Pleno extraordinario del Parlamento andaluz sobre la crisis económica

Más músculo financiero para las “BB”

La sesión extraordinaria del Parlamento andaluz sobre la crisis económica ha servido de tribuna para que el presidente de la Junta de Andalucí­a y presidente del PSOE, Manuel Chaves, lance la segunda etapa de su gran proyecto polí­tico-financiero: la creación de la caja única de Andalucí­a. Chaves ha defendido ante el pleno andaluz que el proceso para contar con una única gran caja andaluza se inicie “cuanto antes”. Y no es para menos ante la perspectiva de controlar desde un único centro la que serí­a la tercera caja española por beneficios (500 millones de euros) y la sexta por activos y créditos.

El rimero, la fusión de las dos cajas sevillanas, El Monte y Caja San Fernando, aprobado a finales de 2006 y que ha dado lugar a Cajasol, culmina definitivamente en marzo. Ahora Chaves trata de aprovechar la crisis para impulsar el segundo: la fusión de Cajasol y Unicaja, la caja líder de Andalucía, para la creación definitiva de la gran caja andaluza. Chaves dice que la unión está madura y la quiere “cuanto antes”, antes de 2012 cuando finaliza la actual legislatura. Manuel Chaves podría no sólo culminar su proyecto político-financiero sino además acabar como presidente de la nueva “gran caja andaluza”.La fusión entre Unicaja y Cajasol daría lugar a la tercera caja española por depósitos, por beneficios (444,3 millones) y por sucursales, con 1.717, sólo por detrás de La Caixa y Caja Madrid. Por activos totales y por créditos, sería la sexta caja española, tras La Caixa, Caja Madrid, Caixa Catalunya, Bancaja y CAM. La fusión consolidaría a la nueva “gran caja” como el grupo financiero más importante de Andalucía, con el 22% del total de oficinas de bancos y cajas. Y crearía las condiciones para la expansión a otras comunidades, especialmente Castilla-La Mancha (donde ya cuentan las cajas andaluzas con 100 oficinas), Madrid y Extremadura; además de Navarra, País Vasco, Cantabria y Aragón.Las cajas de ahorros, cuyos consejos de administración están directamente bajo el control de los partidos políticos que ejercen el poder en cada autonomía, se han convertido, desde la puesta en marcha del Estado de las autonomías hasta hoy, en el brazo financiero de las burguesías burocráticas autonómicas. En torno al control de las cajas se deciden gran parte de los proyectos político-económicos regionales; contribuyen decisivamente a la financiación de los propios partidos; los órganos de decisión, presidentes, consejo, fundaciones, directores…, sirven para la colocación de personas directamente vinculadas al poder político regional; incluso las “obras sociales” responden, en gran parte, a los programas políticos de los partidos dominantes y al mantenimiento del voto cautivo.Impulsando la fusión, las burguesías burocráticas buscan fortalecerse y dotar de más medios a sus proyectos. Aunque sea a costa de dejar de lado los intereses de los sectores más débiles y con menos poder político.

Deja una respuesta