James Gandolifini

Memorias de un gánster

Tony Soprano, el gánster de los ojos tristes ha muerto. El actor James Galdonfini que interpretaba al popular capo de Los Sopranos ha fallecido repentinamente en Roma. La noticia de su prematura muerte ha conmocionado a todo Hollywood.

Rechazado en sus comienzos por Broadway, secundario en Hollywood James Galdonfini se reveló en la serie producida y escrita por David Chase como un actor genial. Sus papeles más importantes en películas como The Mexican junto a Julia Roberts o Brad Pitt o en Todos los hombres de Rey palidecen frente a Tony Soprano, un personaje de proporciones griegas interpretado magistralmente por un colosal Galdonfini. Corleone, Scarface o Tony Soprano recuerda en su caída y ascenso a la tragedia de Macbeth. Sociópata, amoral, vulnerable…todas las aristas humanas caben en el protagonista estelar de la serie. A pesar de ser el cabeza de una familia criminal y disfuncional de Nueva Jersey que trafica con drogas y se dedica a la prostitución, la extorsión, la usura, el asesinato, el soborno y la pornografía hay algo magnético en Tony Soprano que hace inevitable no quererle.

“Un mafioso en terapia enganchado al Prozac que tiene problemas con su madre” es el story line de la serie que marcó un hito en la historia de la televisión y señaló el camino a seguir. Los Soprano reinventa el género negro. Una nueva vuelta de tuerca al cine de gansters, con tintes del melodrama y la sitcom con un total de 21 Premios Emmys y 5 Globos de Oro. En total 86 episodios repartidos en seis estupendas temporadas que culminaron en un polémico final del que todavía se sigue discutiendo en foros de Internet y redes sociales.

La televisión entró con Los Soprano en su edad adulta. La crítica dividida entre los adictos a The Wire y los adictos a Los Soprano se refiere al guion de David Chase como uno de los mejores de la historia de la televisión. Los Soprano encabeza la lista de las 101series mejor escritas de la historia de la televisión publicada por el Sindicato de Guionistas de Estados Unidos. Un ranking que encabeza la ficción de la HBO, seguida de la sitcom Seinfeld y la mítica serie de ciencia ficción y terror The Twilight Zone (En los límites de la realidad). Cierra el top-ten de las series mejor escritas de la historia Rechazado en sus comienzos por Broadway, secundario en Hollywood James Galdonfini se reveló en la serie producida y escrita por David Chase como un actor genial. Sus papeles más importantes en películas como The Mexican junto a Julia Roberts o Brad Pitt o en Todos los hombres de Rey palidecen frente a Tony Soprano, un personaje de proporciones griegas interpretado magistralmente por un colosal Galdonfini. Corleone, Scarface o Tony Soprano recuerda en su caída y ascenso a la tragedia de Macbeth. Sociópata, amoral, vulnerable…todas las aristas humanas caben en el protagonista estelar de la serie. A pesar de ser el cabeza de una familia criminal y disfuncional de Nueva Jersey que trafica con drogas y se dedica a la prostitución, la extorsión, la usura, el asesinato, el soborno y la pornografía hay algo magnético en Tony Soprano que hace inevitable no quererle.

The Wire de David Simon

Los Soprano marcó un hito en la historia de la televisión. Pero, ¿qué hace de ella una serie de culto? La decadente Nueva Jersey queda ya muy lejos de la vieja Sicilia y los códigos propios y los valores de la mafia se desmoronan. Heredera del final de Casino de Scorsese Los Soprano desmitifica a la mafia. En Nueva Jersey la mafia ya no es sofisticada y aristocrática sino vulgar y grotesca.

En el primer capítulo Tony Soprano, un personaje lleno de contrastes, se queja a su terapeuta, la Dra. Melfi (interpretada por Lorraine Falco una de las protagonistas de Uno de los nuestros) de que los miembros de la mafia hoy en día no tienen valores: “Nuestra gente hoy en día no tiene carrete para la experiencia penal, así que todo el mundo acaba colaborando con el Gobierno”(…) “Lo mejor se acabó” “Yo he llegado ya al final”.

Deja una respuesta