para evitar que los Estados sanos –principalmente Alemania– tengan que asumir la responsabilidad de las obligaciones financieras de los países en quiebra. En cambio, los gobiernos de los países en crisis tendrían la opción de iniciar una especie de procedimiento de insolvencia ordenada. Durante este proceso, una cierta cantidad de reestructuración de la deuda sería posible, en la que los acreedores tendrían que renunciar a una parte de sus créditos. La idea aquí es que no sean sólo los contribuyentes los que asuman el riesgo de la bancarrota de un país, sino que compartan esta carga con los inversores privados. Una esperanza para las Reformas del Tratado el año que viene La introducción de una política oficial de bancarrota para los países de la UE exigiría enmiendas a los tratados existentes de la UE, pero eso no parece intimidar a Merkel y su ministro de Finanzas. Sorprendentemente, están recibiendo el apoyo de uno de sus socios de la coalición pro-empresarial: el ministro de Economía Rainer Brüderle (FDP), que representó el fin de semana a Schäuble en la cumbre del G20 de ministros de Finanzas de Corea del Sur. Brüderle está de acuerdo en que sin duda sería conveniente instalar un sistema de sanciones automáticas. "Pero también tenemos que enfrentar las realidades de la situación", dice el ministro de Economía. "Si los franceses están dispuestos a aceptar un mecanismo contractual para los países en crisis financiera, entonces eso es un gran paso." El gobierno alemán ahora tiene que velar por que dicha medida se cumpla, dice. De acuerdo con la canciller y su ministro de Finanzas, una ocasión propicia para las reformas del tratado se presentará cuando Croacia se una a la UE el próximo año. Merkel y Schäuble piensan que las modificaciones que se pueden hacer a raíz de este proceso. Sin embargo, este punto es, precisamente, donde los críticos de Merkel tienen sus dudas: No creen que la modificación de los tratados previstos en realidad se puede conseguir a través de esta vía. Si todos los 25 Estados miembros restantes no aprueban la retirada de derechos de voto y el mecanismo de crisis, las concesiones de Sarkozy no tendrán ningún valor. "El tiempo dirá si los alemanes han intercambiado pájaro en mano por ciento volando", dice Otmar Issing, economista ex director del Banco Central Europeo. El apoyo de algunos economistas Merkel recibe el apoyo, sin embargo, de algunos economistas que consideran el mecanismo de sanciones automáticas como relativamente ineficaz. "La experiencia ha demostrado que los mecanismos automáticos se echan abajo, una y otra vez, por arbitrarios actos políticos", dice Kai Konrad, profesor de Economía, de Propiedad Intelectual, Competencia y Derecho Tributario en el Instituto Max Planck de Munich. Como ejemplo, cita la anterior política de emitir serias advertencias a rebasaron el déficit de acuerdo con un procedimiento determinado con precisión. En algunos casos, este mecanismo fue suspendido a raíz de una intervención política. Más importante que la cuestión de un mecanismo automático es si "las reglas son creíbles y se aplican en realidad," dice Konrad. Según el economista, un mecanismo de control sólo tendrá credibilidad en última instancia, si los países insolventes pueden soportarlo, incluyendo la refinanciación de la deuda. Entonces, el mercado asume parte del trabajo de administrar el castigo, porque los candidatos a la quiebra tienen que pagar mayores tasas de interés. Clemens Fuest, un experto en finanzas públicas en la Universidad de Oxford, también ve las regulaciones de insolvencia para los países como mucho más importante que las sanciones: "No es cuestión de amenazar con imponer sanciones económicas a un país que ya está ahogado en deuda". DER SPIEGEL. 25-10-2010 China. Diario del Pueblo Wikileaks: el verdadero rostro de la guerra En lo que se considera ampliamente como la mayor revelación de información clasificada en la historia, WikiLeaks publicó cerca de 400.000 archivos secretos de guerra en la noche del pasado viernes. Los documentos filtrados rozan una amplia gama de temas referentes a la invasión liderada por EEUU contra Irak. Los mismos incluyen detalles sobre muertes de civiles, tortura de detenidos y ejecuciones sumarias. Por ejemplo, la cifra de civiles iraquíes muertos en la contienda es, al parecer, mucho más alta que la cantidad declarada por EEUU y las autoridades británicas. Si bien ambos países insisten en la ausencia de un registro oficial sobre víctimas civiles, los documentos filtrados sugieren que ha habido más de 109.000 muertes violentas por varias causas de 2004 y finales de 2009. La magnitud de estos crímenes debe bastar para indignar a cualquier persona con sentido de justicia. De nuevo, queda en tela de juicio la imagen que EEUU se otorga a sí mismo como campeón universal de los derechos humanos. Por años, EEUU ha estado enarbolando esa bandera para criticar a otros, especialmente a los países en vías de desarrollo. Con tal objetivo, publica regularmente informes sobre violaciones de dichos derechos en otras latitudes. Sin embargo, se niega a aclarar o rectificar sus propias violaciones de los derechos humanos, según lo registrado por los documentos de WikiLeaks. En su lugar, los funcionarios estadounidenses se han encolerizado y han condenado las filtraciones. Horas antes de que fueran colgados en el sitio Web de WikiLeaks, los documentos se enviaron a varias organizaciones de medios informativos, incluyendo la Prensa Asociada, en cuya opinión los documentos parecen ser auténticos. Dichos informes permiten que el resto del mundo se percate del unilateralismo y el doble rasero con que EEUU ha promovido la causa de derechos humanos alrededor del orbe. En vez de condenar los crímenes de guerra, las autoridades estadounidenses han hecho todo a su alcance para suprimir la opinión pública. Días antes de la publicación de los datos secretos, el Pentágono solicitó a las organizaciones informativas no publicar los documentos clasificados que emitiría WikiLeaks. EEUU perderá credibilidad si resulta incapaz de asumir a cabalidad sus propias violaciones de los derechos humanos. Por otra parte, el acceso a dichos datos ofrece al mundo la oportunidad de ponderar el verdadero rostro de la guerra liderada por EEUU en Irak, información que, de lo contrario, nunca habría salido a la luz. Lo revelado aumenta las preocupación internacional por el futuro de Irak. Según archivos secretos de guerra, Irak, débil y dividido, podría sucumbir al caos una vez que las fuerzas de EEUU salgan de su territorio el año próximo. Como instigador de dos guerras, EEUU debe ajustar sus estrategias en Irak y Afganistán y hacer mayores esfuerzos para convencer al resto del mundo de que los gobiernos de ambos países serán completamente capaces de manejar sus propias situaciones. EEUU también tiene la obligación moral de ayudar en la reconstrucción de posguerra y proporcionar ayuda financiera. DIARIO DEL PUEBLO. 26-10-2010

Deja una respuesta