Última hora

Los recortes matan

Al cierre de edición nos llega la noticia: “La Fiscalía de Santiago de Compostela acusa al Gobierno de Feijóo de homicidio por retrasar fármacos para la hepatitis C por “razones presupuestarias”. Es la primera causa penal que se abre en España contra una Administración por este tipo de hechos. Lo que ha levantado un gran revuelo e indignación contra la Xunta a medida que se conocen los hechos.

La Fiscalí­a acusa a la Consellerí­a de Sanidade de la Xunta de Galicia de un delito de homicidio imprudente esgrimir “razones presupuestarias” para retrasar los fármacos a los enfermos de hepatitis C. Y además imputa al director de Asistencia Sanitaria de la Xunta, Félix Rubial Bernárdez, y a la subdirectora general de Farmacia, Carolina González-Criado Mateo, otro delito de prevaricación.

Según la denuncia de la Fiscalía seis enfermos de hepatitis C pudieron morir en los dos últimos años porque la Xunta negó o retrasó la administración de los medicamentos, a pesar de que todos cumplían los requisitos, y a pesar de los informes de los médicos y la urgencia con la que se solicitaron los tratamientos. Tres de ellos habrían muerto antes de que llegara el tratamiento, y los otros tres porque las medicinas llegaron demasiado tarde, cuando el deterioro de los enfermos ya era irreversible.

En el escrito de la Fiscalía se fundamenta la acusación contra los dos cargos de la Xunta en que: “Como responsables, dentro del Servicio Galego de Saúde, de autorizar estos medicamentos en condiciones diferentes a las establecidas conforme a las instrucciones establecidas en los programas aprobados, tramitaron con retraso injustificado, dilatando la toma de decisiones, y la puesta en marcha de los mecanismos de contratación y compra de dicha medicación eludiendo dar una respuesta a las peticiones formuladas por los facultativos en relación a pacientes que se encontraban en estado grave y sin otra alternativa terapéutica, infringiendo los compromisos establecidos en las instrucciones por ellos elaborados, hasta el punto de poner en grave riesgo la vida de los pacientes con resultados graves.

Deja una respuesta