SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Lucha de poder entre Bruselas y Berlí­n sobre el destino de Grecia

Jean-Claude Juncker, entiende la importancia de los símbolos en política. Cuando se convirtió en presidente de la Comisión Europea el pasado otoño, sorprendió a los poderes políticos fácticos en Bruselas con un mini-golpe. Uno de los privilegios reservados para el nuevo jefe del ejecutivo de la Unión Europea es la de promover a un confidente cercano para ser su portavoz. Después de todo, la posición de portavoz es crucial para asegurar que el presidente de la Comisión es reflejado con una luz positiva.Pero Juncker escogió a un hombre llamado Margaritis Schinas, un abogado de 52 años de edad, de Salónica, que hasta ese momento no había sido más que otro burócrata sin aspiraciones en el ejército que anda por las salas de la Comisión en Bruselas. Incluso hoy en día, sigue causando sorpresa la gran promoción de Schinas. ¿Qué es lo que hizo a un oscuro burócrata estar capacitado para explicar el trabajo diario de la Comisión a los periodistas de Europa y todo el mundo? Para Juncker, el gesto era lo importante. Quería demostrar que la a menudo vilipendiada Grecia era una parte crucial de la Unión Europea.Fue una decisión con visión de futuro, de la que mucho se puede hablar hoy. En Bruselas, el final del juego interminable de los miembros de la zona euro con Grecia ha comenzado. El primer ministro griego Alexis Tsipras está atrapado entre su promesa de campaña de poner fin a la austeridad impuesta por la UE y su rápido vaciado de las arcas del Estado. Mientras tanto, el tono de su gobierno se ha convertido cada vez en más estridente. Recientemente, el ministro de Justicia Nikos Paraskevopoulos amenazó con subastar el Instituto Goethe en Atenas en conformidad con las exigencias de su gobierno para la reparación de la Segunda Guerra Mundial de Alemania. Y este jueves, el gobierno griego presentó una queja oficial en Berlín, acusando el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, de insultar a su homólogo griego.Actos de desesperaciónSon actos de desesperación. En las últimas semanas, el Banco Central Europeo apretó de nuevo las clavijas a Atenas y sólo está aprobando la concesión de pequeñas cantidades de dinero a la vez. En la sede del BCE en Fráncfort, las autoridades han comenzado a hablar más o menos abiertamente acerca de la salida de Grecia que se avecina.Ahora, Juncker se ha convertido en la última esperanza Tsipras . La semana pasada, el presidente de la Comisión dejó claro que la salida de Grecia de la zona euro está fuera de la cuestión. “La posición de la Comisión Europea es que no habrá salida de Grecia”, dijo en una entrevista con el semanario alemán Welt am Sonntag.El viernes, antes de una reunión con Tsipras en Bruselas y en el contexto de la posible salida de Grecia de la unión monetaria común, dijo Juncker, “excluyo totalmente el fracaso”. El comentario agradó Tsipras, quien dijo más tarde que era “optimista”, porque estaba discutiendo el futuro de Grecia con buenos amigos. Los políticos entonces acordaron durante una reunión de dos horas que el Gobierno de Atenas nombraría a un político de alto rango para manejar la coordinación de la cooperación de Grecia con la Comisión Europea.El gobierno griego también quiere establecer un grupo de trabajo propio para servir como socio a un organismo similar a la Comisión, que ha estado proporcionando la ayuda al desarrollo a Grecia desde hace varios años. “Ha llegado el momento – en paralelo al proceso del Eurogrupo, tenemos que establecer esta pista para ayudar al empleo y el crecimiento en Grecia”, dijo más tarde el portavoz de Juncker, Schinas, describiendo los objetivos de esta cooperación tras la reunión.La crisis de Grecia se ha desplazado más allá de ser simplemente un juego de póquer con miles de millones en juego. Ahora se ha convertido en una cuestión de quién tiene el poder en Bruselas. El presidente de la Comisión no es el único que lleva las negociaciones con Grecia. El Eurogrupo, bajo la dirección del ministro de Finanzas holandés Jeroen Dijsselbloem, es elemento clave en las conversaciones también. Y al final, la canciller alemana, Angela Merkel, también tendrá una palabra decisiva que decir. Alemania, después de todo, es el mayor acreedor de Grecia, con 63 mil millones de euros concedidos a Atenas hasta el momento. Públicamente, sin embargo, Juncker se ha presentado a sí mismo como maestro de la moneda común.La protección de su reputaciónLos líderes políticos en Berlín entendieron las palabras de Juncker tal y como quería: como un reto. A Merkel también, sin duda, le gustaría evitar que Grecia salga de la zona euro. Ella está preocupada por el caos que se produciría en Grecia – y desde una perspectiva práctica, una salida de Grecia significaría que Alemania tendría que anotar como pérdidas para siempre los miles de millones que ha prestado Atenas.Merkel, sin embargo, entiende que las categóricas promesas de Juncker socavan los esfuerzos para obligar al gobierno griego a entrar en razón. Asesores de Merkel en la Cancillería se preguntan cómo es posible adoptar una postura dura de negociación con Tsipras cuando la pena más grave ha sido descartada por el presidente de la Comisión. Pero el equipo de Merkel sospecha que Juncker también puede estar tratando de proteger su propia reputación: en caso de que Grecia, en última instancia, fuera forzado a salir de la zona euro, estaría claro para todos que Merkel, en lugar de Juncker, habría tenido la culpa.La relación entre ambos es tan tensa que es difícil pasarlo por alto durante las apariciones conjuntas que realizan. Durante la visita de Merkel a Bruselas la semana pasada, Juncker repitió efusivamente que era “un placer, un placer y un honor” recibir a la canciller. Dijo que no entendía la “obstinación” de algunos medios de comunicación alemanes que continúan informando sobre supuestas disputas entre él y la canciller.Merkel estaba tan sorprendida por el untuoso encanto de Juncker que buscó refugio en la metáfora. En primer lugar, usó un dicho alemán, afirmando que subrayar su estrecho vínculo con Juncker era tan superfluo como “traer búhos a Atenas”. Pero la referencia a Grecia no sonaba del todo bien, así que dijo: “o, como se dice en inglés, llevar neveras a los esquimales” Juncker sonrió con picardía.Ambos saben que el destino de Grecia está en sus manos. A primera vista, todo parece depender actualmente del Banco Central Europeo y su cabeza Mario Draghi. Pero tanto Merkel como Juncker están seguros de que Draghi va a evitar empujar a Grecia a salir de la zona de la moneda común. Hace varios meses, Draghi dijo a la canciller que tal decisión tenía que ser hecha por los políticos y no por un banquero central.Directrices más estrictasEso, sin embargo, no ha impedido a Draghi aumentar continuamente la presión sobre Grecia. Atenas es capaz de mantener su cabeza fuera del agua en este momento sólo porque el banco central de Grecia está proporcionando Asistencia de Liquidez de Emergencia (ELA) a las instituciones financieras en el país y porque los miembros de la zona euro han permitido a Atenas emitir 15 mil millones de euros a corto plazo de bonos del Tesoro, la mayoría de los cuales son comprados por los bancos griegos.El jueves, el BCE sólo aprobó una ayuda de ELA por otros siete días. Anteriormente, las aprobaciones se han hecho siempre a intervalos de 14 días. Por otra parte, el organismo supervisor bancario europeo, que forma parte del BCE, han advertido por escrito a los bancos griegos hace dos semanas para que eviten la asunción de riesgos adicionales con la compra de los bonos del Tesoro. Ahora, la autoridad de control parece estar lista para emitir directrices más estrictas a los bancos, lo que intensificará aún más la difícil situación del gobierno griego. El Consejo de Gobierno del BCE aún debe autorizar este paso.Muchos en el BCE son conscientes de que están operando en los mismos márgenes de la legalidad. El miembro del Consejo Ejecutivo francés Benoît Coeuré emitió la advertencia pública hace unos días de que al BCE no se le permite financiar al gobierno griego. Si lo hace, dijo, es ilegal. Draghi, dijo un funcionario en Berlín, “podría llevar a Grecia a estallar en cualquier momento.” Pero, agregó el funcionario, no se atreve.Lo que esto significa que es que corresponde a los políticos encontrar el camino a seguir. Y encontrar ese camino se ha vuelto dependiente del conflicto en curso entre Juncker y los estados miembros de la UE, encabezados por la canciller. Desde hace tiempo es evidente que el presidente de la Comisión quiere evitar una salida de Grecia a toda costa, por lo menos desde que recibió al primer ministro griego en Bruselas hace cinco semanas, como si diera la bienvenida a un amigo perdido hace mucho tiempo. Dos semanas después, el comisario de Asuntos Económicos y Financieros Pierre Moscovici presentó un plan que parecía más un paquete para el crecimiento que requisitos estrictos para Grecia. El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis no tenía más que elogios para el papel.Los otros ministros de Finanzas del Eurogrupo no eran tan entusiastas. Al final, el papel Moscovici se demostró en gran medida irrelevante, pero, desde la perspectiva de Juncker, tuvo su efecto. Fue una demostración de poder; él simplemente había querido enviar un mensaje a Merkel.Rompiendo con la Línea de KohlEl conflicto entre Bruselas y Berlín es una de los fundamentales. Juncker está tomando la posición que los demócratacristianos han apoyado durante décadas. La Unión Europea, en su opinión, es la respuesta a los horrores de las guerras que destruyeron Europa en la primera mitad del siglo XX – y la salvación del continente, según él, radica en profundizar aún más los lazos que unen a la Unión Europea en conjunto. No es casualidad que presentara el libro del ex canciller alemán Helmut Kohl el pasado otoño. El libro se llama “Preocupación por Europa”, y muchos lo han interpretado como una crítica indirecta del enfoque de Merkel sobre la UE.Aunque Merkel es también demócratacristiana, ha roto con la línea de Kohl. Para ella, Europa no es una cuestión de guerra y paz, sino de euros y céntimos. Merkel ha utilizado la crisis del euro para reducir el poder de la Comisión Europea y devolverlo a las capitales de los estados miembros. Desde esta perspectiva, podría ser vista como un de Gaulle del siglo XXI.A Juncker le gustaría desarrollar su camino y la crisis de Grecia es el instrumento que se le ha presentado. “Tenemos que mantener la tienda juntos”, ha dicho Juncker en repetidas ocasiones en sesiones de fondo con los periodistas en las últimas semanas. Este viernes, Juncker recibió a Tsipras en Bruselas una vez más, con el primer ministro griego sosteniendo también conversaciones con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz.Juncker entró en la oficina con ganas de hacer una Comisión, órgano ejecutivo de la Unión Europea, más potente y más política – y hasta ahora, ha tenido éxito. Ha quitado los colmillos al Pacto de Estabilidad Europeo, ese invento alemán que buscaba evitar que los Estados miembros de la zona euro tomaran demasiada deuda. Y se ha asegurado que el gobierno socialista de Francia reciba un adicional de dos años para reducir su déficit presupuestario. La introducción de Juncker del acuerdo con París fue tan hábil que Merkel no tuvo más remedio que aprobarlo a regañadientes.Ahora, sin embargo, es el turno de Grecia y Merkel quiere mantener el país en la zona euro. Pero incluso si la canciller ha tenido que hacer un montón de concesiones desde que la crisis del euro comenzó en serio en 2010, el centro de su posición no ha cambiado: aquellos que necesitan ayuda deben estar de acuerdo con las reformas. Y no tiene la intención de ser movida de esta convicción, ni por Tsipras ni por Juncker.“Manos a la Obra”Merkel tiene un montón de aliados en este momento. Todos los ministros de Finanzas del resto de los estados miembros de la zona euro han empezado a perder la paciencia con Varoufakis y sus discursos en las frecuentes reuniones del Eurogrupo. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble ha dejado claro, además, que se puede imaginar una zona euro sin Grecia y ha negociado en consecuencia.Ni siquiera Francia o Italia, aliados naturales a Grecia cuando se trata de forzar un pacto de estabilidad más débil, están saltando en ayuda de Atenas. De hecho, algunos ministros de Finanzas de la zona euro han comenzado a quejarse de la vanidad de Varoufakis. “Piensan que el ministro de Finanzas griego debería dejar de dar entrevistas y ponerse a trabajar”, dice el ministro de Finanzas finlandés Antti Rinne.Para muchos gobiernos de la zona euro, el conflicto con Grecia es también una cuestión de supervivencia. Si Tsipras es capaz de conseguir lo que quiere, el gobierno conservador de España, podría perder ante los izquierdistas del partido protesta Podemos en las elecciones de finales de este año.La coalición de gobierno de Finlandia, por su parte, se enfrenta a elecciones en abril y debe defenderse contra partido anti-UE Los Verdaderos Finlandeses. Las derechas populistas creen que la zona euro ya está siendo demasiado comprensiva Grecia. Como tal, el ministro de Finanzas Rinne es feliz de poderse apuntar a las garantías que su gobierno negoció a cambio de la ayuda a Grecia. “No queremos una salida de Grecia. Pero si el país ya no puede pagar sus préstamos, tenemos los acuerdos de presión establecidos en 2011 en las negociaciones entre Grecia y la zona euro”, dice. El cuarenta por ciento de los préstamos finlandeses están garantizados por bonos emitidos por países como Francia y los Países Bajos.Merkel y Schäuble no carecen de aliados poderosos en su batalla con Juncker. Los Estados miembros, que garantizan el dinero puesto a disposición de Grecia, no quieren ver a la Comisión decidir sobre el destino del dinero de sus contribuyentes. “Es fácil ser generoso con el dinero de otras personas”, dice un alto funcionario del Ministerio de Finanzas en Berlín.Schäuble cree que Juncker es demasiado indulgente con los griegos. Cuando, por ejemplo, Atenas, una vez más trató de confundir las negociaciones de la deuda con el debate sobre las reparaciones de guerra, Juncker se abstuvo de censurarlo. Ese problema, dijo a través de un portavoz, es una cuestión “bilateral”.El modelo de ChipreEl problema de Merkel es que no puede presionar a Juncker y dejarlo de lado tan fácilmente como pudo con su predecesor. José Manuel Barroso, fue, sin duda, tan indulgente con Grecia e incluso dio su apoyo a la municipalización de la deuda de la UE. Pero cuando las cosas se pusieron serias, accedió a ñas presiones de Merkel, consciente de que estaba todavía en el cargo sólo debido a la protección proporcionada por la canciller alemana.Ese no es el caso con Juncker. Él es el primer presidente de la Comisión que ha hecho campaña como candidato principal de su partido en las elecciones europeas, lo que le permite reclamar un mínimo de legitimación democrática directa. También cuenta con el apoyo de una mayoría de los delegados en el Parlamento Europeo – y trabaja en estrecha colaboración con el Presidente del Parlamento, el socialdemócrata Schulz, que igualmente quiere evitar una salida de Grecia a cualquier precio.Y Juncker está decidido a desempeñar un papel en las negociaciones con Grecia. En parte por esa razón, lanzó a especular a sus funcionarios acerca de que Atenas podría necesitar un tercer paquete de rescate. Sólo se echó atrás después de fuertes protestas por parte del gobierno español. El comisario de Asuntos Económicos y Financieros Moscovici dijo que un tercer paquete de rescate sólo se discutiría una vez finalizadas las negociaciones en curso sobre los planes de reforma de Grecia.¿Pero van a concluir alguna vez? Los banqueros centrales de toda Europa están planificando en previsión de una rápida salida de Grecia de la zona euro. “En esta situación especial, los gobiernos y los parlamentos tienen que decidir si están preparados para extender aún más sus riesgos en Grecia”, dice Jens Weidmann, presidente del banco central alemán, el Bundesbank. En otras palabras, si fuera por él, Grecia hace mucho que habría dejado de ser un problema. También se ha informado de que el banco central español cree que la salida de Grecia se llevará a cabo en algún momento en las próximas semanas.La posibilidad de que el “escenario de riesgo” -como la salida de Grecia es ocasionalmente llamada- se convierta en realidad es ahora de más del 50 por ciento, dicen los banqueros centrales. Aunque la palabra “riesgo” no es del todo exacta. Los banqueros centrales creen que los peligros relacionados con la salida de Grecia de la zona euro podrían ser contenidos. Otros países endeudados, señalan, están en condiciones mucho mejores de lo que estaban y el fondo de rescate del euro, el ESM, está listo en caso de que se necesite. Por otra parte, el programa de compra de bonos soberanos del BCE suavizaría el golpe. Muchos creen que tras forzar a Grecia a abandonar el euro, la zona de la moneda común sería mucho más homogénea y estable de lo que es ahora.Al final, sin embargo, es a los políticos, como Merkel y Juncker a los que toca decidir. Para la canciller, ya es seguro que un “Graccident”, o salida por accidente, ya no representa un gran peligro. Sus asesores han echado un vistazo más de cerca a la crisis de Chipre, que llevó al país cerca de la salida de la zona euro hace dos años. En ese momento, el BCE amenazó con cortar la ayuda de emergencia a los bancos chipriotas porque el Parlamento del país se negó a aceptar las demandas de austeridad de la UE. Los bancos tuvieron que cerrar ventanillas durante varios días e imponer límites a los retiros y transferencias al exterior. Pero incluso en un caso tan extremo, todavía hubo tiempo suficiente para que el proceso político siguiera su curso. Al final, el gobierno chipriota cedió durante una dramática reunión nocturna.

Deja una respuesta